Viajes virtuales, ¿el ‘nuevo’ turismo? | EDE
Envíanos sugerencias
Transformación digital
5 min de tu tiempo

Viajes virtuales, ¿el ‘nuevo’ turismo?

07/08/2020

¿Podemos viajar sin viajar? La nueva normalidad ha traído cambios en nuestros hábitos, y también ha transformado nuestra forma de hacer turismo

Hemos vivido un verano incierto. Si antes la población llegaba con entusiasmo a la temporada estival por la posibilidad de viajar y de salir de su entorno más familiar, ahora presenta más reservas. Y es que desde que el 21 de junio se iniciaran los movimientos internos en España y a partir de que el 1 de julio se abriese la puerta al turismo internacional, todo ha sido hacer acopio de información sobre cómo actuar en los lugares de destino, rebrotes y nuevos confinamientos, una atmósfera que no anima a los viajeros. Por ello, lo cierto es que este verano pasará a la historia por ser uno de los más caseros. Según un estudio realizado por la la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) para analizar las tendencias de gasto de las familias en esta temporada del año, casi la mitad de la población afirma que pasará las vacaciones en casa. Las razones económicas, en el 34% de los casos, y el miedo al contagio, en un 31%, son los motivos principales de esta decisión. 

El sector turístico está en el ojo del huracán, pero se vislumbran oportunidades, según explicA Xavi Martín, fundador y director general de Turijobs en el Podcast de Banco Sabadell. Y cambios. Sobre todo, cambios. O así lo afirma el CEO y fundador de Essentialist, Joan Roca: “Vamos a vivir unos años en un escenario con menor conectividad aérea, y donde el precio de viajar se incremente notablemente por la combinación de una menor oferta y el coste adicional de operar con mayores estándares de salud y seguridad”. 

En este contexto, han surgido nuevas formas de hacer turismo y vivir experiencias sin necesidad de moverse de casa, con lo que ha tomado impulso un nuevo concepto, el de los ‘viajes virtuales’: un conjunto de iniciativas llevadas a cabo por diferentes empresas que ayudan a los viajeros a visitar lugares de todo el mundo desde el salón de sus casas, todo ello impulsado por la tecnología de la realidad virtual.

La realidad virtual, gran aliada de los operadores turísticos

Esta nueva forma de viajar resulta una gran alternativa para escapar de la rutina y abrir una ventana al mundo para los usuarios. Pero ¿puede la realidad virtual ayudar a los destinos turísticos a recuperarse? Lo cierto es que, a pesar de que ya es posible viajar y hacer turismo, las consecuencias de la crisis sanitaria han hecho que, para muchos destinos, generar atractivo en nuevos mercados y hacerlo también en los ya existentes sea vital. Así, las experiencias inmersivas que proporciona la realidad virtual se han convertido en las grandes aliadas de operadores turísticos e instituciones. 

Puede interesarte: Los turistas vuelven a España, pero el sector prevé una tímida recuperación

La realidad virtual está ganando impulso y adeptos, ya que permite a los viajeros explorar las partes más remotas del planeta directamente a través de un ‘clic’. Las visitas virtuales han surgido como salvavidas para los viajeros, acercándoles a los parques nacionales, a los museos e, incluso, a ciudades enteras. Pero, además, esta tecnología permite a los operadores turísticos comunicar experiencias intangibles a potenciales turistas, lo que anima al cliente a tomar la decisión de visitar el destino o la atracción en la vida real.

En este escenario, y dado que su actividad se realiza en mayor medida en el entorno online, las empresas turísticas deben acelerar sus procesos de transformación digital para contar con el hardware y el software de realidad virtual que les permita ofrecer contenidos de este tipo. Y es que para finales de 2020, 3.400 millones de móviles estarán dotados con aún más funciones avanzadas de realidad virtual, según el informe ‘Cómo la realidad extendida redefinirá el comercio’ de IBM. Según este documento, casi un tercio de los consumidores utiliza ya aplicaciones de realidad aumentada, sobre todo para juegos y redes sociales, por lo que la tendencia es que esta tecnología traspase fronteras y se instale también en el turismo.

Puede interesarte: La realidad extendida, nueva protagonista del comercio

En este sentido, se trata de una tecnología llena de retos, y los equipos que la implementan requerirán de conocimientos en nuevos lenguajes de desarrollo específicos de realidad extendida y 3D, así como conocimientos detallados de las experiencias que pueden proporcionar nuevos dispositivos físicos.

Asimismo, el despliegue de las redes 5G podría acelerar la adopción de contenidos de realidad virtual, ya que, con ella,aumenta la disponibilidad de ancho de banda y, por consiguiente, la capacidad de los propietarios de dispositivos de realidad virtual de transmitir vídeos de alta calidad.

