movi-image-sectores-bolsa-beneficiados-1
Envíanos sugerencias
Inversiones Personales
4 min de tu tiempo

Qué sectores en Bolsa pueden salir más beneficiados de las ayudas europeas para la reconstrucción

14/09/2020

La economía española tiene que acometer una serie de reformas de gran calado para recibir el dinero del Fondo de Recuperación europeo, lo que tendrá un efecto positivo en diferentes industrias, que podrían sufrir una gran transformación en el futuro.

750.000 millones de euros, de los que 390.000 millones serán vía subvenciones y 360.000 millones en préstamos directos a los países. A grandes rasgos, este es el Fondo de Recuperación acordado por la Unión Europea (UE) para intentar revitalizar a las distintas economías tras la crisis generada por el coronavirus, y que se financiará a través de emisiones de deuda conjuntas. De todo este dinero, España, segundo mayor receptor después de Italia, obtendrá alrededor de 140.000 millones, lo que supone en torno al 11% del PIB de nuestro país, de los que 72.700 millones llegarán en forma de ayudas directas.

Puede interesarte: ¿Camina la UE pos-COVID-19 hacia una integración real o un marco más local?

Sin embargo, estos recursos no llegarán a fondo perdido, sino que desde Bruselas se ha exigido a cada país que presente un plan de reformas e inversión para los próximos años, que, además, debe contar con el visto bueno del resto de socios comunitarios. Entre las medidas que se barajan en el caso de España, tal y como recogió la Comisión Europea en su informe de evaluación sobre la economía de nuestro país realizado el pasado mes de mayo, destacan, por ejemplo, promover la inversión privada, fomentar el atractivo de la formación profesional, impulsar la innovación, apoyar la digitalización de las empresas, reducir el consumo energético de los edificios, desarrollar una infraestructura eficiente de combustibles alternativos, aumentar la investigación y las estrategias de I+D+i, promover el emprendimiento y las empresas emergentes, reforzar el sistema sanitario o promocionar el transporte sostenible.

Todo este abanico de objetivos abre una ventana de oportunidad de la que pueden aprovecharse la práctica totalidad de sectores de la economía, con la posible sinergia, además, de que su efecto dinamizador en diferentes industrias tenga un resultado multiplicador para revitalizar y reactivar empresas y segmentos del tejido productivo. Algo que, desde el punto de vista del inversor ofrece potenciales oportunidades pensando en el medio y el largo plazo para apostar por valores de compañías que pueden tener unas perspectivas de crecimiento relevantes.

El peso de las telecomunicaciones

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, anunció a mediados de julio que, a lo largo del segundo semestre del año, comenzaría a intensificarse la instalación de las infraestructuras de redes necesarias para que España pueda disponer de una conectividad en 5G capilarizada y eficiente. De hecho, nuestro país, a través de la Secretaría de Estado para el Avance Digital, presentó hace unos meses el ‘Plan Nacional 5G’, que tiene como principal objetivo situar a España entre los más avanzados del mundo en el uso de esta tecnología, revisando toda la planificación del espacio radioeléctrico, ayudando a las empresas que estén inmersas en proyectos de innovación relacionados con ella y poniendo en marcha nuevas subastas de frecuencias para la prestación de servicios. Además, se están cerrando acuerdos con distintos ayuntamientos para realizar proyectos piloto en el despliegue de la 5G, a los que ya se han sumado ciudades como Barcelona, Madrid o Alcobendas.

Puede interesarte: ‘Telecos’ y coronavirus: los retos de la nueva normalidad

En este contexto, además de lógicamente, las empresas de telecomunicaciones, otras entidades de diferentes segmentos de la economía deberían verse beneficiadas en los próximos años. Por ejemplo, las compañías relacionadas con la movilidad inteligente, los servicios cloud o en la Nube, o la conectividad y el streaming, ya han anunciado que se suman con distintos niveles de compromiso a los proyectos de ‘Ciudades 5G’. Además, algunas empresas que prestan servicios financieros online y entidades de la industria aseguradora han afirmado su apoyo para contribuir a su temprano desarrollo, dado que potenciará la personalización de servicios digitales basados en la omnicanalidad para los usuarios.

De hecho, algunos especialistas parecen subrayar que el sector bancario también se verá doblemente beneficiado en el largo plazo de un modo indirecto, dado que, la llegada de dinero a las economías más afectadas por la crisis ayudará a incrementar las garantías y las ayudas a las industrias que han resultado más dañadas, lo que, desde el punto de vista contable, contribuirá a reducir las tasas de morosidad y la necesidad de provisiones. En el caso del seguro, por su parte, esto afectará positivamente a las entidades más expuestas a Crédito y Caución, que, con bastantes probabilidades, mejorarán sus cuentas de resultados a partir de 2021.

Qué sectores se beneficiarán más

El mismo día del acuerdo sobre el Fondo de Reconstrucción, el 21 de julio, los tres sectores que más se revalorizaron en la Bolsa española fueron, por este orden, turismo, consumo e industria, de acuerdo a los datos de Bolsas y Mercados Españoles (BME). Algo lógico si se tiene en cuenta que han sido, posiblemente, los segmentos más afectados por la crisis sanitaria, y que, gracias a la llegada de este dinero, se les presenta una tabla de salvación muy importante de cara al futuro.

Sin embargo, las que más expectativas positivas parecen estar levantando entre los analistas de cara a los próximos meses parecen ser las empresas energéticas, en especial, aquellas que están apostando con fuerza por las fuentes renovables. El motivo parece claro: en torno a un 30% de las ayudas que llegarán desde Bruselas tendrán que ir destinadas a la lucha contra el cambio climático, mientras la Eurozona, por otro lado, sigue empeñada en conseguir en 2030 un continente descarbonizado. En este sentido, las compañías que están ya afianzadas en las energías limpias o aquellas que tienen proyectos de investigación relacionados con ellas parece que gozarán de mayor reconocimiento del que, incluso, a día de hoy ya tienen, entre las preferencias de los gestores de los fondos de inversión.

Puede interesarte: La digitalización, la robótica y la sostenibilidad, opciones de inversión temática reforzadas por la COVID-19

En paralelo, otro segmento que puede verse beneficiado será el de la construcción, ya que la próxima renovación de edificios públicos y del parque de viviendas para mejorar la sostenibilidad y sus niveles de eficiencia energética, muy probablemente contribuirá a que se creen más puestos de trabajo, y, en general, a que se revitalice la compraventa de activos inmobiliarios, que había tenido un descenso muy importante durante la segunda mitad del primer semestre del año. Junto a este sector, otro que podría también recibir un importante espaldarazo es el del automóvil, como estímulo para la reconversión de las empresas de componentes a la producción de coches eléctricos.

Puede interesarte: escucha El Podcast de Banco Sabadell Sostenibilidad en tiempos de coronavirus

 

En menor medida, dado que tienen un peso significativamente menor dentro de la economía española, otros sectores que se verán beneficiados por la llegada de las ayudas europeas serán los centrados en ciberseguridad y nuevas tecnologías (en especial, big data e Inteligencia Artificial) y la industria de empleo y formación, que tiene un campo de crecimiento muy relevante en los próximos años para mejorar las habilidades y competencias de los profesionales con el objetivo de incrementar su productividad.

Fotografía de Gemma Evans en Unsplash
-Temas relacionados-
up