movi-image-20minutos-sobrevivir-ahorros-1
Envíanos sugerencias
Futuro
3 min de tu tiempo

¿Cómo evitar sobrevivir a tus ahorros?

Rentas vitalicias aseguradas, hipotecas inversas y la venta de la nuda propiedad son algunos productos financieros utilizados para complementar los ingresos una vez jubilado

Según datos de la OCDE, España es el segundo país del mundo por detrás de Japón con mayor esperanza de vida, con 83 años de media, una cifra que se espera que siga aumentando en los próximos diez años y convierta al país en el más longevo del mundo en 2040. Si se tiene en cuenta que la jubilación se sitúa en torno a los 67 años, es importante contar con una planificación de los ahorros para disfrutar de todos esos años posteriores sin problemas económicos. Así, pueden evitarse dos circunstancias: sobrevivir a tus ahorros (y no tener dinero suficiente para afrontar estos años) o que estos te sobrevivan a ti (viviendo por debajo de tus posibilidades).

Puede interesarte: Calcula cómo será tu pensión de jubilación

A la hora de administrar el dinero, lo ideal es gestionar los ingresos percibidos siguiendo la norma 50-30-20: destinar el 50% a los gastos básicos, como son la comida, la vivienda, etc.; un 30% al ocio; y otro 20% para ahorrar. Es importante gestionar esta cantidad ahorrada e invertirla para sacarle rentabilidad, ya que si se tiene el dinero parado este pierde valor debido a la inflación.

Métodos de desacumulación

Una opción interesante para gestionar los ahorros y evitar que estos te sobrevivan son los productos de desacumulación, que permiten convertir un ahorro pasado en un flujo de pagos periódicos a futuro. Los tipos más comunes de desacumulación de capital son:

  • Rentas vitalicias: se trata de un seguro a través del cual se abona cierto capital ahorrado y a cambio se recibe una renta vitalicia hasta el momento del fallecimiento.
  • Hipoteca inversa: consiste en hipotecar parte del patrimonio inmobiliario para recibir un pago mensual. En este caso, cuando la persona fallece, los herederos deben asumir la deuda si quieren quedarse con el inmueble, aunque el dinero no está sujeto a IRPF.
  • Venta de la nuda propiedad: esta operación se basa en la venta de un inmueble pero conservando su usufructo hasta el momento del fallecimiento, de modo que se puede vivir en él o incluso alquilarlo a terceros.

Puede interesarte: La hipoteca inversa o cómo convertir tu patrimonio en una renta mensual

Aunque la elección de cualquiera de estas u otras opciones dependerá del perfil económico de cada usuario, es importante escoger la opción que mejor permita evitar el problema de sobrevivir a los ahorros.

 

-Temas relacionados-
up