movi-image-talento-senior-crisis-1
Envíanos sugerencias
Jubilación
3 min de tu tiempo

Qué puede aportar el talento senior en la gestión de crisis

03/09/2020

El impacto de una crisis raramente lo determina la crisis en sí misma, sino la calidad de la respuesta que ofrece la empresa y sus empleados. Los profesionales de más de 50 años cuentan con todos los atributos necesarios para hacerles frente: la experiencia, el pensamiento crítico, la capacidad analítica y de adaptación al cambio desde nuevas perspectivas.

Evitar la llegada de las crisis escapa de nuestro control, sin embargo, gestionarlas de manera eficaz, con la experiencia y el conocimiento adecuados, sí está a nuestro alcance. Las crisis son momentos en los que se producen cambios profundos que determinan cómo va a ser la vida a partir de ese instante y, además, son cíclicas, por lo que la experiencia es un valor a tener en cuenta cuando se trata de elegir a quién poner al frente en su gestión. Porque, al final, el impacto de una crisis raramente lo determina la crisis en sí misma, sino la respuesta que ofrecen las empresas y los empleados. En este sentido, según un estudio realizado por Generación Savia, los mayores de 50 años, por sus amplias experiencias profesionales y personales, y por su compromiso, están mejor preparados para afrontar situaciones de crisis. 

A pesar de ello, aunque según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), los niveles de paro de los profesionales senior han experimentado un leve descenso en los tres primeros meses de este año 2020, respecto a los últimos datos de diciembre de 2019, el 57% de los ejecutivos de entre 50 y 64 años sigue estando sin empleo y el 70% de ellos lleva más de un año desempleado. 

Además, el número de parados mayores de 50 años se ha duplicado en los últimos 10 años y ya antes del estallido de la crisis de la COVID-19 era cercano al millón. La edad es responsable de que más de la mitad de los currículos que llegan a las empresas españolas de más de 50 años se descarten sin ser estudiados, según un reciente informe de la Fundación Adecco.

Puede interesarte: Covid-19 y empleo: así se ha replanteado el mundo laboral

Un escenario que ningún país del mundo puede permitirse, y mucho menos España, que es el segundo país con mayor esperanza de vida después de Japón. Por lo que, si la esperanza de vida en España es superior a los 84 años, la sociedad se debe adaptar a este cambio demográfico y permitir que las personas que puedan seguir aportando valor lo hagan de manera voluntaria. Porque, sin ir más lejos, el porcentaje de población de más de más de 65 años se disparará al 26% en el año 2031, tal y como se afirmó en el debate organizado por la Fundación Transforma España y el Círculo de Empresarios sobre la puesta en valor del talento senior.

La experiencia para sentar las bases de una estrategia efectiva

Cuando una crisis acecha, es imprescindible que los dirigentes de las empresas dispongan de la información adecuada para tomar las decisiones correctas y para establecer una estrategia y una hoja de ruta para toda la organización. Así, la experiencia vital del senior le permite ver las cosas con la distancia necesaria para tomar decisiones desde una perspectiva nueva y evitar que le invada y le paralice el pánico por enfrentarse a una situación límite, pues ya la ha experimentado antes. 

Los perfiles senior están acostumbrados a resolver las problemáticas generadas por los cambios producidos en el entorno, más que por su propia actividad. Este aprendizaje incorpora actitudes y competencias que resultan muy útiles en cualquier situación en la que se requiere afrontar nuevos retos: capacidad analítica y de adaptación al cambio, pensamiento crítico, toma de decisiones y solución de problemas con nuevas perspectivas, serenidad y templanza.  

Comunicación interpersonal e intergeneracional de la estrategia

Además, este segmento de la sociedad es esencial para la cohesión social, un factor clave cuando se hace frente a un momento de incertidumbre. Su papel es crucial para los diálogos interpersonal e intergeneracional, pues se combinan las ganas y la fuerza de la juventud con el expertise que acumulan las personas con una trayectoria más consolidada. Así, se potencia la cooperación entre ambos segmentos de la sociedad, tan necesaria para la superación de una crisis.

La aportación del personal senior destaca en materias tales como la comunicación y la gestión de los clientes. Son trabajadores a los que muchos compañeros del ámbito profesional o personal acuden muy frecuentemente para consultar dudas o conseguir apoyos puesto que la edad es siempre un grado y, sobre todo, la edad laboral debido al expertise adquirido con el paso de los años.

La inquietud de los seniors por seguir formándose incluso en periodos de crisis

La crisis de la COVID-19 ha provocado una debacle en el empleo, siendo los mayores de 50 parte de los damnificados por esta situación. Sin embargo, este colectivo ha visto en esta crisis la oportunidad de reciclarse, y el 70% de los desempleados de este rango de edad han aprovechado el confinamiento para formarse y mantenerse activos y así poder encontrar una oportunidad laboral, tal y como concluye el estudio realizado por Generación Savia. 

Puede interesarte: ¿Quieres volver a estudiar? Conoce la oferta de cursos para mayores de 50

A nivel psicológico, destaca la forma de afrontar contextos como el actual: el 52% de los encuestados en este estudio afirmó observar su futuro con incertidumbre, si bien un 35% optó por ver la crisis como un tiempo de oportunidades que había que aprovechar. 

Fotografía de Mak en Unsplash
-Temas relacionados-
up