movi-image-rentabilizar-vivienda-alquiler-garantizado-1
Envíanos sugerencias
Jubilación
3 min de tu tiempo

Rentabilizar tu vivienda al jubilarte: alquiler garantizado

Dentro de las múltiples posibilidades que tiene una persona para rentabilizar su vivienda, existe una alternativa poco conocida: la compra con alquiler garantizado. Se trata de una opción interesante para todas aquellas personas que quieran vender su vivienda y, al mismo tiempo, seguir viviendo en ella.

Qué es la compra con alquiler garantizado

Como su propio nombre indica, la compra con alquiler garantizado consiste en la adquisición del pleno dominio de una vivienda con el fin de alquilársela al anterior propietario desde ese mismo momento. Generalmente está pensada para personas de más de 65 años que quieren vender su vivienda y seguir habitándola.

Para ello, en la firma de la escritura de venta se formaliza también un contrato de alquiler con el vendedor hasta su fallecimiento (de forma vitalicia) o hasta que se estime oportuno (de forma temporal, a 5, 8, 10, 15 años, etc.).

En esta modalidad, tanto la compraventa de la vivienda como su alquiler se realizan con todas las garantías, ya que ambas se elevan a escritura pública y se inscriben en el Registro de la Propiedad.

Puede interesarte: Desacumulación: Convierte un ahorro pasado en un flujo de pagos periódicos a futuro 

Ventajas de la compra con alquiler garantizado

La compra con alquiler garantizado tiene ventajas tanto para el comprador como para el vendedor. El comprador realiza una inversión inmobiliaria y tiene la garantía de tener un inquilino que le paga una renta mensual desde el primer momento. Es decir, no tiene que recurrir a una inmobiliaria, enseñar el piso a inquilinos potenciales, sufrir los permanentes cambios de arrendatarios o realizar reformas sobre ella. Y, sobre todo, tiene la seguridad de que no puede haber un mejor inquilino para ese inmueble que quien lleva viviendo en él muchos años o, en algunos casos, toda su vida.

Además, dado que el objetivo de la vivienda es muy concreto, es una operación que tiene un interesante descuento con respecto al valor real del mercado, de entre el 10% y el 25%. La rentabilidad de la operación se sitúa entre el 5% y el 7% según las características de la vivienda.

Por su parte, la principal ventaja para el vendedor de la vivienda es que puede seguir residiendo en la misma vivienda durante varios años y, al mismo tiempo, disponer de la liquidez que supone vender el inmueble. Por eso la compra con alquiler garantizado es una modalidad interesante para personas que quieren complementar su pensión sin renunciar a seguir viviendo en ella.

Desventajas de la compra con alquiler garantizado

Para el comprador, la compra con alquiler garantizado supone tener que renunciar al uso y disfrute de la vivienda durante el tiempo en el que el inquilino esté instalado en ella. Por eso está pensado para personas que no vayan a utilizarla como vivienda habitual a corto y medio plazo. Además, la renta del alquiler suele ser más baja que lo que se paga en condiciones normales, por lo que se está perdiendo una buena oportunidad de inversión.

El principal inconveniente para el vendedor, por otro lado, es que renuncia a la titularidad de su vivienda. Además, tiene que abonar el importe del alquiler, lo que le supone un gasto extraordinario, especialmente si la hipoteca se hubiese amortizado ya en su totalidad.

Gastos e impuestos que deberán abonar

La compra con alquiler garantizado es una operación de compraventa normal y corriente. Cada una de las partes deberá hacerse cargo, por tanto, de los impuestos y gastos habituales de este tipo de operaciones

El comprador de la propiedad asumirá el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y los honorarios del Notario y del Registro de la Propiedad. Y como en cualquier arrendamiento, el propietario también asumirá todos los gastos de la comunidad y del IBI, mientras que el inquilino se hará cargo de los suministros de la vivienda y de la Tasa de Residuos Urbanos, si existiera.

Quién puede acceder a la compra con alquiler garantizado

Aunque la compra con alquiler garantizado es una modalidad a la que cualquiera puede acceder, lo cierto es que cada vez tiene más adeptos entre las personas jubiladas, especialmente aquellas que tienen que hacerse cargo de sus cuidados asistenciales o que quieren obtener ingresos adicionales para complementar su pensión.

Puede interesarte: Complementa tu pensión mes a mes

 

Fotografía de Imani en Unsplash
-Temas relacionados-
up