movi-image-joven-comprarme-vivienda-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
4 min de tu tiempo

Soy joven y quiero comprar una casa, ¿qué debo hacer?

21/09/2021

Frente a la precariedad laboral y a la derivada falta de ahorro que marcan a la generación cercana a la treintena, existen distintas posibilidades para acceder a la compra de un inmueble

Los jóvenes tienen cada vez más dificultades para independizarse. El año 2020 cerró con la tasa de emancipación juvenil más baja en dos décadas. Según las cifras publicadas el pasado junio por el Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España (CJE), con datos del segundo semestre, tan solo un 15,8% de los menores de 30 años pudieron dejar el hogar familiar. Este porcentaje supone una caída de 1,5 puntos porcentuales respecto al mismo periodo de 2019.

Esta tendencia a la baja responde a la relación entre los precios de la vivienda y los ingresos medios de este grupo de edad: con un salario medio de 969,51 euros netos al mes, el precio de la vivienda que un joven podría comprar no podría superar los 88.329 euros en el caso de la compra. Esta cantidad representa algo más de la mitad del precio medio de la vivienda en España que, computando segunda mano y obra nueva, se sitúa en los 162.230 euros.

Incluso en el caso de los jóvenes que cuentan con cierta estabilidad laboral, sigue existiendo un primer obstáculo: el pago de la entrada, que se convierte muchas veces en el principal motivo de atraso o de incapacidad para la adquisición de una vivienda teniendo en cuenta que los expertos suelen recomendar tener ahorrado el 30% del valor total del inmueble.

Pagar la entrada de una vivienda

Según el Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en junio de 2019, un 45% de las personas que residían en un hogar de alquiler no disponían de los ingresos suficientes para comprar una vivienda propia, a pesar de que el 81,8% de los consultados preferiría adquirir una frente al régimen de arrendamiento.

Frente a este problema, el primer paso es pensar en los ahorros necesarios para pagar una entrada. Lo aconsejable en este caso es contar con un 30% del precio de compra para acceder a un préstamo hipotecario, ya que la mayoría de los bancos conceden hipotecas que cubren, como máximo, el 80% del valor de tasación del inmueble. Con lo cual, una persona debe tener ahorrado al menos el 20% del precio de la casa que quiera comprar, además de los gastos de compraventa (impuestos, notaría...) que ronda el 10%.

Calculadora: descubre cuánto deberías pagar por tu vivienda


Consejos para comprar una vivienda

A pesar de que este nivel del 30% de ahorros es, en ocasiones, difícil de alcanzar, existen ciertos pasos que pueden acercar a una persona joven a la compra de una vivienda, en especial si cuenta con estabilidad laboral condiciones suficientes para asumir un préstamo hipotecario.

Para tomar la mejor decisión a la hora de elegir una vivienda, los expertos recomiendan tener en cuenta la ubicación; estudiar los precios durante un tiempo para saber si es posible comprar una vivienda de las características buscadas a un menor precio, entre otros aspectos.

Es importante asimismo conocer los diferentes tipos de hipotecas que existen (a tipo fijo y a tipo variable) y, a través de asesoramiento profesional, elegir la que mejor se adapte a cada caso. En este sentido, hay que tener en cuenta aspectos como el importe del préstamo, el plazo al que se solicita la hipoteca, el diferencial que se ofrece en el momento sobre el tipo de interés fijo o variable y, en el caso de optar por una hipoteca a tipo variable, hay que prestar atención también al euríbor.

Calculadora: descubre qué te interesa más, si la hipoteca a tipo fijo o a tipo variable


¿Qué tipo de vivienda comprar?

A la hora de decantarse por un tipo de vivienda u otro, si de obra nueva, de segunda mano o una vivienda de protección oficial (VPO), es recomendable informarse sobre los costes y las ayudas asociados a cada una de ellas.

En caso de hacerse con una vivienda de obra nueva, uno de los impuestos a los que hay que hacer frente es el impuesto sobre el valor añadido (IVA), de un 10% o de un 4% en caso de VPO. En cuanto a la de segunda mano, hay que pagar el impuesto sobre transmisiones patrimoniales (ITP), que suele oscilar entre el 6% y el 8%.

Además de estas valoraciones, hay que tener en cuenta no solo el precio de la vivienda, sino el gasto estimado que habrá que dedicar a una posible reforma, sobre todo si se opta por una de segunda mano; o a los gastos de equipamiento, en el caso de adquirir una de obra nueva. 

Ayudas para jóvenes

Frente a la situación actual del acceso a la vivienda por parte de los jóvenes, tanto el Gobierno como algunas comunidades autónomas cuentan con distintas ayudas para este colectivo.

Por un lado, el Ejecutivo lanzó el Plan de Vivienda Estatal 2018- 2021, ampliado hasta 2022, y que incluye, entre otras cosas, ayudas de hasta 10.800 euros para la adquisición de una vivienda para jóvenes menores de 35 años con un límite del 20% de su valor, que no puede superar los 100.000 euros.

Esta ayuda, no obstante, se limita a inmuebles situados en municipios de menos de 5.000 habitantes. Para solicitarla, es necesario visitar las consejerías o los departamentos de vivienda de la comunidad autónoma del lugar de residencia.

Por otro lado, las comunidades autónomas también han incluido programas de ayudas para los jóvenes. La Comunidad de Madrid anunció hace unos meses la creación del Plan Vive Madrid, con el objetivo de construir 25.000 viviendas que facilitarían el acceso a colectivos preferentes, entre ellos los menores de 35 años. Además, el Ejecutivo madrileño puso sobre la mesa hace unos meses el Programa Primera Vivienda, según el cual se destinarán 12 millones de euros para avalar 5.000 hipotecas a jóvenes madrileños.

Por su parte, Andalucía ofrece 1.200 euros para la adquisición de una VPO, tal y como indican desde la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio de la Junta, siempre que se encuentren recogidas en los planes andaluces y estatales de vivienda y de suelo, reconocidas como protegidas por el Ayuntamiento que corresponda.

En el caso de País Vasco, el Gobierno concede ayudas para comprar tanto una VPO como una vivienda libre usada, en este último caso como subvención a fondo perdido sobre el valor de la tasación, y con unas cuantías que oscilan entre los 3.600 y los 10.000 euros, según los ingresos, el tipo de vivienda y el tipo de unidad de convivencia.

En la Región de Murcia, el Gobierno ha aprobado líneas de avales para que los jóvenes menores de 35 años puedan financiar la totalidad de la compra de su primera vivienda, algo que beneficiará a unos 600 jóvenes de este territorio, con un importe máximo por vivienda de 175.000 euros.

Mientras que, en muchas comunidades autónomas, como Cataluña, el tipo de gravamen es del 5% en la adquisición de la vivienda habitual para menores de 32 años y siempre que la base imponible total (menos el mínimo personal y familiar) en la declaración del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) no supere los 30.000 euros.

A pesar de las dificultades que encuentran los jóvenes para comprar una vivienda, existen fórmulas de ahorro, ayudas y decisiones que pueden acercar a los menores de 35 años a adquirir su primer inmueble en propiedad. 

 

Fotografía de Daniel Frank en Unsplash
-Temas relacionados-
up