movi-image-ahorrar-ahora-tres-1
Envíanos sugerencias
Futuro
3 min de tu tiempo

¿Cómo ahorrar ahora que somos tres?

Aumentar la familia es un motivo de alegría. Pero en lo que concierne a la economía tenemos que organizarnos para hacer frente a los gastos. Muchos de ellos son suprimibles, así que lo ideal es seleccionar lo que verdaderamente necesitamos.

Cuando ya tenemos más o menos organizada la economía familiar, de pronto se amplía la familia, al margen de la felicidad y de la gestión de las emociones, tenemos que reorganizar las finanzas porque nos enfrentamos a muchos gastos, y algunos son muy elevados.

Al principio todo es nuevo y a menudo nos bombardean con cientos de productos que no sabemos si realmente son necesarios. Es importante pedir consejo y seleccionar qué es lo que necesitamos para no comprar más de lo necesario. Los padres primerizos suelen pecar de contemplar hasta el más mínimo detalle y ante la duda comprar todo. Pero si queremos ahorrar, o no despilfarrar más de lo necesario debemos tener en cuenta una serie de aspectos.Al principio todo es nuevo y a menudo nos bombardean con cientos de productos que no sabemos si realmente son necesarios. Es importante pedir consejo y seleccionar qué es lo que necesitamos para no comprar más de lo necesario. Los padres primerizos suelen pecar de contemplar hasta el más mínimo detalle y ante la duda comprar todo. Pero si queremos ahorrar, o no despilfarrar más de lo necesario debemos tener en cuenta una serie de aspectos.

1. La habitación del bebé es totalmente suprimible

Es muy bonita pero no imprescindible. Lo mismo ocurre con los muebles, al principio la ropita de bebé es muy pequeña y cabe en cualquier cajón, o armario que tengas en casa. Escoge muebles normales que vayan a perdurar en el tiempo. Una habitación demasiado infantil durará poco tiempo, ya que los bebés crecen muy rápido.

2. Ropa.

No nos volvamos locos comprando ropa. En las primeras semanas de vida lo más cómodo es usar bodies que se quedarán pequeños por días, además las personas allegadas suelen regalar mucha.

3. Comida

La lactancia es algo muy personal y cada mujer debe decidir si da el pecho o no a sus hijos. Económicamente no tiene comparación, ya que no solo ahorrarás en leche en polvo sino también en biberones, pero ante eso cada una debe decidir todas las opciones son buenas. Cuando el bebé empiece a comer sólido, lo ideal es que se le dé comida real, se acostumbrará poco a poco a los sabores y a las texturas, y la cesta de la compra no variará a la que hacías habitualmente, si ya mantenías una dieta saludable y equilibrada. Ahorrarás en productos alimenticios destinados solo a los más pequeños.

4. Pañales

Ese gasto es casi el más elevado y además es inevitable. Lo que no debemos hacer es comprar grandes cantidades antes de que nazca la niña o el niño, ya que cada bebé prefiere un tipo de pañal por textura y tamaño.

5. Reciclaje

Es una buena práctica, hay muchas cosas que podemos usar de otros bebés, y a su vez nosotros podemos prestar o donar algunos productos cuando ya no los necesitemos, desde la ropa, el carrito, los baberos o incluso la bañera y la silla del coche.

6. Carro

Es a priori el producto más caro. Pueden valer desde 700 euros hasta casi lo que quieras, así que podemos acudir a tiendas de segunda mano donde los productos están en buen estado y comprar una funda nueva.

7. Cosas innecesarias

La hamaca y la cama con cambiador son totalmente prescindibles. Podemos empezar haciendo una lista y tachar todas aquellas cosas que no son necesarias. Cuando los bebés son muy pequeños es mejor que estén con sus padres o tumbados en su cuna. La cama con cambiador incorporado es otro ejemplo claro de gasto innecesario. Es mucho mejor comprar un cambiador plegable, de los que son de tela por un lado e impermeable por otro y colocarlo en un lugar de la casa donde podamos cambiar a la niña o al niño.

8. Vida social

Algo ha cambiado, no se trata de dar un giro de 180 grados, pero sí debemos controlar un poco los gastos en cuanto a la vida social. Ahorraremos bastante dinero si suprimimos algunas de las comidas o cenas que hacemos fuera de casa. El ocio es saludable y muy necesario, pero podemos seleccionar planes económicos para disfrutar en pareja con un bebé.

9. Cupones descuento

A partir de ahora somos uno más así que queramos o no el gasto se va a disparar. Podemos echar mano de vales descuento, cupones y promociones, que a menudo ofertan muchos de los productos y servicios que necesitamos.

10. Cuidar las cosas

Los niños pequeños quieren cogerlo todo, explorar, descubrir lo que tienen a su alrededor y como consecuencia se rompen muchas cosas. Si logramos cuidar y conservar algunos de nuestros productos no tendremos que volverlos a comprar si decidimos tener otro hijo. Es importante buscar un equilibrio.

-Temas relacionados-
up