movi-image-planificar-vuelta-cole-1
Envíanos sugerencias
Ahorro e Inversiones
4 min de tu tiempo

Planificar la ‘vuelta al cole’ dentro y fuera de casa

16/09/2020

El curso escolar es presencial y telemático en muchos casos. Te contamos las medidas que hay que adoptar en cada uno de los dos casos

La ‘vuelta al cole’ exige a padres y madres cada año un gran esfuerzo de planificación y, también, un importante gasto económico. Adquirir todo el material a tiempo para la reincorporación a las aulas se convierte en una carrera de fondo. Sin embargo, este año el panorama se ha presentado de manera atípica, al igual que ha ocurrido en otros muchos aspectos. La COVID-19 sigue manteniendo al país entero en un estado de incertidumbre y eso ha repercutido en el comienzo del curso escolar. Las administraciones han necesitado muchos días de trabajo y reuniones para trazar un plan de inicio para los alumnos de forma segura.

Cada comunidad autónoma ha desarrollado sus planes y protocolos para lograr que esa ‘vuelta al cole’ sea segura y pueda realizarse en septiembre, aunque bajo unos criterios comunes fijados por el Ministerio de Educación, como la obligación de llevar mascarilla para los mayores de seis años. Algunas de las diferencias por territorios se encuentran en lo referido a si las clases son presenciales, si se imparten de forma online o semipresencial, o si se combinan los dos métodos. En esta última opción se encuentra, por ejemplo, la Comunidad de Madrid, donde las clases se impartirán en el aula hasta 2º de la ESO incluido y, a partir de 3º, se realizarán también telemáticamente. Otras de las medidas llevadas a cabo son la incorporación escalonada durante el mes de septiembre y el establecer menor ratio de alumnos por clase. Eso sí, todo esto dependerá, como es lógico, de cómo avance la situación epidemiológica.

Puede interesarte: ¿Qué hemos aprendido de conciliación durante el coronavirus?


Trucos para una vuelta económica

Libros, mochilas, ropa… El inicio del curso requiere que las familias realicen un desembolso excepcional. Este año podría ser hasta un 53% superior. Y es que, según un estudio realizado por Idealo, la semipresencialidad dispararía el gasto hasta los 627 euros de media, frente a los 409 euros del pasado año. La razón la encontramos en que además de los materiales habituales, en esta ocasión habría que destinar dinero a la compra de aparatos tecnológicos, como un ordenador, a través del cual los niños puedan seguir las clases desde sus casas. Por eso, es importante también seguir algunos pequeños trucos que permitan ahorrar algo de dinero:

  • Reutilizar: antes de empezar a comprar, es importante hacer una revisión de todo aquello que se pueda rescatar del año anterior, ya sea material escolar o ropa. Quizás no sea necesario estrenar cosas de las que ya se disponemos.
  • Solo lo necesario: en el momento de realizar la compra llevar una lista con las cosas imprescindibles que han marcado desde las escuelas es muy importante, ya que así se evita hacerse con cosas innecesarias que solo van a hacer que el importe total del material sea superior.
  • Comprar poco a poco: debido a la situación actual de incertidumbre, no es completamente necesario comprar todas las cosas el primer día. Aquellos materiales que sí requieran un uso desde el inicio habrá que adquirirlos, pero quizás otros estén pensados para más adelante y se pueda esperar algo de tiempo para hacerse con ellos, siempre preguntando a los profesores.
  • Comparar: antes de hacer la cola para pagar o dar al botón de comprar es recomendable comparar varias tiendas o sitios web, ya que puede haber una gran diferencia de precio y, por tanto, podría suponer un ahorro para las familias.

Y aunque esto es muy importante, la seguridad sanitaria todavía lo es más. Por ello, hay que seguir las pautas marcadas por las administraciones: lavarse las manos continuamente, usar la mascarilla, no presentarse en la escuela si hay síntomas y no compartir material, ropa o comida.

Puede interesarte: Así puedes montar tu espacio ideal para trabajar en casa


Adaptarse a la educación online

Desde mediados de marzo, millones de estudiantes en España -y en el mundo- tuvieron que dejar las aulas y desarrollar su educación desde los hogares, de una manera abrupta e improvisada. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha destacado que la escala y la velocidad mundial de la actual perturbación de la educación no tiene precedentes y, si se prolonga, podría amenazar el derecho a la educación en el mundo. En este sentido, tal y como ha advertido la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la tecnología va a jugar un papel vital para el correcto desempeño de la educación en el hogar. La directora de Educación y Habilidades de este organismo, Tracey Burns, señala que hay que prestar especial atención a los más vulnerables, no solo físicamente, sino también académica y psicológicamente. "Todas las respuestas deben estar diseñadas para evitar que se profundice la desigualdad educativa y social", añade.

Aunque el curso escolar se inicie de manera presencial y así se mantenga, hay que tener en cuenta que todo depende de la evolución de la propagación del virus, por lo que en la ecuación está presente la opción de que los alumnos tengan que volver a sus casas. Esta educación en el hogar, conocida como homeschooling, todavía no está regulada en España, a diferencia de otros países como Portugal, Francia o Dinamarca, por lo que en muchos casos habrá que adaptarse y planificarse para que se desarrolle de la forma más eficaz posible:

  • Separación de zonas: es probable que los niños, al estar en casa, tengan la concepción de tiempo libre y ocio. Por ello, es conveniente dividir la habitación en dos zonas, una de descanso y juegos y otra de estudio, así siempre tendrán un espacio relacionado con el colegio.
  • Ajustar horarios: a la educación online de los hijos se suma el teletrabajo de los padres. Gestionar esto tampoco es una tarea sencilla, por lo que establecer un calendario y que los propios niños entiendan esta combinación será importante para que las tareas se desarrollen bien y de forma organizada. Además, los menores están acostumbrados a funcionar a través de un esquema de tareas marcadas en el colegio. Al incluir descansos, opciones y una serie de actividades, los padres pueden adaptar los planes para satisfacer las necesidades individuales de los niños. Con todo, hay que ser flexibles teniendo en cuenta las capacidades de cada hijo. 
  • Encontrar el equilibrio: Los padres con hijos de múltiples edades tienen el desafío extra de equilibrar múltiples planes de aprendizaje a distancia. Un punto fuerte puede ser delegar tareas a estudiantes mayores, ya que la responsabilidad añadida puede ser inspiradora para los niños, aunque se quejen de ello. En este sentido, también es importante intentar escalonar las horas de inicio de ‘la escuela’, estableciendo múltiples áreas de aprendizaje y ajustando el nivel de ruido de los diferentes proyectos para que coincidan en el tiempo.

Puede interesarte: Reformas: casas más abiertas, sostenibles y conectadas

 

 

Fotografía de Angelina Litvin en Unsplash
-Temas relacionados-
up