movi-image-retos-oportunidades-inversion-sostenible-1
Envíanos sugerencias
Sostenibilidad
4 min de tu tiempo

Retos y oportunidades de la inversión sostenible

25/05/2021

Invertir en sostenibilidad no es solo una cuestión de compromiso social sino que, cada vez más, significa un potencial de rentabilidad financiera mayor. La pandemia ha subrayado la fortaleza de los criterios ESG para ser más resilientes y productivos

Las políticas contra el cambio climático han impulsado en los últimos años la inversión en sectores industriales y productivos que apuestan por un uso de tecnologías bajas en carbono. La Comisión Europea, por ejemplo, está impulsando con fuerza la taxonomía de las finanzas sostenibles, que tiene como misión establecer una serie de criterios globales para decidir qué inversiones se consideran sostenibles y cuáles no. Sin embargo, el concepto de sostenibilidad va mucho más allá del cambio climático. De hecho, para determinar si una actividad es realmente sostenible, hay que analizar su comportamiento de manera integral, teniendo en cuenta todas sus variables ambientales, económicas y sociales.

Es decir, que cualquier empresa de la industria puede ser sostenible pero, para lograrlo, es necesario planificar y poner en práctica una estrategia ambiciosa que transforme a la entidad y a las relaciones que establece con los stakeholders de su entorno. De este modo, los analistas pueden concretar si una organización ha llevado a cabo los esfuerzos materiales, económicos y humanos para transitar hacia la sostenibilidad, y eso, al final, tiene una traslación en la valoración de la propia compañía a ojos de la sociedad. Se trata, en definitiva, de un tránsito hacia una economía circular, que es, posiblemente, el principal desafío medioambiental para los diferentes sectores de cara a los próximos años.

La economía circular y la sostenibilidad son dos de los grandes desafíos para las industrias en los próximos años, junto a la digitalización

Puede interesarte: Cómo ha influido la COVID-19 en el debate sobre las finanzas sostenibles


Rentabilidad financiera de las inversiones sostenibles

El peso de las finanzas verdes en Europa camina en paralelo al avance hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) trazados por las Naciones Unidas hasta el año 2030. La confianza de los inversores en la rentabilidad de las inversiones sostenibles en Europa ya se ha dejado sentir, por ejemplo, en el crecimiento de los fondos de inversión que operan en el continente bajo criterios ESG (siglas de environmental, social and governance, en inglés) y que, según la Asociación Europea de Fondos de Inversión y Gestión de Activos (EFAMA), aumentaron en 2020 su patrimonio conjunto un 37,1%, hasta los 1,2 billones de euros. Desde 2016, su volumen de activos gestionados ha crecido un 197%.

Desde un punto exclusivamente financiero, tal y como afirmó David Noguera, Subdirector General y Head of Global Structured Finance de Banco Sabadell, en el webinar organizado por la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (Aelec), la sostenibilidad ya no es una opción para las empresas, porque “llegará un momento en el que la conciencia colectiva llevará a todas las industrias a ser sostenibles, más allá de lo que establezca el regulador o de lo tradicional que pueda ser un sector”.

“Llegará un momento en el que la conciencia colectiva llevará a todas las industrias a ser sostenibles”, Noguera, de Banco Sabadell

Para este experto, el “potente crecimiento” de este tipo de inversiones se produce porque “los ahorradores tienen mucha mayor sensibilidad hacia la sostenibilidad y eso les lleva a que estén muy interesados en saber a dónde va su dinero”. En este sentido, añade que “la inversión en sostenibilidad termina significando un ahorro y, si además de la parte sostenible se cumple con la parte económica, la inversión termina siendo realmente muy potente”.

La reciente recesión global ha servido, en su opinión, para constatar que las empresas que han apostado con mayor fuerza por la sostenibilidad han logrado, en general, gestionar mejor los riesgos y detectar con más agilidad las oportunidades, consiguiendo, además, recuperarse mejor de la crisis gracias a una gobernanza más sólida. 

Puede interesarte: Fondos de inversión centrados en los recursos naturales. ¿Una oportunidad de inversión?

De hecho, existe una “correlación evidente” entre la sostenibilidad, la rentabilidad financiera y la solvencia de las compañías, según el informe ‘La inversión sostenible y responsable en España 2020’ elaborado por Spainsif, que se puede constatar en que las entidades con una mayor propensión hacia la sostenibilidad invierten en procesos productivos más limpios (reduciendo el riesgo de enfrentarse a multas y mejorando su percepción e imagen social). Además, a largo plazo, incrementan su productividad (merced a que su capital humano está más satisfecho e implicado con el proyecto corporativo).

Entre las oportunidades de inversión más relevantes para los ahorradores desde la óptica de la sostenibilidad, los próximos años prometen ser testigos del desarrollo de industrias como la de las energías renovables, la de la agricultura sostenible y de precisión, la de las ciudades basadas en la economía circular, la de la economía azul (es decir, todo lo que está relacionado con el mar y los océanos), la del reciclaje y aprovechamiento de los residuos orgánicos, y la de la protección de los ecosistemas con una nueva apuesta por el desarrollo de economías en los entornos rurales.

Fotografía de Slava en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up