Envíanos sugerencias
Futuro
3 min de tu tiempo

Evita los fraudes en tus compras ‘online’

Consejos para blindarte de esta práctica

Aunque internet puede ser un lugar seguro, también podemos dar con multitud de fraudes de todo tipo (laborales, compras, alquiler, etc.). Como indican Marc Goodman en Los delitos del futuro (2015) y Bruce Schneier en Haz clic para matarlos a todos (2019), el bajo coste de timar online ha multiplicado estos engaños. ¿Sabes detectar un fraude y cómo defenderte de las estafas?

Cómo combatir el ‘phishing’

La técnica de phishing busca disfrazar un falso contenido de contenido real, y se usa en muchos fraudes. La Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) ya advertía en 2014 de correos y páginas web falsas. En algunos casos incluso llegan a usar ingeniería social (obtener información confidencial a través de la manipulación de usuarios legítimos) y contactan con familiares, amigos o conocidos para robar información que ayude a llevar a cabo un acto delictivo. Algunos consejos:

  • No hagas clic en enlaces de correos sospechosos.
  • Si lo necesitas, revisa el enlace al que apunta el texto. Puedes hacer clic derecho en el enlace, copiar la dirección de enlace y pegarla en un bloc de notas para ver exactamente cuál es la dirección. El texto puede poner una cosa pero derivar a otra, así que ten cuidado. 
  • Revisa los enlaces de las web a la que has accedido. Nestlé o McDonald’s han sido algunas de las empresas que han sufrido suplantaciones de identidad.
  • Evita dar datos personales incluso en redes sociales, ya que éstas son públicas y podrías ser víctima de un caso de ingeniería social.

Entrena el ‘spam’ y denuncia las tiendas falsas

El phishing se usa mucho combinado con el spam, falsas ofertas o notificaciones de premios en los que no hemos participado. Algunas formas de combatir estas prácticas son:

  • No abrir un email de un emisor desconocido.
  • Informar de los delitos que veas al Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil.
  • Marcar los correos no deseados como spam y reenviarlos a me@rescam.org, un bot que mantendrá entretenido al estafador.

 


 

Los datos bancarios, solo en pasarelas seguras

Algunas tiendas web y apps solicitan la verificación en dos pasos, ya sea con un teléfono o una tarjeta de coordenadas, o redirigen directamente al banco en cuestión para autorizar el pago. 

Aunque aún muchas consisten en un cajetín donde incluir el número de la tarjeta, titular y código CSV.

La mayoría de portales de compra online, como Amazon, Aliexpress o El Corte Inglés, incluyen pasarelas seguras al dar nuestra tarjeta bancaria de débito o crédito. Éstas se caracterizan por seguir el protocolo seguro de cifrado HTTPS. Es decir, el enlace empezará por “https://…” o veremos un candado cerrado (🔒) en la barra de direcciones.

Desconfía de grandes ofertas y premios

“Nadie da duros a cuatro pesetas” es un dicho que nos ayuda a desconfiar de grandes ofertas. Si éstas no están respaldadas por un local de confianza, como cuando vemos la oferta en nuestro supermercado habitual, debemos ser prudentes, así como cuando la calidad del texto es baja y hay erratas frecuentes.

Otro motivo por el que desconfiar es el adelanto de capital, como es el caso de los anuncios falsos de venta de viviendas, o los timos a la hora de alquilar vivienda vacacional: El arrendador no se identifica, no muestra documentación que demuestre la propiedad o nos pide usar sistemas de pago no fiables.

¿Qué debemos buscar en una tienda ‘online’ de confianza?

Los elementos recogidos en la lista no garantizan su seguridad al cien por cien, pero sí nos ayudarán a descartar páginas, correos o redes sociales sospechosas:

  • Facilitan el CIF o NIF de la empresa.
  • Su web cuenta con un protocolo de seguridad (HTTPS).
  • Tiene un texto legal de Términos y Condiciones y Política de privacidad que podemos consultar.
  • La estética y el texto están bien cuidados.
  • Los precios son coherentes con otras tiendas.
Fotografía Charles PH y Web hosting en Unsplash
-Temas relacionados-