claves tasación vivienda
Envíanos sugerencias
Vivienda
3 min de tu tiempo

¿Quién paga la tasación de una vivienda para una hipoteca?

Thu Mar 31 12:54:08 CEST 2022

A la hora de solicitar una hipoteca, es obligatorio realizar una tasación inmobiliaria para determinar la financiación que concede el banco para comprar la vivienda.

Una tasación inmobiliaria es una valoración que lleva a cabo un técnico tasador certificado y que sirve para establecer el valor de un inmueble, teniendo en cuenta los parámetros del mercado y la situación de la oferta y de la demanda en ese momento. A la hora de solicitar una hipoteca, hay que tener presente que es obligatorio realizar un informe de tasación. Pero, ¿en qué consiste la tasación de una vivienda?, ¿cuánto cuesta? y ¿quién debe pagarla?

¿Para qué sirve una tasación inmobiliaria?

La tasación del valor de una vivienda para solicitar una hipoteca debe ser realizada por una sociedad de tasación homologada sujeta a la Orden ECO/805/2003 y está regulada por el Banco de España. Además, tal y como indica la Asociación Española de Análisis de Valor (AEV), “este tipo de valoración está también regulada a través de una normativa pública que determina numerosos parámetros técnicos de obligado cumplimiento, y que asegura la transparencia y accesibilidad por los clientes, de los criterios e hipótesis seguidos en la tasación”.

Tal y como señala Luis Miguel Álvarez, especialista en hipotecas de Banco Sabadell de Coslada, “el valor de tasación es el valor que marca una empresa tasadora oficial y que no tiene por qué coincidir con el valor de compraventa”. Este último es el valor al que el comprador adquiere la vivienda, lo que le cuesta, explica Álvarez.

La valoración de una vivienda es importante al pedir un préstamo hipotecario, ya que el banco concede hipotecas por, como máximo, el 80% del valor de compra o de tasación, añade este experto. Por lo tanto, el comprador debe tener ahorrado el 20% restante.

 

El informe de tasación hipotecaria de una vivienda tiene una validez de seis meses desde su fecha de emisión. En caso de no haber adquirido el inmueble pasados estos seis meses, será necesario solicitar de nuevo una tasación.

¿Cuánto cuesta una tasación?

Según la Ley Hipotecaria de 2019, el solicitante del préstamo hipotecario asume el pago del coste de la tasación, aunque tiene libertad para escoger la sociedad de tasación homologada que la lleve a cabo. El precio de una tasación oscila entre los 300 y los 600 euros.

A esta cantidad hay que añadir el resto de gastos de una hipoteca, así como los costes asociados a la compra de la vivienda. Respecto a los primeros, el titular debe hacer frente también a la comisión de apertura, aunque en entidades como Banco Sabadell esta comisión no se aplica actualmente al contratar una hipoteca. Por su parte, es el banco quien abona los gastos de notaría y de gestoría y el impuesto sobre actos jurídicos documentados (AJD) correspondiente a la escritura de la hipoteca.

El precio de una tasación oscila entre los 300 y los 600 euros y debe pagarlo el titular de la hipoteca

En cuanto a los gastos derivados de la compra de una vivienda, el futuro propietario tiene que hacer frente a los impuestos correspondientes, así como al notario, al Registro de la Propiedad y, en su caso, a los gastos de la gestoría.

En conjunto, todos estos gastos suponen entre un 10% y un 15% adicional al precio de la vivienda, por lo que el futuro propietario debe tener este dinero ahorrado para poder realizar la compraventa.

Puede interesarte: descubre con este simulador la cuota y el tipo de hipoteca recomendados según tus necesidades

¿Qué elementos influyen en un informe de tasación?

Existen diferentes factores que dan valor a una vivienda y sirven para fijar la tasación. Entre ellos, cabe destacar:

  • Ubicación: es uno de los elementos clave ya que, según la demanda inmobiliaria que existe en una determinada localización, las viviendas serán más baratas o más caras. La oferta de servicios y de infraestructuras también juega un papel fundamental.
  • Características del inmueble: su superficie, la antigüedad que tiene, su estado de conservación o la calidad de los materiales con los que ha sido construido. También cabe señalar la importancia de otros factores, como el número de habitaciones, la altura en la que esté localizada la vivienda, su orientación o el contenido de la vivienda (armarios, aparatos de calefacción, sistemas de ventilación, etc.).
  • Zonas comunes: jardines, piscinas, instalaciones deportivas, portería o parques infantiles. También es importante conocer si la vivienda cuenta con ascensor.

Además de estos elementos, el tasador también se basará para fijar el valor de la vivienda en los datos que existen sobre ella en el Registro de la Propiedad y en otros organismos oficiales. De este modo, será posible conocer si el inmueble soporta alguna carga, si está afectado por algún tipo de expropiación y de planes urbanísticos, si se trata de una vivienda de protección oficial (VPO) o si el edificio dispone de la Inspección Técnica de Edificios (ITE) en regla. Incluso es posible obtener información sobre el propietario, lo que servirá para aportar tranquilidad al comprador sobre el éxito de la operación de adquisición.

En cualquier caso, a la hora de comprar una vivienda y de solicitar una hipoteca, resulta fundamental contar con el asesoramiento de un profesional como el del gestor de la entidad bancaria, que guiará al futuro propietario y resolverá todas las dudas que puedan surgir a lo largo del proceso.

¿Quieres que un experto te aconseje sin ningún tipo de compromiso? Déjate asesorar por un especialista.

Calcula tu hipoteca
Descubre la cuota, los gastos y cuánto te financiamos.
CALCULAR
Fotografía de Mikhail Nilov en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up