movi-image-primera-regulacion-criptodivisas-europa-1
Envíanos sugerencias
Competencia y Mercados
3 min de tu tiempo

Primera regulación para las criptodivisas en Europa

22/10/2020

Las divisas virtuales pasarían a estar vigiladas por autoridades nacionales y comunitarias. A continuación, todos los detalles de la ley que se quiere aprobar

Estimular la competitividad y la innovación de Europa en el sector financiero y allanar el camino para que este territorio llegue a definir normas a nivel mundial. Con este doble objetivo, la Comisión Europea ha aprobado un nuevo paquete de medidas sobre finanzas digitales, entre las que se encuentran propuestas legislativas para un marco regulador de la Unión Europea (UE) en materia de criptodivisas. Es decir, por primera vez, podría estar regulado su funcionamiento y, por ello, pasarían a estar vigiladas por las autoridades nacionales y comunitarias. Además, tendrán que ser autorizadas previamente y deberán introducir salvaguardas en función de su nivel de riesgo.

Bitcoin, Ripple o Ethereum son tres de las criptodivisas más conocidas y la propia Comisión Europea las define como una representación digital de valores o derechos que pueden almacenarse y negociarse electrónicamente. Entre sus funciones destacan las de acceder a ciertos servicios, efectuar pagos o servir como instrumento financiero en el que invertir. El Reglamento que se quiere aprobar aportará claridad y seguridad jurídica a los emisores y proveedores de estas monedas virtuales, incluidas las que ya estaban reguladas por otras normas comunitarias. Y esto llega después de que a finales de septiembre, en la celebración informal del Eurogrupo en Berlín, algunas de las grandes potencias, como Alemania, Italia, Francia o España, firmaran una declaración conjunta para reclamar una regulación más estricta y que prohíba las que no se ajusten a las exigencias europeas. Y esto se produce también en relación a una de las últimas noticias relacionadas con la materia: el proyecto Libra, una criptodivisa de la red social Facebook.

Puede interesarte: Cuáles son las inversiones con más potencial en la 'nueva normalidad'


¿Qué medidas se introducirán?

Aunque todavía tienen que ser aprobadas por la Eurocámara y los diferentes países, las nuevas normas permitirán a los operadores autorizados en un Estado miembro prestar sus servicios en toda la UE, lo que la Comisión denomina como ‘régimen de pasaporte’. Eso sí, se exigirá tener presencia física en alguno de los territorios miembros para poder operar y tendrán que obtener una autorización de las autoridades nacionales competentes.

Entre las salvaguardias se incluyen los requisitos de capital, la custodia de activos, un procedimiento obligatorio de reclamación a disposición de los inversores y los derechos del inversor frente al emisor. Por su lado, los emisores de monedas estables, es decir, aquellas que están ligadas a un activo del mundo real, como el oro o el crudo, o a una moneda, deberán cumplir requisitos más estrictos en términos de capital, derechos de los inversores y supervisión. Por ejemplo, deberán garantizar a los tenedores de las monedas el derecho a retirar su inversión directamente del emisor si cambia de forma importante su valor. Además, estarán bajo vigilancia de la Autoridad Bancaria Europea (EBA por sus siglas en inglés), a diferencia de los emisores de criptodivisas que lo estarán de los supervisores financieros nacionales.

Además, la Comisión Europea va a poner en marcha un régimen piloto que va a permitir a las empresas interesadas llevar a cabo un sistema de registro descentralizado para emitir o comerciar con criptodivisas que funcionan como títulos financieros.

Puede interesarte: El impacto de la COVID-19 en las divisas mundiales


Euro digital: la primera divisa digital europea

Como los billetes, pero en formato digital. Así hace referencia el Banco Central Europeo (BCE) al euro digital, una forma electrónica de dinero que todos los ciudadanos y las empresas podrían utilizar para realizar sus pagos diarios de manera rápida, fácil y segura si finalmente se aprueba y llega a emitirse. De momento, el proyecto Central Bank Digital Currency (CBDC) se encuentra en fase de consulta pública para valorar su posible adopción. Eso sí, sea cual sea el resultado, el Eurosistema seguirá emitiendo efectivo. Por tanto, esta moneda digital sería un complemento, no un sustituto.

El grupo de trabajo del Eurosistema, en el que participan expertos del propio BCE y de los 19 bancos centrales, han identificado un aumento de la demanda de pagos electrónicos en la zona del euro y un descenso significativo del uso del efectivo como medio de pago. A ello hay que sumar la creación de medios de pago privados a escala mundial que podrían generar problemas regulatorios y representar riesgos para la estabilidad financiera y la protección del consumidor. Todo ello conforma un escenario que podría requerir de la emisión de un euro digital.

Puede interesarte: Sacar dinero sin tarjeta y pagos digitales: las opciones de la banca personal para evitar los contagios

Paralelamente a la consulta, y “sin perjuicio de la decisión final”, como señalan desde el BCE, se está llevando a cabo una fase de experimentación. En España, los grandes bancos, como Banco Sabadell, han iniciado ya pruebas con esta nueva divisa digital que permitirá, por ejemplo, que las transferencias internacionales y nacionales sean mucho más rápidas que actualmente. Además, el BCE busca así competir con los proyectos de divisas electrónicas que están desarrollando otros países, como Rusia o China.

En definitiva, como señalan desde el BCE, el euro digital protegería el bien público que el euro constituye para los ciudadanos. Es decir, acceso sin coste a un medio de pago sencillo, aceptado universalmente, fiable y libre de riesgo. 

-Categorías y etiquetas-
up