Envíanos sugerencias
Futuro
4 min de tu tiempo

¿Cómo ahorrar en los planes veraniegos de nuestros hijos?

Seis propuestas low cost para los más pequeños en verano, aptas para todos los bolsillos.

El verano es un tiempo muy desigual para los padres y los hijos. Los escolares tienen más de dos meses de vacaciones mientras que los padres suelen tener unos 25 días de media. En la mayoría de los casos se hace muy necesario que los más pequeños realicen actividades durante el tiempo en que los padres están trabajando. Estas actividades van a suponer un gasto extra, pero para que el verano no se convierta en un en un gran sacrificio económico, existen algunos trucos.

Hay muchas opciones donde elegir, por lo que los precios van a ser muy variados, así que antes de decantarte por una en concreto es importante explorarlas todas. Los organismos públicos, ayuntamientos y comunidades autónomas suelen organizar campamentos quincenales mucho más baratos que los de las empresas privadas. También algunos colegios, instituciones religiosas o centros cívicos organizan actividades de muchos tipos para niños, cuyos precios son más económicos. Es importante que te informes tanto en el colegio, a través de otros padres y de los propios profesores, el boca a boca es lo que mejor funciona.

Existen opciones por horas, días o semanas, dependiendo de la necesidad de cada familia. Los precios dependerán de las horas que los niños pasen fuera, de las comidas que realicen en estos lugares y del tipo de actividades. Estas son algunas de las alternativas low cost:

1. Ludotecas

Es ideal para los más pequeños. Las ludotecas son centros donde los niños acuden a jugar y a hacer actividades junto con otros niños. Tienen horarios muy flexibles, se paga por horas, y suelen adaptarse a los horarios de los padres. La mayoría ofrecen servicio de comedor, incluido en el precio, y suelen contratarse por quincenas. En algunas ludotecas existe la opción de que el niño lleve la comida de casa, con lo que el precio final disminuye. Muchos ayuntamientos e instituciones públicas subvencionan estos centros por lo que los costes son más asequibles, los precios por día pueden oscilar a partir de siete euros.

2. Campamentos

Los campamentos suelen funcionar por semanas o quincenas, y las temáticas pueden ser muy diferentes. Hay campamentos que se ubican en entornos naturales, alejados de núcleos urbanos, donde los niños duermen en tiendas de campaña y en los que se desarrollan juegos y actividades relacionadas con la naturaleza. Este tipo de campamentos son los más baratos y tienen un precio medio de 400 euros por quincena, donde se incluyen cuatro comidas al día. También hay campamentos educativos, con clases de inglés, por ejemplo, o campamentos de actividades acuáticas en entornos costeros. En estos casos los precios son un poco más elevados, ya que requieren de profesionales cualificados en distintas áreas y por tanto, el precio sube, el coste por quincena en este tipo de campamentos suele oscilar los 700 euros. Muchas comunidades autónomas organizan y subvencionan campamentos para ayudar a las familias a afrontar el verano y para fomentar la convivencia entre los niños, la subvención puede llegar al 30% o al 40% del precio final.

3. Campamentos urbanos

Es una variante más asequible ya que los niños pernoctan en sus casas. Estos campamentos suelen tener horarios similares a los de los padres. Pueden ser temáticos, en los que los niños aprenden una actividad como puede ser cocinar, tocar un instrumento o practicar un deporte. Se suelen contratar por semanas, de lunes a viernes, y los precios son variados. Los hay a partir de 11 euros al día, 55 euros por semana, según lugar y actividad, y tienen la ventaja de poder seleccionar las semanas que necesites

4. Niñera/o por grupo

Hay muchos profesores y profesoras que dan clases particulares en verano y cuidan niños. Puedes organizar una clase de apoyo en verano con varios niños, con edades parecidas, y contratar a uno de estos profesores que los ayude a perfeccionar aquellos contenidos en los que han fallado. Entre cuatro o cinco familias puede resultar mucho más asequible, ya que normalmente un profesor particular cobra entre 10 y 15 euros la hora. Se puede llegar a un acuerdo para hacer precio por grupo.

5. Pueblo

Si tienes familiares que pasan el verano en el pueblo, puedes enviar a tus hijos con ellos unos días para que desconecten de la ciudad. En los pueblos hay una mayor tranquilidad, y muchas opciones de pasar el tiempo, y por supuesto todo es mucho más barato. Los entornos rurales suelen ser epicentro de muchos niños que pasan el verano con sus abuelos, tíos, etc., donde disfrutan de una rutina que en la ciudad no es posible. El contacto con la naturaleza y con otros amigos es siempre positivo para ellos.

6. Campamento en el extranjero

Es la opción más cara, ya que implica salir del país y pernoctare en una residencia de estudiantes extranjera. Es una buena opción para perfeccionar un segundo o tercer idioma. Muchas escuelas de idiomas organizan viajes de verano con una duración de entre quince días y un mes. En estos campamentos los niños suelen tener unas cuatro horas de clases diarias por las mañanas, y por las tardes las academias organizan actividades de ocio y excursiones culturales. Los precios por mes pueden oscilar entre los 800 y los 1000 euros aunque según el destino, se pueden disparar todavía más.

-Temas relacionados-