financiarme con renting o leasing
Envíanos sugerencias
Pequeña empresa
3 min de tu tiempo

¿Me conviene más financiarme con ‘renting’ o ‘leasing’?

Thu Apr 28 12:22:44 CEST 2022

El ‘renting’ y el ‘leasing’ son modelos de financiación que suponen una alternativa a la compra directa para las compañías.

A la hora de renovar la flota de vehículos o los equipos informáticos en una empresa, hay que tener en cuenta las vías que existen para hacerlo, ya que hay alternativas muy atractivas a la compra directa por parte de las compañías. Entre los principales métodos de financiación se encuentran el renting y el leasing. ¿Cuáles son las ventajas de cada uno de ellos?

Tanto el renting como el leasing suponen una oportunidad para las empresas, sin embargo, según los objetivos de cada organización es recomendable elegir el modelo de financiación que más se adecúe a sus necesidades.

¿Qué es el ‘renting’?

El renting es un modelo de financiación que consiste en un contrato de arrendamiento financiero. Se trata de alquilar un bien durante un periodo de tiempo establecido y, una vez finalizado este plazo, se devuelve a la compañía arrendadora.

Uno de los elementos diferenciadores de esta vía de financiación es que en el contrato de renting se incluyen todos los servicios asociados al bien arrendado. Por ejemplo, en el caso de financiar un vehículo con renting, se incluye el seguro del coche, la inspección técnica de vehículos (ITV), las revisiones o el cambio de neumáticos, entre otros. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que otros costes intrínsecos del vehículo como el combustible no entran en dicha cobertura.

Además, el renting se caracteriza por:

  • Una amortización periódica. Como en cualquier alquiler, el contrato de renting permite ir pagando el bien durante el periodo pactado, es decir, no hay que pagar todo al contado.
  • Ventajas fiscales. Este contrato figura como un servicio y no como un activo o un pasivo en el balance de la empresa, por tanto solo cuenta como un gasto adicional. Además, desde el punto de vista fiscal, si el bien pertenece a la actividad laboral, es posible deducirse el impuesto sobre el valor añadido (IVA), así como el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) del bien.

Algunos de los casos de renting más comunes son:

  • Vehículos de empresa.
  • Eficiencia energética para la Administración Pública.
  • Placas fotovoltaicas.
  • Equipos informáticos, ofimáticos o de comunicación.

Algunas entidades como Banco Sabadell ofrecen opciones de renting para determinados sectores para financiar equipos de electromedicina, de bienestar y sanitarios, equipamiento para farmacias y bienes para un negocio turístico.

Puede interesarte: ¿Qué tipo de financiación se adapta mejor a mi empresa?

¿Qué es el ‘leasing’?

El leasing es la otra alternativa a la compra, es decir, es un contrato de alquiler pero con la particularidad de que en él se incluye la opción de comprar una vez que haya concluido el acuerdo. Las principales características son:

  • Servicios y gastos asociados. En el leasing sí se deben pagar los servicios que van asociados al vehículo o al bien inmueble que se haya arrendado.
  • Pago por cuotas. Este tipo de contrato tiene inicialmente la intención de finalizar en compra. Por tanto, las cuotas que se vayan pagando en concepto de alquiler, se descontarán del precio final cuando el contrato acabe y se decida comprar.
  • Gastos tributarios. Al ser una cuota de amortización la que se paga por esta vía, sí debe aparecer en el ejercicio fiscal de la empresa y contabilizar como un gasto tributario.

En el mercado es posible encontrar diferentes modalidades de leasing:

  • Maquinaria y equipos.
  • Vehículos comerciales e industriales.
  • Inmuebles destinados a una actividad comercial o industrial.

Además, entidades como Banco Sabadell cuentan con opciones de leasing para el sector turístico, el sector agrario y ganadero y el de las gasolineras.

¿Qué me conviene más?

Antes de decidir qué tipo de financiación es la más recomendable para una empresa, hay que tener en cuenta las necesidades y las prioridades de la misma:

  • Renting. Es aconsejable para aquellas organizaciones que no quieran asumir más gastos que el de la cuota del alquiler, la cual les permite tener una flota renovada cada cierto tiempo y utilizar el bien sin más compromisos.
  • Leasing. En el caso de que una empresa pretenda adquirir los bienes es más rentable el leasing, ya que ofrece la posibilidad de comprar en diferido y, al finalizar el contrato, obtener el bien en propiedad.

¿Quieres que un experto te aconseje sin ningún tipo de compromiso sobre qué le conviene más a tu empresa? Déjate asesorar por un especialista.

¿Quieres saber cómo seguir creciendo?
Somos el banco que tu empresa necesita
Descubre por qué
Fotografía de George Sultan en Pexels
-Temas relacionados-
up