movi-image-mujeres-empresarias-financiacion-ingresos-1
Envíanos sugerencias
Inversiones Personales
4 min de tu tiempo

Mujeres empresarias: menos financiación, pero más ingresos

27/11/2020

Las mujeres no lo han tenido fácil este 2020: la crisis del coronavirus ha acentuado los roles de género y ha hecho aún más difícil la obtención de financiación para poner en marcha o hacer crecer sus compañías.

Para las mujeres que lideran su propia compañía, 2020 ha sido un año especialmente difícil. Las empresarias venían de un 2019 que resultó ser uno de los mejores en cuanto a la recaudación de fondos para sus empresas. En Estados Unidos se destinaron 3.000 millones de dólares exclusivamente a mujeres emprendedoras, pero justo cuando el emprendimiento femenino estaba cobrando impulso y atrayendo apoyo, llegó la COVID-19 y truncó muchos de sus planes de financiación. Para las fundadoras en etapas tempranas, recaudar fondos es un imprescindible para hacer prosperar su negocio, sin embargo, de aquellas que se encontraban en fase presemilla y semilla este año y estaban en búsqueda de financiación, solo el 28% pudieron cumplir con su objetivo, según el ‘Future of Female Founders Survey Report’ elaborado por el portal de emprendimiento femenino e innovación FLIK, por sus siglas en inglés.

España, por su parte, se sitúa a día de hoy como el quinto país en financiación a empresas conducidas por mujeres, por detrás de el Reino Unido, Suecia, Alemania y Francia, según un reciente informe del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para la Comisión Europea. Y es que solo el 34,4% de los autónomos de la Unión Europea son mujeres. Unos datos agravados por la crisis sanitaria, que ha contribuido a que los sesgos de género, que cargan a las mujeres con las responsabilidades del hogar y los cuidados de los hijos, se acentúen más que nunca.

Puede interesarte: La pandemia revierte los avances en materia de igualdad en el entorno laboral


Por qué es más difícil para ellas obtener financiación

Consecuencia de todo ello es que haya menos mujeres que deciden dar el paso y emprender. Esto se debe, en gran parte, a las muchas dificultades con las que este sector de la población se encuentra a la hora de poder acceder a financiación y crear su negocio. Y es que el 72,4% de las mujeres encuestadas cuya compañía se encontraba en fase semilla no pudo culminar su proceso de financiación. Algo similar ocurrió en las empresas que estaban en etapa inicial o presemilla. Para las empresarias en etapa inicial, la razón por la que no culminaron su proceso de financiación fue que los inversores se retiraron debido a la COVID-19, según el informe de FLIK, que afirma que las mujeres se han visto “desproporcionadamente afectadas” en este sentido en los últimos meses.

En el mismo informe, el 24% de las mujeres encuestadas dijeron que, para ellas, el mejor recurso para obtener financiación eran los inversores que estaban especialmente dirigidos a empresas lideradas por mujeres. Y es que muchos de ellos, como son el Black Girl Ventures o el Female Founders Fund, también están dirigidos por mujeres y son relativamente nuevos. Sin embargo, el 90% de estos vehículos de inversión se consideran administradores emergentes (emerging managers), lo que significa que es posible que no puedan recaudar fondos tan elevados como los venture capital, que ya están establecidos desde hace más tiempo.

Puede interesarte: La brecha de género, otra víctima del coronavirus


Las mujeres, con menor financiación que los hombres, generan mayores ganancias

Aunque existe una dificultad evidente para las mujeres a la hora de obtener financiación en sí misma, cabe destacar también que, cuando la reciben, las empresas creadas por mujeres obtienen menos de la mitad del dinero para financiarse que aquellas fundadas por hombres.  Sin embargo, ellas son capaces de generar más ganancias. Así, las inversiones en empresas fundadas o cofundadas por mujeres rondaron los 800.000 euros en las etapas iniciales, que es menos de la mitad del promedio de 1,78 millones de euros invertidos en empresas fundadas por hombres, según un estudio de Boston Consulting Group (BCG).

A pesar de esta disparidad, las startups fundadas o cofundadas por mujeres demostraron tener un mejor desempeño con el tiempo, generando un 10% más en ingresos acumulados durante un período de cinco años: 620.000 euros en comparación con los 563.000 euros de los hombres. Así, dicho estudio detalla que las empresas fundadas por mujeres generan mayores ingresos que las creadas por hombres, lo que hace que “las compañías que son propiedad de mujeres sean mejores inversiones para los patrocinadores financieros".

Se necesitan más roles femeninos en el ecosistema emprendedor que inspiren a las niñas

Aunque está demostrada la rentabilidad de las inversiones en las compañías creadas por mujeres emprendedoras y los datos avalan su éxito en el mundo empresarial, lo cierto es que sigue habiendo una aversión a apostar por ellas puesto que se ha entendido siempre el emprendimiento como una actividad masculina. Por ello, de cara a potenciar el espíritu emprendedor del sector femenino de la sociedad, además de superar las dificultades de financiación, otro factor clave debe ser que las mujeres se sientan más identificadas con el espíritu empresarial y que, desde edades tempranas, tengan modelos a seguir de mujeres emprendedoras y empresarias de éxito en los que inspirarse. 

Así, el 21% de las encuestadas del informe FLIK identificaron la necesidad de que las futuras generaciones, que son las que tienen en su mano la capacidad de ir cambiando las cosas, crezcan con la idea de que el emprendimiento es una vía tan válida como cualquier otra para desarrollar una carrera profesional y que, por supuesto, lo es tanto para mujeres como para hombres. Sin embargo, esto no ocurre a día de hoy, ya que el 75% de las fundadoras de empresas afirmaron en el mismo informe que, al crecer, no tuvieron modelos a seguir que reflejaran como querían verse ellas en un futuro, como empresarias exitosas.

Y es que todavía queda mucho camino por recorrer en relación a la equidad entre ambos géneros, sobre todo en posiciones de liderazgo. Según un informe publicado por el Instituto Europeo de la Igualdad de Género (EIGE), en Europa, solo el 7,5% de los presidentes de los consejos de administración y el 7,7% de los ejecutivos son mujeres y, dentro del sector de los emprendedores, en las startups, las mismas representan menos del 20% en España, según el estudio ‘Mapa de Emprendimieno 2020’, realizado por South Summit.

Puede interesarte: ¿Qué frena el acceso de las mujeres a posiciones directivas dentro de las empresas?

Fotografía de Nicolas Ladino Silva en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up