movi-image-20minutos-invertir-propia-cuenta-delego-1
Envíanos sugerencias
Futuro
3 min de tu tiempo

Invertir: ¿lo hago por mi cuenta o delego?

Una figura de asesoramiento resulta fundamental si se va a invertir en bolsa y no se tiene conocimiento de los movimientos del mercado

Que inversión y ahorro forman un buen tándem no es ninguna novedad. Si se dispone de algo de dinero que no se necesita al momento, qué mejor opción que obtener algo de rentabilidad de él. Fondos de inversión, planes de ahorro, acciones, productos de renta fija… las opciones para invertir son muy variadas, y la elección del tipo más acertado depende únicamente de las preferencias del inversor.

Eso sí, antes de asumir este tipo de movimientos económicos, hay que valorar si los hace uno mismo o si se recurre a un profesional. Si se quiere arriesgar más y se cuenta con una cantidad importante de dinero para invertir, un asesor puede ser el mejor aliado de tu dinero, ya que no solo sabrá gestionarlo mejor, sino que conocerá las tendencias del mercado y las mejores oportunidades.

Por otro lado, en caso de ser un inversor conservador, que apuesta por rentabilidades muy bajas pero seguras, la figura del asesor no es necesaria, más allá del personal de la entidad bancaria que se encargue de poner en marcha el plan de pensiones o el fondo de renta fija. Si se tienen conocimientos previos sobre productos financieros, bases de ahorro e inversión también se puede invertir por cuenta propia.

Tipo de inversión

Invertir por cuenta propia o delegando en otra persona también depende del modo en el que se invierta el dinero: si se opta por la inversión en bolsa, la figura del ‘broker’ o ‘trader’ -ya sea una persona, una empresa o el banco o entidad bancaria en la que se tenga el dinero- puede ser de gran utilidad, ya que conoce con mayor precisión cuál es el momento óptimo para comprar y vender y obtener el mejor rendimiento del capital.

En caso de optar por fondos de inversión, delegar es casi obligatorio, pues se trata de un instrumento en el que se invierte el patrimonio de los inversores en un conjunto de activos y es un equipo gestor el que está al frente del mismo y por tanto quien decide los movimientos más adecuados. 

Si se trata de un producto de renta fija, tanto de carácter privado como el perteneciente a la deuda pública (como las letras del Tesoro), no es necesario recurrir al asesoramiento externo, pues al ser un riesgo muy bajo y tener un plazo fijo de devolución es un producto más fácil de gestionar en el que no hay que estar tan atento a las fluctuaciones del mercado.

Sea cual sea la opción elegida, el inversor principiante debe entender el ahorro como una parte más de su economía y no como algo voluntario, además de tener algo de paciencia, ya que generalmente el mayor rendimiento se obtiene a largo plazo.

-Temas relacionados-
up