Lo han visto 403 personas 3 minutos de tu tiempo

Cómo vender tu casa antes que tu vecino

La vivienda de segunda mano continúa disparando la venta de inmuebles. Según los datos aportados por el INE, las operaciones de compraventa de segunda mano aumentaron más de un 7%, en el tercer trimestre de 2018. Esto supone el mejor dato desde 2007, justo antes del estallido de la crisis. Sin embargo, vender un inmueble no es tarea fácil, hace falta dedicarle tiempo y aportar algún elemento diferenciador para hacerlo antes que el resto. Estos son algunos consejos para vender tu casa antes que tu vecino.

1. Internet y páginas web inmobiliarias. Para vender una casa hay que darle visibilidad. Está comprobado que la mayor parte de los compradores tienen una primera toma de contacto con las viviendas a través de internet. Rastrean en las distintas páginas, seleccionan cuáles son las casas que están a la venta en una determinada zona y compraran precios. Teniendo en cuenta esto, lo ideal es que el anuncio esté bien posicionado, es decir, que aparezca en las primeras páginas, porque al final la gente se suele cansar de ver casas sin parar. Para posicionarla correctamente se puede poner un destacado, que cambia el color del anuncio y lo diferencia del resto. Dentro de la publicación es importante una buena descripción detallando todo el equipamiento, las características del inmueble y el precio.

2. Buenas fotos. Las fotos son esenciales, aunque parezca algo insustancial los detalles importan mucho. De hecho, pueden marcar la diferencia entre dos casas semejantes. Para vender antes que tus vecinos es necesario acondicionar la casa y prepararla para la venta. Merece la pena contratar un fotógrafo profesional que saque las fotografías con calidad, buena luz y nitidez.

 

 

La primera impresión es muy importante y siempre gusta más algo que entra por los ojos, que llama la atención y que trasmite algo. Hay empresas que se dedican a hacer este tipo de fotografías, como Caballero fotografía, Oliver Yanes, Nivelarte, Raúl Palma o Homelab, entre otros, que ofrecen imágenes de alta calidad y retoques profesionales para estos usos. Estos estudios decoran las casas con plantas, cuadros y con distintos elementos decorativos, e incluso colocan muebles modernos para embellecer los espacios. La primera toma de contacto casi siempre es a través de las imágenes que están colgadas en los portales inmobiliarios. Entre dos casas parecidas el posible comprador se decantará por la que esté más bonita, la que cuente con mejor presencia y se presente más acogedora. 

3. Contratar inmobiliaria. Vender una casa es un proceso tedioso que requiere mucho tiempo. Para que el vendedor pueda despreocuparse de los tiempos, y del resto de los pormenores, existe la opción de contratar los servicios de una inmobiliaria. Los agentes inmobiliarios son personas cualificadas que dedican todo su tiempo a vender viviendas y además se encargan de la gestión integral de la compra-venta. Cuentan con una cartera de clientes a los que contactan dependiendo de sus necesidades, por lo que la vivienda obtiene muchas visitas. Las inmobiliarias se encargan de promocionar la vivienda en los portales inmobiliarios, contratan a la empresa para hacer las fotos y enseñan la casa los posibles compradores.

4. Plan de marketing. Antes de poner la casa a la venta, hay que diseñar un programa para venderla de la mejor manera posible. Lo puede hacer el propietario de la casa o la inmobiliaria, en el caso que decida contratar sus servicios. El plan de marketing analizará las cualidades de la casa y potenciará aquello que marque la diferencia con el resto de viviendas de la zona. Se deberá señalar las características generales del inmueble: número de habitaciones, balcones, terrazas, trastero, plaza de garaje, estado general de la vivienda y posibles modificaciones, si las hubiera. Si la vivienda está reformada se anotará el año en que se hizo la reforma. Además, se puede trazar un perfil de posibles compradores para preparar la casa para venderla, lo que se denomina home staging. Igual que las personas mostramos la mejor versión de nosotros mismos debemos hacer lo mismo con la casa que queremos vender, impulsará las visitas y ayudará en el proceso.  

5. Precio. Si el vendedor necesita desprenderse del domicilio de manera inmediata conviene que ajuste el precio desde primer momento, incluso puede fijar el coste ligeramente por debajo de las casas que le rodean. El precio de las viviendas cambia permanentemente y un paso en falso puede truncar una venta. Se pueden utilizar trucos de marketing como bajar el precio para evitar los cortes en los filtros de las webs. Por ejemplo si el inmueble está a la venta en torno a los 300.000 euros, se puede fijar el precio en 290.000 euros, de esta manera aparecerá en los filtros de aquellos que buscan casa en un baremo más amplio de precios.

6. Carteles en la vivienda. Aunque la mayoría de los usuarios entran en internet para buscar viviendas, hay muchas personas que se recorren a pie las zonas que les gustan para ver cuántas casas están a la venta. Por ello, es importante colgar un cartel de ‘Se vende’ para que los posibles compradores puedan saber que viviendas están disponibles.

 

 

7. Tiempo y disponibilidad. Para vender una casa se necesita tiempo. Los compradores interesados por un inmueble repiten la visita varias veces para valorar si es realmente lo que buscan. La compra de un inmueble es una de las mayores inversiones a las que un ciudadano hace frente a lo largo de su vida, por tanto, lo normal es que antes de firmar quiera verla varias veces. Acudirá a medir las distintas habitaciones, comprobará que sus muebles encajan en el nuevo hogar, estudiará el estado general de la vivienda, etc. Por ello, el vendedor ha de tener disponibilidad para cubrir las necesidades de sus posibles compradores. Deberá acudir a enseñar el inmueble tantas veces como sea necesario. Por ello, si el dueño de la casa no puede hacerlo, o tiene horarios complicados, debe delegar la visita en un familiar directo o en una inmobiliaria para que enseñen su casa a todos los usuarios que deseen verla.  

Por tanto, hay una serie de elementos que pueden potenciar la venta de un inmueble. El proceso requiere tiempo y dedicación, no basta con hacer un par de fotos y subirlas a la red. Para agilizar la comercialización es necesaria una disponibilidad total de tiempo y mucho diálogo, además de una serie de trucos para hacer destacar la vivienda en comparación con las que la rodean.

Estardondeestés funciona en una amplia variedad de navegadores, pero el tuyo se ha quedado un poco obsoleto, actualízalo a una versión más actual:

Fotografías de Hans Eiskonen, Deborah Cortelazzi y Ferran Fusalba Rosselló en Unsplash
Temas relacionados



c