movi-image-coworking-profesionalmente-1
Envíanos sugerencias
Pequeña empresa
2 min de tu tiempo

El ‘coworking’ tras la tempestad

06/07/2020

La crisis causada por la pandemia ha impulsado cambios en materia laboral como el fomento del teletrabajo y el fin de las oficinas superpobladas en pro de la seguridad y de la prevención. ¿Cómo afrontan los espacios de coworking esta nueva realidad?

El teletrabajo es una opción con la que muchos profesionales cuentan hoy en día, especialmente a raíz de la emergencia sanitaria de la COVID-19 en todo el mundo. La pandemia ha provocado que muchas cosas cambien, y la evolución hacia nuevos modelos de trabajo en remoto no ha sido una excepción.

Sin embargo, hay un gran número de trabajadores para los que el teletrabajo se presenta como un problema: mala conexión a Internet, poca seguridad, lugares de trabajo poco adaptados a las circunstancias, interrupciones continuas, aislamiento… Son muchas las barreras que hemos tenido que vencer en los últimos meses y que se han solventado gracias a la capacidad y la predisposición de los trabajadores por adaptarse a este nuevo entorno.

Para hacer frente a estas barreras, el coworking se presenta como una opción que cada vez cuenta con más adeptos. Se trata de un método de trabajo colaborativo donde profesionales independientes, emprendedores, freelancers y pequeñas empresas comparten un espacio físico de trabajo a modo de oficinas, aunque también puede ser virtual. Sin embargo, y aunque los espacios de coworking estaban creciendo de manera significativa antes de la COVID-19, parece que ya nada será como antes. 

Coworking y COVID-19: dos conceptos compatibles

El futuro del coworking está en entredicho, sobre todo por haberse convertido en un espacio donde profesionales de diferentes ámbitos se reúnen para intercambiar y compartir experiencias y conciliar trabajo físico y remoto. La COVID-19 ha cambiado completamente el paradigma, pero esto no quiere decir, ni mucho menos, que este tipo de espacios colaborativos hayan dicho su última palabra.

Para Óscar Navarro, responsable de finanzas de Onecowork, una vez se haya mitigado el riesgo actual de la pandemia, el usuario de oficina buscará, más que nunca, un espacio de trabajo confortable, ubicado en el centro de la ciudad, donde le sea fácil desplazarse y con todo tipo de servicios a su alcance. Además, donde pueda mantener reuniones con clientes, asistir a eventos relacionados con el mundo empresarial, hacer contactos para realizar colaboraciones, conocer nuevos clientes y poder centrarse plenamente en el desarrollo y crecimiento de su negocio. 

De hecho, en opinión de Navarro, el coworking se seguirá caracterizando por una de sus principales ventajas: la flexibilidad. “Tanto en OneCoWork como el resto de las compañías del sector, hemos estado constantemente adaptándonos a la situación generada por esta pandemia. Y, en consecuencia, así lo demuestran nuestros espacios y servicios. Nuestra principal prioridad ahora mismo ha sido garantizar tanto la seguridad de nuestros miembros como la higiene en los espacios, lo cual nos ha llevado a cuestionarnos cada posible situación de riesgo que pueda suceder durante el día a día en los espacios, y buscar medidas para paliarla”.

¿Cómo serán los espacios de coworking?

Navarro afirma que el coworking seguirá siendo una alternativa mientras sean capaces de adaptarse a las nuevas condiciones actuales y las que se vayan sucediendo a corto y largo plazo. “Como operadores de espacios de trabajo flexibles, estamos continuamente adaptando las características y normas del espacio según las recomendaciones de las autoridades sanitarias, con lo cual, en ningún momento creemos que se vaya a imposibilitar el uso de estos espacios”, explica.

Según Navarro, el futuro del coworking dependerá en buena medida de cómo puedan ajustarse medidas recomendadas por las autoridades sanitarias, tales como instalación de mamparas de separación, el incremento en el espacio de separación entre mesas para garantizar el distanciamiento social, desinfección de los espacios, etc. “También podemos llevar a cabo medidas más innovadoras, como hacer registros online de los visitantes o realizar mejoras en los equipos de climatización para garantizar la renovación del aire constante, sensores para medir la calidad del aire, etc. El resultado de todo esto es que podemos garantizar a los usuarios de los espacios que pueden volver sin tener que preocuparse”, afirma.

¿Por qué volver al coworking? Sus principales ventajas

El coworking seguirá siendo una de las modalidades de trabajo más utilizadas por los freelancers durante los próximos años. Estas son las principales razones por las que apostar por estos espacios: 

Un espacio de trabajo a precio reducido

La principal ventaja del coworking es disponer de un espacio de trabajo profesional a un precio reducido. Esto es ideal no solo para freelancers o pequeños autónomos, sino también para pymes que desean ubicar a sus empleados con todos los elementos necesarios para el desarrollo de la actividad: conexión a internet, salas de reuniones, etc.

Todas las herramientas a tu disposición

Muchos negocios y autónomos necesitan herramientas que no tienen o cuyo coste es bastante alto. Un espacio de coworking suele disponer de todos los elementos que necesita cualquier negocio, como una red local potente, ordenadores y dispositivos e impresoras, entre otros.

Flexibilidad para hacer crecer tu negocio

La tercera ventaja es la flexibilidad. Un espacio de coworking permite adaptar nuestras necesidades al crecimiento del negocio. Podemos disponer de más o menos espacio, y de más o menos tiempo, en función de nuestras necesidades. No es lo mismo un emprendedor que está comenzando que una empresa que tiene 10 empleados. Para todos ellos, hay una solución de coworking disponible.

Compartir experiencias y sinergias entre diferentes proyectos

Los espacios de coworking permiten compartir experiencias, formación y nuevos conocimientos con otros miembros del equipo de trabajo, esté relacionado o no con la materia. Compartiendo proyectos se consigue enriquecerlos gracias a las aportaciones del resto de coworkers.

Formación y actividades

Además de ser un espacio colaborativo de trabajo, muchos centros de coworking disponen de una propuesta de cursos y actividades muy variada. Desde cursos de marketing digital hasta clases de conocimiento legal, pasando por actividades de senderismo o yoga. De este modo, además de crecer profesionalmente, se mejora a nivel personal y se establecen otro tipo de vínculos con los demás compañeros del mismo espacio de trabajo.

Mejora tu imagen

Recibir a los clientes en una sala acondicionada que no provoque distracciones y con todos los elementos necesarios para que la negociación salga adelante, ayuda a mejorar la imagen y credibilidad de la empresa.

En definitiva, el coworking se ha convertido en un modelo de trabajo adaptado a las nuevas realidades laborales. Es cada vez más utilizado por profesionales para vencer el aislacionismo, y quién sabe si en el futuro sustituirá incluso a las propias oficinas físicas. El tiempo lo dirá.

Puede interesarte: ¿El fin de las grandes y superpobladas oficinas?

Fotografías de Shridhar Gupta y Bethany Legg en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up