Envíanos sugerencias
Futuro
3 min de tu tiempo

Ahorrar elevando el IRPF de la nómina

Subir el IRPF al máximo puede ayudarnos a superar el cierre del año fiscal

Dentro de las posibilidades de ahorro personales hay distintas estrategias para evitar el gasto. El método de los sobres, que se suele usar en familia y en el cual se aparta a principio de mes cierta cantidad que no podremos gastar, guarda relación con el que veremos a continuación y que consiste en subirnos el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). La idea es que la futura declaración de la renta tenga un resultado más favorable.

Qué implica subir el IRPF al máximo

Todas las empresas retienen el IRPF de la nómina del trabajador. Esto significa que cada mes apartan cierta cantidad de dinero y lo envían a la Agencia Tributaria a través del Modelo 111.

Al elevar al máximo el IRPF de la nómina podríamos incluso ver una devolución a nuestro favor. Habrá sido como ir pagando los impuestos de forma fraccionada. Para algunos, podría entenderse como algo similar a tener una hucha.

Ventajas para las familias

Algunas familias se sorprenden al descubrir que, aunque les han ido reteniendo dinero de la nómina mes a mes, al final de año la renta les sale a pagar. Realizar trabajos por cuenta propia, tener rendimientos de capital o cambiar de empleo pueden aportarnos capital como para que lo retenido sea insuficiente. Subir el IRPF evitará sustos futuros.

Esto último puede ocurrir cuando las empresas ajustan el IRPF sin tener en cuenta la situación personal del trabajador que, por poner otro ejemplo, podría tener una segunda vivienda alquilada, así como aquellas que sitúan el IRPF en mínimos. Esto no suele venir bien en el presupuesto familiar, que a final del año fiscal refleja cómo aún se tienen que abonar más impuestos.

Si este método resulta interesante es debido a que la subida aporta tranquilidad a los empleados. Dado que este impuesto ha de pagarse en casi todos los escenarios (salvo, por ejemplo, personas con bajos ingresos), puede ayudar abonarlo mes a mes.

Cómo pedir la subida del IRPF

El documento que usan las empresas para calcular la retención es el Modelo 145, que, como trabajadores, habremos de cumplimentar una vez al año. Sin embargo, la legislación consolidada sobre IRPF (RD 439/2007) nos permite en su artículo 88.5 “solicitar en cualquier momento de sus correspondientes pagadores la aplicación de tipos de retención superiores”. Es decir, subir el IRPF.

Esto puede realizarse mediante un escrito firmado por nosotros en el que solicitemos de manera formal la subida, siendo el máximo tipo marginal previsto reglamentariamente el que aparece en la siguiente tabla del Artículo 85. Este tipo marginal suele ser más elevado que el tipo personal que la empresa nos asigna, por ejemplo, al saber que tenemos en casa personas dependientes.

 


 

Como ejemplo, el salario medio en España, según la ‘Encuesta de Estructura Salarial’ del INE, es de 23.646 euros brutos. Un trabajador por cuenta ajena con ese nivel de ingresos podría optar a retener hasta el 30%. En cambio, los trabajadores por cuenta ajena o autónomos no pueden elevarla por encima del 15% aplicado en sus facturas.

Fotografía de Kelly Sikkema en Unplash
-Temas relacionados-