movi-image-eleconomista-inversiones-tematicas-rentables-1
Envíanos sugerencias
Inversiones Personales
4 min de tu tiempo

Por qué las inversiones temáticas son ya más rentables que las tradicionales

Thu Jun 03 12:54:59 CEST 2021

Las megatendencias son más resilientes ante los cambios del ciclo económico, por lo que ofrecen interesantes oportunidades al inversor para obtener rentabilidad a largo plazo

Hace ya varios años que obtener rentabilidad se ha convertido en un reto para los inversores. Principalmente desde que los bancos centrales apostasen por la bajada de los tipos de interés, entre otras medidas, para afrontar la crisis financiera de 2008. Desde 2016, los tipos de interés en Europa se sitúan en el 0% y el estallido de la pandemia de la COVID-19 y sus consecuencias económicas hacen previsible que esta situación se prolongue en el tiempo, por lo menos, hasta que la economía se recupere.

Una situación que empuja, principalmente a los inversores conservadores, a buscar alternativas más arriesgadas para obtener rentabilidad. Pero gestionar el riesgo y la volatilidad a largo plazo es un ejercicio que requiere de una estrategia planificada, de constancia y mente fría. Ante este escenario, no son pocos los expertos que se fijan en las megatendencias como la gran alternativa para obtener rendimientos positivos en un horizonte temporal amplio.

Su principal atractivo, como señaló Federico Servetto, director de Estrategia de Clientes de Banco Sabadell, durante la celebración de Forinvest 2021, es que son más resilientes ante los cambios que se producen en los mercados. "Los inversores deben ir más allá del ciclo económico. La vía para hacerlo son las megatendencias, es decir, los cambios estructurales que vive el planeta y que la situación derivada de la COVID-19, además, ha acelerado". Esta 'inmunidad' ante los vaivenes económicos responde a que son fuerzas transformadoras que provocan cambios estructurales en la sociedad y en la economía, y esto requiere años. En otras palabras, acercarse a este mundo es sinónimo de largo plazo.

Puede interesarte: La inversión a largo plazo, la mejor estrategia refugio que existe

A este respecto, las megatendencias ofrecen una mayor versatilidad de cara a la selección de activos, ya que la inversión temática invierte de forma global y permite tomar parte de ideas generales que aglutinan sectores diferentes entre sí. Mientras que las inversiones tradicionales apuestan por un índice concreto o un sector, las inversiones temáticas se fijan en tendencias, por ejemplo, el e-commerce, a través de la cual se puede invertir en empresas de diferentes sectores.

Además, estas se pueden alinear con la forma de pensar y los valores del inversor y, por lo tanto, ofrecer algo más que rentabilidad: la posibilidad de contribuir con financiación a estas causas en las que uno mismo cree. Por este conjunto de razones, las inversiones temáticas ofrecen un potencial altamente atractivo para los inversores.

Las tendencias más atractivas

La inteligencia artificial (IA), la robótica, la ciberseguridad, el internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés), la salud, las energías verdes... Son diversas las temáticas que hay disponibles, si bien Servetto identifica cinco como las más atractivas de cara al futuro.

Una de ellas es la que va ligada a la sociedad y a sus hábitos de consumo, "como la tendencia del entretenimiento online o el e-commerce". No en vano, plataformas como Netflix sumaron el año pasado 37 millones de nuevas suscripciones, mientras que el comercio online creció en España en ese mismo ejercicio un 36%. Servetto hace además referencia al envejecimiento como tendencia de inversión. Se espera que una de cada tres personas en Europa esté en edad de jubilación en 2050, lo que implicará, por ejemplo, cambios a nivel de infraestructuras o en relación a los tratamientos médicos y a la asistencia sanitaria.

Otra de las tendencias en la que hay que fijarse, según el director de Estrategia de Clientes de Banco Sabadell, es la sostenibilidad, que cuenta con tres grandes impulsores: "Una mayor demanda social en cuanto al cuidado del planeta, un mayor requerimiento también por parte de los inversores con respecto a que los activos tengan un componente de sostenibilidad, y el apoyo de los actores públicos a esta tendencia con, por ejemplo, la aplicación de una regulación asociada a la sostenibilidad, o el Fondo de Recuperación Europeo que, en una gran parte, está vinculado a la economía sostenible".