Así, tras la crisis de la COVID-19, la realidad virtual es una tecnología de inmersión que podría ayudar a acelerar la recuperación de la industria turística. Y es que una rápida recuperación es esencial no solo para que las personas vuelvan a disfrutar de nuevo de los viajes, sino también para la restauración de los millones de puestos de trabajo y empresas en todo el mundo que han sufrido un impacto sin precedentes.

Al igual que en otros sectores, la industria del turismo asumirá una ‘nueva normalidad’ en la que la realidad virtual desempeñará dos papeles fundamentales: será una poderosa herramienta de marketing para invitar a las personas a viajar de nuevo, y una escapatoria temporal para los que aún sienten reticencias a hacerlo.

Del mismo modo que ya ocurrió con el smartphone y el smartwacht, todo apunta a que la tecnología de inmersión pronto se convertirá en la norma, y las empresas turísticas deben estar preparadas si quieren ganar ventaja competitiva. La mayoría de las personas habrán utilizado la realidad virtual y manejarán con soltura sus utilidades en un futuro no muy lejano, lo que indica que esta tecnología se convertirá en un must para la industria turística.

Turismo nacional y viajes burbuja

Otra gran diferencia frente a los años anteriores es que entre los que han decidido tomarse unos días de descanso, el 92% se quedará en España, según el estudio de AECOC. Esta situación de precaución masiva es resultado de que en el momento en que se realizó el estudio, a principios de julio, ya el 93% de los encuestados creía que se iban a producir rebrotes y el 44% que llegarían nuevas medidas de confinamiento. Así, “a nivel de destinos, el turismo doméstico será el preferido durante unos años, tanto por la preocupación relativa a la seguridad, como por la menor conectividad”, señala el CEO de Essentialist.

Te puede interesar: Vacaciones en familia: ¿dónde podemos ir y qué podemos hacer?

Ante este panorama, los gobiernos de diferentes países han puesto en marcha la maquinaria comercial para fomentar el turismo nacional. “Lo increíble lo tienes sin salir de casa”, este es el mensaje con el que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno español intenta impulsar el turismo de proximidad desde el pasado mes de junio. 

Dada la importancia del sector turístico a nivel mundial, muchos países iniciaron ya durante la desescalada lo que denominaron como viajes burbuja, citados en una de las conferencias de prensa habituales de la Organización Mundial de la Salud (OMS): “Observamos a otros países y decimos: ¿el riesgo de enfermedad en su país es similar al mío y su respuesta es integral como la mía? Entonces, si intercambiamos ciudadanos o turistas, no hay diferencia si ambos estamos manejando bien el riesgo y la respuesta al mismo, por lo que no agrega riesgo adicional mover nuestros ciudadanos entre países”.

Lituania, Letonia y Estonia tomaron la iniciativa el pasado 15 de mayo, permitiendo que sus ciudadanos circulasen libremente por los tres territorios. Otro de los pioneros fue la República Checa, quien firmó un convenio con Eslovaquia, Austria, Hungría y Alemania. De igual manera, Australia no abrirá sus fronteras al turismo extranjero hasta 2021, pero tienen previstos los viajes burbuja con Nueva Zelanda en cuanto los vuelos acrediten la necesaria seguridad. Las islas Fiyi, uno de sus vecinos del Pacífico, lanzó la Bula Bubble para recibir visitantes de los dos principales países de Oceanía. 

En España, y según la última Orden Ministerial publicada por el Gobierno en el BOE, está permitida la entrada de ciudadanos europeos sin restricciones. Además, también pueden entrar en nuestro país los residentes (o con visado de larga duración o de estudios, en este último caso como mínimo 15 días antes de arrancar el curso) en cualquier país de la Unión Europea, estados Schengen, Andorra, Mónaco, el Vaticano y San Marino, pero siempre que se dirijan al país en el que viven. Asimismo, siguiendo con las recomendaciones de la UE, pueden entrar los residentes en Australia, Canadá, Georgia, Japón, Nueva Zelanda, Ruanda, Corea del Sur, Tailandia, Túnez y Uruguay. En los casos de ciudadanos de Argelia, China y Marruecos, se permitirá la entrada siempre que haya reciprocidad: es decir, que esos países también permitan la entrada a residentes en España. En cualquier caso, todos ellos están sujetos a no haber viajado antes a un país vetado. Asimismo, a través de esta Orden Ministerial y siguiendo la línea de la UE, se ha eliminado de la lista de países permitidos a Serbia y Montenegro.

En cuanto al veto turístico impuesto por el Reino Unido, que someterá a una cuarentena de catorce días a todos los viajeros que lleguen al país procedentes de España, habrá que esperar a que termine el verano para valorar a ciencia cierta cómo ha afectado esta decisión del Gobierno británico al turismo español, aunque desde el sector ya se esperan las peores previsiones dando por perdida la temporada.

-Temas relacionados-
up