movi-image-reducir-aplazar-pago-hipoteca-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
4 min de tu tiempo

¿Puedo reducir o aplazar el pago de la hipoteca?

13/10/2021

Ante imprevistos que dificultan afrontar el pago de las cuotas de una hipoteca, se puede optar por la carencia hipotecaria, que permite reducir o demorar temporalmente el abono de las mensualidades

Cuando aparecen imprevistos que pueden alterar el presupuesto familiar dificultando la capacidad de pago de la cuota hipotecaria, se puede optar por el periodo de carencia. ¿Qué implica esta carencia y qué consecuencias tiene?

¿Qué es el periodo de carencia?

La carencia es un mecanismo a través del cual el hipotecado puede solicitar:

  • Una reducción en las cuotas. Durante un periodo determinado se pacta una rebaja, que suele rondar el 50% de la cuota. En este caso, la persona tiene que seguir respondiendo ante los intereses de la hipoteca.
  • Un aplazamiento de las cuotas. En esta carencia no se tiene que pagar nada durante el tiempo estipulado que, normalmente, suele oscilar entre los seis meses y los cinco años.

Es importante que en ambas situaciones quede acreditada la solicitud de un periodo de carencia como consecuencia de que el cliente está atravesando por una fase transitoria de dificultades económicas.

Puede interesarte: ¿Cuánto dinero debo destinar a la hipoteca?


¿Cómo solicitar un periodo de carencia?

La manera más sencilla para solicitar un periodo de carencia es consultar con la entidad bancaria con la que se tiene suscrita la hipoteca, justificando la necesidad de acogerse a este y aportando información que sustente la petición.

El banco estudiará la situación financiera de la persona en cuestión y decidirá en virtud de ello si otorga la exención temporal de pago. En España, no existe ninguna norma que obligue a los bancos a aceptar una carencia hipotecaria.

¿Qué coste tiene pedir una carencia hipotecaria?

Hay que tener presente que, aunque durante un tiempo se pueda reducir o no tener que abonar la cuota de la hipoteca, más adelante habrá que hacer frente a los pagos demorados. De este modo, la mensualidad aumentará, a lo que se deberá añadir que se producirá un incremento de los intereses del préstamo hipotecario. Es decir, pedir una carencia hipotecaria encarece el precio final del préstamo.

Es probable que, para poder aceptar una carencia hipotecaria, el titular del contrato tenga que cumplir ciertos requisitos. Por ejemplo, que se haya abonado ya un número determinado de cuotas.

Además, al aceptarse un periodo de carencia, habrá que realizar una novación sobre la hipoteca, que consiste en volver a definir los términos del préstamo hipotecario, tanto en relación a la cuantía de cada cuota como sobre los plazos. Este proceso en algunas entidades bancarias conlleva el pago de una comisión definida sobre el capital pendiente, que suele rondar el 1%.

Caso de ejemplo práctico

El Banco de España ofrece un simulador online para el cálculo de las cuotas de un préstamo hipotecario en cualquier escenario en el que se solicite un periodo de carencia.

Por ejemplo, en el caso de una hipoteca a tipo fijo del 1,5% a 30 años por un importe total de 150.000 euros. Su cuota normal mensual sería de 517,68 euros. Tras solicitar tres años de carencia, durante este periodo las mensualidades serían de 187,50 euros.

Una vez se abonen las 36 cuotas por este importe, durante el resto de periodo de amortización de la hipoteca habría que abonar 563,31 euros cada mes.

Calculadora: descubre qué te ineteresa más, si amortizar préstamo con cuotas o con plazos

 

Fotografía de cottonbro en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up