Puede interesarte: Invertir en sostenibilidad: los activos ESG son más rentables y menos volátiles

En este contexto, la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA) estima que la inversión que hace falta a nivel mundial para asegurar la transición energética asciende a 130 billones de dólares (unos 110 billones de euros). En términos anuales, la inversión necesaria para completar el proceso hasta 2050 debe casi triplicar el dinero invertido hasta ahora.

En tercer lugar, Servetto destaca el cambio que se está produciendo en el orden económico mundial. "La pandemia ha situado China como un agente global cada vez más significativo". De hecho, se prevé que en 2028 el país asiático ya genere más riqueza que Estados Unidos, lo que provocará un cambio de peso en los organismos internacionales. La pugna por la supremacía entre estas dos naciones beneficiará al mundo entero con inimaginables avances en biotecnología, IA, energías renovables y sociedades más sostenibles.

La cuarta tendencia con mayor potencial es la tecnología, concretamente, "todo lo que está relacionado con la industria 4.0", apunta Servetto. Esto implica una nueva revolución que combina técnicas avanzadas de producción y de operaciones con tecnologías inteligentes que se integrarán en las organizaciones, las personas y los activos. Dicha revolución está marcada por el desarrollo de tecnologías como la robótica, la analítica, la IA, las tecnologías cognitivas, la nanotecnología y el IoT, entre otras.

Por último, el experto de Banco Sabadell pone el foco de atención en los bancos centrales y en cómo se está poniendo en duda su papel como garante del valor de la moneda. En este sentido, "la divisa digital va a ser un actor cada vez más relevante en el que habrá que ver qué rol cumplirán las criptomonedas", señala Servetto. De este modo, habrá un nuevo contexto en el que las monedas digitales, al amparo de los bancos centrales, convivirán con otras que no están reguladas. El Banco Central Europeo (BCE) espera que el euro digital pueda introducirse en el mercado en 2026 y cree que ayudaría a mantener abierta la competencia y estimularía la innovación al tiempo que fortalecería la autonomía y la resiliencia financiera de Europa.

Puede interesarte: Criptomonedas: guía de uso


Conseguir rentabilidad

Una de las principales preguntas de los inversores cuando se acercan a las megatendencias es cuán rentables son. Ante esto, Servetto aconseja "desligarse de la medición de las rentabilidades diarias, ya que el riesgo de hacerlo y compararlo con otro tipo de inversiones es que el inversor se salga antes de tiempo, por lo que no recogería todo el valor que esas transformaciones van a ofrecer a largo plazo".

El experto destaca que "la historia nos demuestra que este tipo de inversiones son más rentables que las tradicionales, por ejemplo, en índices de renta variable. Una tendencia que se espera que continúe siendo así". Por ejemplo, el MSCI World ESG Leaders Index (que recoge las principales compañías del mundo que invierten bajo criterios ESG -siglas de 'environmental', 'social' y 'governance' en inglés-) ha ganado en el último año más de un 37%. "Invirtiendo a través de estas megatendencias se busca evitar los vaivenes de los ciclos económicos. Los inversores deben vincularse a los cambios estructurales (sociales, medioambientales, tecnológicos...) que están transformando el mundo".

Una de las mejores vías para sacar partido a las megatendencias son los fondos temáticos, ya que ofrecen una cartera heterogénea de valores (activos fundamentalmente de renta variable) siempre alineados con las tendencias que impulsan la economía global. Por tanto, no deben confundirse con los fondos sectoriales, que tienen exposición a un único sector o industria. Una de las ventajas de estos vehículos es que, al invertir en más de un sector o industria relacionados con una megatendencia, el riesgo se reduce gracias a la diversificación. Además, huyen de las modas pasajeras o con ciclos de vida excesivamente cortos. Asimismo, este tipo de fondos está gestionado por asesores financieros que aportan una ayuda fundamental para definir la estrategia a largo plazo de los clientes.

Puede interesarte: Diversificar las inversiones, el 'secreto' para obtener rentabilidad con el riesgo controlado

Fotografía de Karolina Grabowska en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up