movi-image-buen-momento-pedir-hipoteca-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
4 min de tu tiempo

Por qué es un buen momento para pedir una hipoteca

Thu Oct 28 10:26:43 CEST 2021

La recuperación tras la crisis derivada de la pandemia de la COVID-19 junto a unos bajos tipos de interés parecen indicar que es el contexto idóneo para contratar una hipoteca

Para saber si es el momento adecuado para pedir una hipoteca es importante tener en cuenta, sobre todo, tres factores: los tipos de interés (que van a determinar si es más caro o más barato pedir financiación), los precios del mercado y la solvencia económica del futuro propietario.

  1. Los tipos de interés

El euríbor, el índice de referencia que afecta a la mayoría de las hipotecas en España, se ha mantenido en negativo en los últimos cinco años. ¿Esto qué significa? Las cuotas de las hipotecas a tipo variable, que son las que dependen de la evolución del euríbor y que son revisadas semestral o anualmente, suben o bajan en función de cómo cambie este índice. El hecho de que se mantengan los niveles negativos supone que, aunque el euríbor haya subido algo, las cuotas de estas hipotecas se mantendrán bajas y sin grandes cambios.

Resulta arriesgado establecer proyecciones sobre la evolución del euríbor, sin embargo, no parece previsible que el Banco Central Europeo (BCE) suba los tipos de interés, al menos, en el corto plazo, sobre todo porque, aunque haya un escenario de recuperación económica, Europa aún mantiene una posición de incertidumbre.

Por ello, las hipotecas a tipo variable pueden ser una oportunidad en el momento actual, ya que soportan un interés más bajo. A esto hay que sumar que suelen ofrecer unas comisiones menores que las hipotecas a tipo fijo, sobre todo en relación a una posible amortización anticipada.

No obstante, hay que tener en cuenta los riesgos que soportan las hipotecas a tipo variable, principalmente, que el precio de las mensualidades varía con las revisiones sucesivas del euríbor. En horizontes temporales largos como es, por ejemplo, una hipoteca a 30 años, es muy probable que, con la situación actual del euríbor, este termine subiendo, lo que encarecerá las cuotas mensuales.

Si el comprador de la vivienda busca seguridad y estabilidad, puede optar por una hipoteca a tipo fijo, cuyas cuotas mensuales permanecen sin cambios durante toda la vida del préstamo. Eso sí, debe tener en cuenta que las hipotecas a tipo fijo suelen tener unos intereses mayores y unos plazos de amortización más reducidos.

En condiciones estándar, las hipotecas a tipo fijo cuentan con unos intereses más elevados que las hipotecas a tipo variable. Sin embargo, en el contexto actual, hay entidades como Banco Sabadell que cuentan con préstamos a tipo fijo más atractivos que los de a tipo variable. 

Para conseguir la mejor hipoteca lo más aconsejable es contar con el asesoramiento del gestor de la entidad financiera, que ayudará al comprador a escoger la opción que más se ajuste a sus necesidades.

Calculadora: descubre qué te interesa más, si la hipoteca a tipo fijo o a tipo variable

El tipo de hipoteca no es el único elemento importante en el que fijarse antes de contratar un producto de estas características. Por un lado, está el tipo de interés nominal (TIN), que es el precio que cobra el banco por prestar el dinero. Por otro lado, se encuentra la tasa anual equivalente (TAE), que indica el coste real de la hipoteca, y que se obtiene sumando al TIN los gastos y las comisiones bancarias.

Además, en el caso de las hipotecas a tipo variable, conviene analizar detenidamente el interés fijo inicial (que se suele aplicar a lo largo del primer año) y el diferencial (que es el porcentaje que permanecerá fijo durante toda la vida del préstamo).

  1. Los precios del mercado

Tras el estallido de la crisis sanitaria y la paralización del sector inmobiliario, los precios de la vivienda se han mantenido relativamente estables y, aunque han comenzado a subir, lo hacen de forma paulatina y heterogénea según el tipo de vivienda y la ubicación.

Según Tinsa, el precio de la vivienda en España creció un 6,1% en el tercer trimestre de este año frente al mismo periodo de 2020, hasta los 1.444 euros por metro cuadrado. Aún así, este precio está muy lejos del máximo marcado en el cuarto trimestre de 2007, cuando se alcanzaron los 2.048 euros por metro cuadrado.

Por regiones, Baleares es la comunidad autónoma que ha experimentado un mayor crecimiento de los precios durante este periodo, con un alza del 11,9%. Le siguen País Vasco (11,6%), Castilla-La Mancha (7,5%), la Región de Murcia (7,5%) y Galicia (9,2%). Por el contrario, dos autonomías han registrado caídas en el precio: Navarra (-1,8%) y La Rioja (-1,1%).

  1. La solvencia económica del futuro propietario

El mejor momento para pedir una hipoteca viene determinado por el contexto económico, pero también por la situación personal del comprador de la vivienda. Antes de dar el paso de solicitar una hipoteca, la persona interesada deberá analizar su solvencia económica, sus ingresos, sus gastos y su nivel de endeudamiento. Todos ellos son requisitos que el banco estudiará antes de conceder la hipoteca.

Respecto a los ingresos, el futuro propietario tiene que ser capaz de hacer frente al pago de las cuotas mensuales destinando a ellas, como máximo, el 30% de sus ingresos mensuales.

En cuanto a los ahorros, es necesario que el comprador cuente con un 20% del precio de la vivienda, ya que las entidades bancarias conceden hipotecas, como máximo, por el 80% del valor de tasación del inmueble. Además, debe tener entre un 10% y un 15% adicional para hacer frente a otros gastos asociados a la compra, como los impuestos o la notaría.

Calculadora: descubre cuáles son los gastos asociados a la compra de una vivienda

-Categorías y etiquetas-
up