Movi-image-asegurar-tu-casa-3
Envíanos sugerencias
Vivienda
3 min de tu tiempo

¿Qué tener en cuenta al asegurar tu casa?

Mon Sep 16 11:32:47 CEST 2019

¿Aseguro mi casa total o parcialmente? ¿Qué tipo de seguro es obligatorio? Desvelamos todo lo que necesitas saber a la hora de contratar un seguro de hogar.

Una casa es uno de los bienes más preciados que podemos adquirir a lo largo de nuestra vida y protegerla es una condición indispensable para que pueda disfrutarse con total tranquilidad. Para eso existen los seguros de hogar: un servicio por el que el tomador, es decir, el propietario o el inquilino de la casa, negocia con una compañía aseguradora un contrato (la póliza) para protegerla ante cualquier posible daño o perjuicio que pueda sufrir (incendio, inundación, robo, etcétera).

La oferta para adquirir un seguro de hogar es muy amplia, así como los supuestos que pueden protegerse y la cuantía (la prima) a pagar, que dependerá fundamentalmente de factores como el tipo de vivienda, de los habitantes del inmueble o de la ubicación, entre otros. Para no perderse en el laberíntico mundo de los seguros te facilitamos todo lo que debes saber sobre la modalidad y condiciones antes de decantarte por un seguro u otro.

Compara antes de contratar

Antes de contratar el primer seguro del mercado, lo más recomendable es realizar un estudio comparativo. La oferta es muy variada y basta con usar un comparador de seguros que te permita encontrar la opción que mejor se adapte a tus necesidades y con las coberturas más apropiadas para ti y el tipo de vivienda que quieras asegurar.

 

Movi-image-asegurar-tu-casa-2


 

Asimismo, este estudio te permitirá conocer las condiciones generales y particulares de la póliza que puede proporcionarte la aseguradora y evitar así cualquier malentendido a la hora de reclamar las coberturas. Según la oenegé de Consumidores en Acción (FACUA), la mayoría de reclamaciones de seguros se deben precisamente a la confusión por parte de los consumidores sobre los siniestros que cubre o no la póliza contratada.

Coberturas básicas y complementarias

En nuestro país, la contratación de una póliza de seguros no es obligatoria. Sin embargo, en la práctica, el único seguro de daños obligatorio en el ámbito de la vivienda es el de incendios, siempre y cuando “esté asociado a una hipoteca, cuya garantía es el propio inmueble. De hecho, muchas entidades bancarias vinculan la concesión de hipotecas a la contratación de un seguro, aunque es posible que esto cambie pronto con la nueva ley hipotecaria”, indica Enrique García, portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). En cualquier caso, no existe una obligación legal de contratar mayores coberturas de riesgo sobre la vivienda, pero disponer de un seguro de hogar es altamente recomendable, ya que garantiza la protección ante cualquier contingencia y supone un sustancioso ahorro de dinero.

De hecho, un estudio de satisfacción llevado a cabo por la OCU entre 13.000 usuarios, concluyó que 9 de cada 10 españoles cuentan con un seguro de hogar, un porcentaje elevado que también corrobora el Instituto Nacional de Estadística y la Asociación Empresarial del Seguro (UNESPA), pues indican que el 74% de los españoles aseguran la vivienda en España. Además, la mayoría suele contratar el seguro multirriesgo, ya que reúne y garantiza las coberturas básicas de los imprevistos que pueden afectar a la vivienda, a nosotros y a terceras personas en una única póliza. Entre estas coberturas se encuentran:

  • Daños del continente: se trata de la cobertura de las reposiciones por siniestros (incendio, inundación, robo, etcétera) que puedan afectar a elementos como techos, suelos, instalaciones, ventanas, etc. Cada compañía aseguradora determina cuáles son los bienes y siniestros incluidos y excluidos de la cobertura de la póliza.
  • Daños del contenido: es la parte del seguro que cubre la reparación o reposición de los muebles y otros enseres domésticos. Como indica el portavoz de OCU, “lo ideal sería que las compañías indemnizaran por el “valor de reposición”, es decir, por lo que costarían esas pertenencias en caso de tener que volver a comprarlos”. Sin embargo, es normal que las aseguradoras cubran estos objetos por el “valor real”, esto es, que descuentan la depreciación que sufren por su uso. Por eso, el experto recomienda mirar bien esta opción.
  • Defensa jurídica: esta cobertura incluye defensa penal, derechos como propietario o inquilino, así como otros servicios que ofrezca la aseguradora y permite que puedas llevar a cabo la reclamación de los daños que un tercero haya podido causar a tus bienes.
  • Responsabilidad Civil (RC): si existe una cobertura imprescindible dentro de las pólizas de hogar ésta es la de responsabilidad civil. Esta cobertura cubre todas aquellas reparaciones e indemnizaciones que el asegurado debe pagar por daños ocasionados a terceros (escape de agua, incendios, etcétera). De no disponer de esta protección, “el tomador debería afrontar gastos muy cuantiosos”, afirma Enrique García, y sería especialmente grave en aquellos casos en los que haya lesiones graves a terceros o víctimas. Por eso es recomendable realizar un contrato de seguro de hogar con una cobertura de Responsabilidad Civil de 300.000 euros como mínimo.
  • Todo riesgo accidental: Entre las coberturas extras que puedes contratar para una vivienda, las compañías aseguradoras ofrecen muchas y variadas opciones que permiten ampliar la cobertura a otras causas accidentales: desde seguro para mascotas, asistencia en el hogar, atraco en la vía pública, etcétera. Todo dependerá de tus necesidades particulares.

Un seguro básico por unos 200€ ¿De qué puedo prescindir?

Para un tipo de vivienda media se puede conseguir una póliza de seguro de hogar multirriesgo por un precio medio de 200€ anuales para una cobertura de continente y responsabilidad civil, aunque bien es cierto que la prima suele aumentar para las viviendas unifamiliares. En cualquier caso, existen algunas circunstancias en las que es posible valorar si contratar o no las coberturas de continente y contenido.

Por un lado, para las de continente, si la vivienda se encuentra integrada en una comunidad de propietarios, éstas suelen o pueden incluir una póliza por daños en todo el edificio, por lo tanto, antes de contratar una póliza individual consulta antes la de la comunidad. Por otro, para las de contenido, debes valorar si dispones de un hogar bien equipado y amueblado, en cuyo caso te conviene contratar esta cobertura.

 

Movi-image-asegurar-tu-casa-1

 

Correcta valoración del continente y el contenido

Una vez decidido el tipo de seguro que contrataremos, resulta imprescindible realizar una correcta valoración del continente y el contenido en función de la reconstrucción, de donde debe excluirse el valor del suelo, que nunca se asegura. Este valor, que puede variar entre los 500€ y los 2.000€, dependerá principalmente del tipo de vivienda que se trate, por ejemplo, si es una vivienda nueva o usada, unifamiliar, si se trata de un piso, de las calidades, de la zona en la que se encuentra, de la provincia, etcétera.

De cualquier forma, debemos prestar atención a llamada “regla proporcional” por la que las compañías realizan indemnizaciones proporcionales al valor declarado. De ahí la importancia de valorar adecuadamente la vivienda ya que, si se hace un cálculo inferior, la indemnización por caso de siniestro será proporcionalmente menor. Para asegurar una buena valoración de continente y contenido, conviene consultar a un experto para que te asesore de la mejor forma posible.

Fotografías de Jilbert Ebrahimi y Andres Jasso en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up