movi-image-elmundo-brecha-genero-jubilacion-1
Envíanos sugerencias
Futuro
4 min de tu tiempo

La brecha de género en las pensiones de jubilación

Aunque en España la edad legal es la misma tanto para hombres como para mujeres, es un hecho que existe una importante brecha de género en las pensiones de jubilación. Tanto, que a día de hoy son muchas las mujeres que no tienen derecho a esta prestación. Las mujeres que sí la tienen, cuentan con unos ingresos mucho menores. La buena noticia es que con el paso del tiempo, esta diferencia de ingresos ha ido disminuyendo, pero no se ha eliminado totalmente. Esta es la radiografía de la mujer y la jubilación.

Han sido años dedicada a tu trabajo, aquel con el que soñaste (o no), y que tanto te costó lograr; a tu negocio, ese que levantaste de la nada; a tu familia, para quien has sido el pilar fundamental. Años de romper techos de cristal, de renunciar, de conciliar y en muchos casos, de hacer todo a la vez. Ahora llega el momento de bajar revoluciones, pisar el freno y empezar a disfrutar de uno de los momentos más importantes: la jubilación. Descubre cómo será tu jubilación aquí.

Hasta ahora teníamos el cliché de que cuando nos jubilamos llega el final de nuestra vida. Sin embargo, los últimos estudios demuestran todo lo contrario: es una etapa maravillosa en la que las mujeres cada vez viven más y mejor. Según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2017 las mujeres vivían de media cinco años más que sus compañeros. Según la misma institución, en 2018 la esperanza de vida de las españolas ascendía a los 85 años frente a los 80 de los hombres.

Esto quiere decir que la jubilación media de una española se puede prolongar durante casi 20 años o, lo que es lo mismo, durante casi un cuarto de su vida, puesto que se prevé que aquellas mujeres que nazcan a finales de siglo, podrán vivir una media de 100 años. Y si la pregunta ahora es a qué edad se jubilan las españolas, la respuesta es doble.

Y decimos doble porque, por un lado, actualmente en España no hay diferencias entre hombres y mujeres cuando hablamos de la edad legal de jubilación. En 2013 entró en vigor la reforma de las pensiones. Con ella, la edad de jubilación en 2019 ha aumentado hasta los 65 años para aquellas personas que tengan cotizados 36 años y 9 meses o más. Esta cifra cambia hasta los 65 años y 8 meses para las personas que hayan cotizado menos tiempo.

Jubilación femenina

Los 65 años es la edad legal actual en España, pero ¿a qué edad realmente se jubilan las mujeres en nuestro país?, ¿esperan a los 65 años o lo hacen antes? La edad media de jubilación efectiva de las mujeres en 2019 ascendió a los 65,1 frente a los 64,2 años de los varones, según datos del INSS. En ambos sexos, la edad real es sensiblemente inferior a la legal, aunque en el caso de las mujeres, los expertos coinciden en afirmar que retrasan casi un año más la edad de jubilación respecto a la media de los hombres ya que la mayoría, económicamente, no pueden permitírselo antes.

Cuando llega ese momento, ¿qué hacen ellas?, ¿a qué dedican su tiempo? Según la Encuesta de Empleo del tiempo del INE, los jubilados tienen de media cuatro horas al día más que el resto de los españoles. De ese tiempo, la mitad se emplea en el cuidado del hogar y de la familia. El resto del tiempo, se dedica a actividades de ocio, como puede ser la consulta de información a través de medios de comunicación, vida social y actividades deportivas.

Sin embargo, en el caso de las jubiladas la realidad es otra: sus aficiones no son una prioridad y “están muy pegadas a la casa, salen a hacer la compra, pero no invierten tanto tiempo en actividades de ocio como los hombres”, asegura la socióloga Lourdes Pérez Ortiz en su libro ‘Envejecer en femenino. Las mujeres mayores en España a comienzos del siglo XIX’. Su tiempo, por tanto, lo dedican en la mayoría de los casos a su familia más directa -una de cada cinco afirma cuidar a sus nietos con frecuencia-, y a las tareas del hogar ya que “mientras su salud se lo permite, asumen por sí mismas el trabajo doméstico”. El resto de su día a día, según Lourdes Pérez Ortiz, se resume a actividades pasivas que tienen lugar dentro del hogar: ver la televisión, rezar, pensar o meditar y oír la radio.

Retribución económica

Analizada la cuestión más sociológica, el siguiente paso es fijarnos en otra igual o más importante: la económica. Porque, ¿qué pasa cuando las mujeres se jubilan y quieren acceder a una pensión contributiva de jubilación? Pues, sencillamente, que no todas tienen derecho a una y las que sí lo tienen, reciben retribuciones inferiores, quedando patente la enorme brecha de género que existe en la renta de los jubilados en nuestro país.

