movi-image-forbes-comun-tecnologicas-trabajar-1
Envíanos sugerencias
Socios y Empleados
4 min de tu tiempo

¿Qué tienen en común las tecnológicas en las que todos quieren trabajar?

Thu Oct 08 13:06:55 CEST 2020

Su apuesta por la igualdad, la diversidad, la inclusión y la conciliación son algunas cualidades que comparten las empresas tecnológicas que captan el mejor talento.

La mayoría de las personas quieren trabajar para compañías que estén a la vanguardia en su sector y en constante crecimiento. Es el caso de las empresas tecnológicas, que se han convertido en una gran industria a nivel mundial. Además, este segmento cuenta con un entorno cada vez más competitivo.

Google, Slack, Microsoft, Apple, Dropbox, Square, Amazon, Adobe, Facebook, Messenger, WhatsApp, Instagram, Walt Disney, Salesforce, SpaceX, Airbnb o Alibaba. Estas son algunas de las empresas tecnológicas más admiradas por los trabajadores. Pero, ¿por qué? Por su estrategia basada en priorizar las necesidades del trabajador, es decir, employee centric, que garantiza factores como la desconexión digital y la conciliación.

En España, HP está considerada la mejor empresa tecnológica en la que trabajar, según el ranking de las mejores compañías donde trabajar que elabora Forbes junto a Sigma Dos.

Desde hace dos años, este ranking refleja las opiniones de los trabajadores de cada organización para determinar qué empresas tienen más contentos a sus empleados. Y los de HP deben estarlo y mucho, porque en la primera edición de la encuesta la multinacional se alzó con el primer puesto y, en la segunda, se posicionó la tercera.

En este sentido, sus trabajadores subrayan la fortaleza de su cultura corporativa y un potentísimo entorno que favorece la conciliación.

Además de HP, otras empresas que destacan en el sector tecnológico en España son:

  • T-Systems Iberia. La filial regional de servicios tecnológicos de Deutsche Telekom, cuenta con alrededor de 2.600 empleados distribuidos en más de 40 puntos repartidos por todo el territorio español. Con sede en Barcelona, la empresa ofrece a las multinacionales y al sector público servicios ligados a las nuevas tecnologías, las telecomunicaciones y las áreas de crecimiento digital en sectores como la salud o la automoción.
  • Ibermática. Esta multinacional española tiene su sede en San Sebastián y presencia en más de 10 países en Europa y América. Sus más de 3.300 trabajadores, la mitad de los cuales poseen titulación universitaria, ofrecen servicios tecnológicos ligados a cinco grandes áreas: consultoría tecnológica, equipamientos e infraestructuras de la información, integración de sistemas de información, outsourcing  e implantación de soluciones integradas de gestión empresarial.
  • Fujitsu Technology Solutions. La división española del gigante tecnológico japonés Fujitsu genera hoy en día más de 2.800 puestos de trabajo directos en España que están repartidos por el país. Sus oficinas centrales se encuentran en Pozuelo de Alarcón, Madrid. Además, cuenta con nueve oficinas comerciales y tres centros de excelencia (especializados en sanidad, banca y justicia), tres service desks y un centro de datos, un Centro Europeo de Big Data y Analytics, dos nodos cloud y dos servicios de gestión remota. Además de cuatro centros de desarrollo de software y una filial de Fujitsu Labs que se inauguró en 2015. Fujitsu Ten, otra empresa del Grupo Fujitsu, tiene una fábrica de cajeros y automoción en la ciudad de Málaga.
  • Thyssenkrupp Elevadores. La filial española del gigante alemán Thyssenkrupp Elevators tiene su cuartel general en la Comunidad de Madrid y cuenta con una red de más de 70 delegaciones repartidas en toda la geografía española y un equipo humano formado por más de 2.700 profesionales. Thyssenkrupp Elevadores no sólo se ocupa de los ascensores, sino de cualquier mecanismo de transporte vertical (escaleras mecánicas, pasillos rodantes, etc.) desde su instalación hasta su revisión, mantenimiento y modernización.

Estas son las cualidades que tienen en común las empresas tecnológicas en las que todo el mundo quiere trabajar:

  • Apuestan por la igualdad, la diversidad y la inclusión. Estas tres características se posicionan como grandes valores de marca para las empresas. No solo ayudan a captar y retener el talento, además se ha demostrado que la apuesta por la diversidad de género y étnica aumenta la rentabilidad de las organizaciones. Las compañías con mayor diversidad de género tienen un 25% más de posibilidades de obtener una rentabilidad superior, un 36% en el caso de la diversidad étnica, según concluye el informe Diversity wins de la consultora McKinsey.

Puede interesarte: La diversidad de género y étnica aumenta la rentabilidad de las empresas

  • Los jefes no son jefes, son líderes. Existen diferencias notables entre ser un jefe o un líder. Imponer su autoridad, dar órdenes o hablar en singular son términos relacionados con los primeros. Por el contrario, un líder ‘hace’ equipo y no solo habla, también actúa, por ejemplo, siendo puntual, cortés con todos, organizado y comprensivo.
  • Saben adecuar su día a día a las exigencias del mercado. Las necesidades de la sociedad o la competencia con otras empresas hacen que las compañías tengan la mente abierta, sean rápidas y sepan adaptarse a los cambios.
  • El teletrabajo es uno de sus pilares. En los últimos meses es una de las palabras más utilizadas tanto por los empresarios como por los empleados. Las compañías tecnológicas ya aplicaban esta modalidad de trabajo antes de que se desatase la pandemia del coronavirus.
  • Facilitan la conciliación familiar. Es importante que las propias compañías permitan a sus empleados compaginar su trabajo con el cuidado de los hijos y los familiares, algo que a la larga favorece a todas las partes. Entre los beneficios para las empresas cabe destacar que mejora el clima laboral y la imagen de la organización como Employer Brand, optimiza la gestión y planificación del tiempo y potencia la retención del talento cualificado.
  • Apuestan por la I+D+i. La ciencia y la tecnología son fundamentales para el desarrollo económico de los países. Este tipo de compañías disponen de un departamento de I+D+i (Investigación, Desarrollo e innovación) propio o tienen un estrecho contacto con un centro tecnológico, de investigación o una Universidad.

Puede interesarte: Escucha el Podcast de Banco Sabadell sobre I+D, ¿una nueva oportunidad de negocio?

 

 

Koldo Echebarria, director general de Esade, asegura en el Podcast de Banco Sabadell que no confiaría en una empresa/proyecto o empresario/emprendedor que no creyera en la I+D, aunque subraya que esto es "más o menos importante" dependiendo de los sectores.

En su opinión, "estamos en tiempos de una enorme disrupción", por ello, considera que invertir en las bases de poder gestionarla pasa por la investigación y el desarrollo, y por la innovación, que va más allá de estos dos conceptos. Hay mucha evidencia empírica de que las empresas que más invierten en innovación e investigación son las que sobreviven mejor a las crisis y tienen más posibilidades de crecer, prosperar y aprovechar circunstancias como estas.

  • Su competitividad se basa en que aplican su conocimiento a una innovación tecnológica.
  • Su cultura es digital. Es decir, estas compañías son innovadoras –apuestan por la mejora continua e incorporan tecnología de vanguardia–, transparentes –se basan en la horizontalidad, la apertura y las nuevas formas de comunicación interna y externa más interactivas, sociales y digitales–, se caracterizan por ser flexibles y ágiles –se adaptan a los entornos cambiantes y diferentes con rapidez– y están conectadas con los clientes y consumidores a través de los canales digitales.
 
Fotografía de Brian McGowan en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up