errores compra vivienda
Envíanos sugerencias
Vivienda
4 min de tu tiempo

Qué errores debo evitar al comprar una vivienda

20/01/2022

Entre los errores al comprar una vivienda se encuentran buscar la casa antes de pedir asesoramiento al banco o no contar con ahorro suficiente.

La compraventa de una vivienda es, probablemente, la transacción de mayor envergadura que se hace a lo largo de la vida. Se trata de un proceso que puede ser complejo por lo que el futuro propietario debe llevar a cabo una buena planificación y analizar detenidamente su situación personal y económica. No contar con toda la información necesaria puede llevar a errores que hagan que la elección del inmueble o de la hipoteca no se ajuste al perfil del comprador.

¿Cuáles son los errores más comunes a la hora de comprar una vivienda?

-          Buscar la casa antes de visitar al gestor de la entidad bancaria. La gran mayoría de los compradores elige primero la vivienda, luego firma el contrato de reserva y, posteriormente, busca la financiación necesaria. En este caso, es posible perder el dinero de la reserva si no se obtiene la financiación. Por lo general, quienes buscan primero el inmueble lo hacen porque desconocen la opción de contar con el asesoramiento de especialistas hipotecarios, que pueden realizar un estudio de viabilidad antes de escoger la vivienda, tras el cual se indica a qué financiación se puede optar y qué tipo de préstamo hipotecario conviene más. Como paso previo, el simulador de hipotecas permite realizar un cálculo aproximado.

-          No contar con el ahorro suficiente ni tener en cuenta los gastos asociados a la operación. Hay que considerar que el porcentaje máximo de financiación que ofrecen las entidades bancarias es del 80% del valor de tasación de la vivienda, por lo que será necesario disponer del 20% restante en ahorros. Además, a esto hay que añadir los gastos de compraventa —notaría, tasación, Registro de la Propiedad, impuestos, etc.—, que suponen entre un 10% y un 15% más.

Puede interesarte: ¿Cuánto debo tener ahorrado para poder comprarme una casa?

 

-          Superar el umbral recomendado de esfuerzo económico del 30%. Antes de solicitar una hipoteca, es importante analizar no solo la situación personal y laboral actual sino también las previsiones para el futuro, teniendo en cuenta la edad, las cargas familiares y las expectativas profesionales. Es una reflexión que se debe hacer en beneficio de la propia economía, pero también porque será el primer punto a valorar por parte del banco para conceder el préstamo hipotecario. La `regla de oro´ es que, como máximo, se dedique un 30% de los ingresos mensuales al pago de la hipoteca, cifra que puede llegar a ser del 35% en el caso de que se incluyan en este porcentaje otros préstamos, como el pago de la letra del coche.

-          No asegurar la reserva del inmueble mediante un contrato de reserva o de arras. Estos contratos entre el comprador y el vendedor protegen los derechos de ambos, y expresan la voluntad firme por cerrar el acuerdo sobre la propiedad. No son obligatorios, pero sí realmente útiles cuando el comprador no puede realizar la operación de manera inmediata (por ejemplo, si está a la espera de que le concedan un préstamo hipotecario o de vender su vivienda).

-          Escoger un plazo de amortización demasiado largo o corto. El plazo de amortización influye directamente en la cuantía de las cuotas mensuales que se pagan por la hipoteca. Por norma general, cuanto más largo sea este plazo menor es la cuota mensual. Optar por una hipoteca a corto o a largo plazo depende de la solvencia del titular y de su edad. Si se cuenta con unos ingresos altos y estables se puede optar por una hipoteca a 10 o a 15 años; en cambio, si los ingresos son más reducidos se aconseja optar por una a 20 o a 25 años, e incluso a 30 años, que es el plazo máximo recomendado por el Banco de España para amortizar una hipoteca. En este sentido, la edad también marca un límite: que el pago de la última cuota se realice antes de cumplir los 75 años.

-          Solicitar la hipoteca sin evaluar si conviene a tipo fijo o a tipo variable. Hay que estudiar detenidamente la tipología que más conviene. En la hipoteca a tipo fijo, la cuota mensual se mantiene fija durante todo el préstamo hipotecario. En la hipoteca a tipo variable la cuota mensual tiene una parte fija y una variable, referenciada a un índice, que en España suele ser el euríbor.

En condiciones estándar, las hipotecas a tipo fijo cuentan con unos intereses más elevados que las hipotecas a tipo variable. Sin embargo, en el contexto actual, hay entidades como Banco Sabadell que cuentan con préstamos a tipo fijo más atractivos que los de tipo variable.

Calculadora: descubre qué te interesa más, si la hipoteca a tipo fijo o a tipo variable

 

-          Realizar la operación sin asesoramiento. Al comprar una vivienda, hay elementos que pueden llegar a ser muy complejos, por eso es recomendable dejarse asesorar por especialistas. Un experto como el de la entidad bancaria puede aconsejar lo que más conviene de acuerdo con la situación particular.

¿Quieres que un experto te aconseje sin ningún tipo de compromiso? Déjate asesorar por un especialista.

Calcula tu hipoteca
Descubre la cuota, los gastos y cuánto te financiamos.
CALCULAR
-Temas relacionados-
up