comparar hipoteca
Envíanos sugerencias
Vivienda
4 min de tu tiempo

¿Qué aspectos hay que analizar para comparar hipotecas?

19/01/2022

Para comparar hipotecas hay que tener en cuenta el tipo de interés, el diferencial, el plazo de devolución, el sistema de amortización y las comisiones

Antes de firmar un préstamo hipotecario, es necesario analizar detenidamente todos los elementos que lo conforman. De esta forma, es posible comparar hipotecas, un ejercicio fundamental para que la opción elegida se ajuste al perfil del comprador de la vivienda, determinado por su solvencia económica y su capacidad de endeudamiento, entre otros factores.

¿En qué hay que fijarse a la hora de comparar hipotecas?

Las hipotecas cuentan con una serie de elementos principales que todo futuro propietario debe conocer para poder compararlas de forma correcta.

  1. Tipo de hipoteca

Se trata de uno de los primeros puntos a tener en cuenta a la hora de valorar un préstamo hipotecario. Según el tipo de interés, principalmente, existen dos modalidades de hipoteca:

  • Hipoteca a tipo fijo. El tipo de interés se mantiene constante durante toda la duración del contrato y, por lo tanto, también lo hacen las mensualidades. La hipoteca a tipo fijo es aconsejable para aquellos propietarios que buscan estabilidad y seguridad en los pagos.
  • Hipoteca a tipo variable. La cuota mensual está compuesta por una parte fija, el diferencial, y otra variable, que en España habitualmente es el euríbor. Esta modalidad permite al titular beneficiarse de los escenarios de bajos tipos de interés, aunque también está expuesto a posibles subidas, lo que equivale a un aumento en la cuota mensual en el momento de la revisión de la hipoteca, que se produce cada seis o 12 meses.

En condiciones estándar, las hipotecas a tipo fijo cuentan con unos intereses más elevados que las hipotecas a tipo variable. Sin embargo, en el contexto actual, hay entidades como Banco Sabadell que cuentan con préstamos a tipo fijo más atractivos que los de tipo variable.

Calculadora: descubre qué te interesa más, si la hipoteca a tipo fijo o a tipo variable

 

  1. Diferencial

El diferencial de una hipoteca es un elemento exclusivo de las que se contratan con un interés variable. Se trata de un porcentaje fijo establecido por la entidad bancaria y que se suma al euríbor para realizar el cálculo de la cuota mensual. Corresponde a la parte de los intereses que obtiene el banco por prestar el capital.

  1. Tipo de interés nominal (TIN)

El TIN es el tipo de interés que el banco cobra al prestar una cantidad de dinero. Es el resultado de sumar el euríbor de un mes y el diferencial establecido por la entidad bancaria.

  1. Tasa anual equivalente (TAE)

La TAE es un indicador clave a la hora de comparar hipotecas. Se trata del tipo de interés efectivo del préstamo y para su cálculo se tiene en cuenta el TIN y también todos los gastos y las posibles comisiones de la hipoteca.

  1. Plazo de amortización

Es el periodo de tiempo en el que el comprador de la vivienda debe devolver el dinero prestado junto con los intereses. Cuanto mayor es el plazo de amortización, menor es el importe de la cuota mensual. Pero, también hay que tener en cuenta que cuanto menor es este plazo, menos intereses se acaban pagando. Para saber cuál es el periodo que se necesita para amortizar la hipoteca hay que tener en cuenta la situación personal, las perspectivas laborales, la capacidad de ahorro y la edad. El plazo máximo de amortización ofrecido por un banco suele situarse en los 30 años.

  1. Sistema de amortización

 

El sistema de amortización es la forma estipulada para realizar el pago de un préstamo hipotecario hasta extinguir la deuda. En función del elegido, los intereses se pagan de una manera u otra. Existen varios tipos, aunque en España, el más habitual es el sistema de amortización francés. Este se basa en un sistema de cuotas constantes, a través de las cuales se pagan más intereses al principio del contrato, mientras que en los últimos años tiene un mayor peso el dinero financiado. “Esto ocurre porque el banco calcula los intereses conforme al capital pendiente. Al pagar todos los meses la cuota, la deuda va bajando y, por lo tanto, los intereses también”, explica Paula Marín, especialista en hipotecas de Banco Sabadell de Marbella.

  1. Comisiones

También, es importante comparar las comisiones que se aplican a la hipoteca. La única que debe abonar un comprador es la comisión de apertura. Se paga al inicio del contrato, como compensación por los trámites y las gestiones que realiza el banco. Si bien, algunas entidades, como Banco Sabadell, no aplican esta comisión. Además, existe una comisión de amortización por pago anticipado de una parte o de la totalidad del préstamo.

En definitiva, al comparar hipotecas hay muchos aspectos a tener en cuenta, por lo que antes de tomar la decisión, es recomendable contar con el asesoramiento de un experto como el de la entidad bancaria que resuelva las dudas que puedan surgir y ayude a decidir lo que más conviene según la situación económica particular.

 

 

 

Calcula tu hipoteca
Descubre la cuota, los gastos y cuánto te financiamos.
CALCULAR
-Temas relacionados-
up