Los datos son palmarios: en 2017 la pensión media de jubilación de las mujeres fue 796 euros mientras que la de los varones fue 1.246 euros. Por lo tanto, de media, la pensión de jubilación de las mujeres fue 36% inferior a la de ellos, según el libro Pensiones del futuro (Ed. Instituto Santalucía), el primer trabajo colaborativo realizado en Europa sobre el futuro y la sostenibilidad de las pensiones.

En él, Luisa Fuster, Catedrática de Universidad en el departamento de Economía en la Universidad Carlos III y miembro del Foro de Expertos del Instituto Santalucía, dedica un capítulo a esta importante brecha en las pensiones femeninas contributivas. “Muchas de las mujeres que hoy están jubiladas cotizaron mucho menos que los varones y por ello su pensión media es menor. Además, las que cotizaron lo hicieron en puestos de trabajo peor remunerados que los de los varones por lo que sus ingresos medios fueron más bajos”, asegura.

 

movi-image-elmundo-brecha-genero-jubilacion-2


 

Para entenderlo, explica, “hay que tener en cuenta que un 38% de las mujeres beneficiarias de pensiones de la Muestra Continua de las Vidas Laborales (MCVL) de la Seguridad Social nacieron antes de 1939 y que vivieron su etapa laboral en una época en que la mujer participaba muy poco en el mercado. De hecho, solamente un 42% de las mujeres nacidas en los años 30 tiene derecho a cobrar una pensión de jubilación”.

Pese a lo llamativo de las cifras, la buena noticia es que “es de esperar que la brecha de género en las pensiones contributivas vaya disminuyendo a medida que generaciones de mujeres más jóvenes se jubilen”. Un dato que se entiende fácilmente si nos fijamos en que la participación laboral de la mujer en España ha aumentado notablemente desde 1970 (28%) hasta nuestros días (alrededor de 70%) y al hecho de que las nuevas generaciones de trabajadoras han cotizado más años “y han tenido salarios más altos que aquellas que ya están jubiladas”, expone Luisa Fuster.

Ahorro complementario y planes de pensiones

Con estos preocupantes datos sobre la mesa, y ante las dudas que genera la sostenibilidad del sistema público de pensiones, cabe preguntarse si las españolas están preparadas para este momento de su vida en el que su esperanza de vida aumenta casi al mismo ritmo que descienden o desaparecen sus ingresos. La respuesta, lamentablemente, es no. Al menos no todo lo que deberían.

Y es que, si atendemos a las cifras que maneja el Instituto Santalucía, frente al 50,8% de los hombres que afirma estar tomando medidas para su retiro, solo un 39,1% de las mujeres afirma estar haciendo lo mismo. Algo, sin embargo, que en opinión de los expertos, debería empezar a cambiar ya si lo que quieren es mantener su nivel de vida. Las autoridades tampoco facilitan una previsión sobre cuál va a ser la cuantía de nuestra pensión. Pincha aquí para saber cómo podrías empezar a ahorrar de cara a tu jubilación.

A este respecto, una de las recomendaciones que hacen los especialistas es analizar los productos de ahorro complementarios que más se ajusten al perfil y a la etapa de la vida financiera. No obstante, es importante saber que los productos financieros disponibles para el ahorro a largo plazo “no son distintos para mujeres y para hombres”, según insiste Fuster, quien también matiza: “La mujer, al tener mayor esperanza de vida que el hombre debería empezar a ahorrar antes para su jubilación”, asegura.

Para conseguir ese ahorro deseado para complementar tu jubilación, una de las fórmulas más extendidas es contratar un plan de pensiones. Pese a que este producto está algo demonizado en España, lo cierto es que, cuenta con un gran número de ventajas fiscales en la Declaración de la Renta y a día de hoy, sigue siendo una de los mejores fórmulas para beneficiarse del ahorro a largo plazo. Y si la duda que te asalta ahora es cuál es la mejor edad para contratarlo, al igual que sucede en la inversión, hay una enorme diferencia entre contratarlo hoy o hacerlo dentro de diez años. En este caso, mañana ya es tarde.

Sin embargo, en opinión de José Ignacio Conde-Ruiz, Doctor en Economía por la Universidad Carlos III, autor del libro y subdirector de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), la receta que él aconseja con mayor rotundidad va mucho más allá del necesario ahorro. “Quizá las mujeres van a tener que estar más preocupadas por seguir siendo productivas a edades avanzadas, eso conlleva reciclarse constantemente en el trabajo, cuidar o mejorar su capital humano y asegurarse de que sus habilidades sean complementarias a la tecnología”, algo que, insiste, recomendaría “tanto a hombres como a mujeres”.

Fotografía de Timon Studler en Unsplash
-Temas relacionados-
up