movi-image-crece-uso-plastico-1
Envíanos sugerencias
Sostenibilidad
4 min de tu tiempo

Mascarillas, guantes… crece el uso del plástico: ¿Cómo lograr ser sostenible?

Tue Jun 02 10:57:22 CEST 2020

La industria del plástico debe transformarse hacia el concepto de economía circular para lograr que este material sea reutilizable

El resurgir del plástico de usar y tirar. Esta frase resume otra de las muchas consecuencias o cambios de hábitos que la COVID-19 ha provocado durante estos meses. La irrupción de la pandemia en todo el mundo ha modificado la forma de consumir de la gente, haciendo que se incremente la compra de productos envasados en paquetes de un solo uso.

Es cierto que el coronavirus ha traído algunas mejoras medioambientales a nivel mundial: los niveles de polución han descendido, las emisiones de gases contaminantes se han reducido y la calidad del aire y del agua ha mejorado. Mejoras que, como señala Oriol Guimerà en el Podcast de Banco Sabadell sobre sostenibilidad en tiempos de coronavirus, “dependerán de nosotros como sociedad” y, añade, que ese cambio “será profundo y permanente en función de cómo reaccionemos y de cuánto más tiempo estemos en una situación de riesgo, de confinamiento”. En contraposición a ello, nos encontramos con que el uso del plástico ha seguido la tendencia contraria, ya que desde la declaración del estado de alarma, el uso del contenedor amarillo se ha incrementado en un 15%, según datos de Ecoembes.

Puede interesarte: ¿Qué nos ha enseñado este parón sobre medio ambiente?


¿A qué se debe el aumento del uso del plástico?

Ir a la compra ha sido una de las pocas actividades que se ha mantenido desde el inicio del estado de alarma. De hecho, el sector de la alimentación se ha mantenido como principal gasto de las familias españolas durante el confinamiento según datos de Pulso, la herramienta de Banco Sabadell que permite conocer la evolución del consumo y de la actividad comercial. Pero parece que en la manera de realizarlo ha habido un cambio de tendencia. La gente ha optado por adquirir productos empaquetados, bolsas o botellas y se ha alejado de la tendencia que parecía en aumento, la compra a granel e incluso llevar a la tienda el táper vacío para evitar comprar envases no reciclables.

La explicación a este aumento por parte de los consumidores la podemos encontrar en que los plásticos desechables se han relacionado con una sensación de seguridad y una barrera contra el contagio de la COVID-19. “La preocupación por la sostenibilidad pasa a un segundo plano cuando hablamos de la seguridad vital del individuo”, concluye un informe de The Cocktail Analysis

Algunas prácticas para ser más sostenibles

A pesar de este aumento, hay que recordar que los plásticos de un solo uso, como platos, cubiertos, pajitas y bastoncillos para los oídos estarán prohibidos en la Unión Europea a partir de 2021. Por tanto, la industria del plástico tendrá que seguir transformándose y adaptándose hacia un mundo reutilizable. O, lo que es lo mismo, hacia el concepto de economía circular, que tiene como principio dar un nuevo valor a los residuos para que, de esa manera, se ahorre en recursos y se recupere la energía de los mismos. En definitiva, optimizar su reutilización y maximizar su aprovechamiento y, por tanto, dar una nueva oportunidad a los plásticos.

Un ejemplo de cómo innovar en este sector, logrando fórmulas que hasta ahora no existían, es el de RepetCo. Esta compañía europea ha desarrollado una tecnología propia, cuya patente internacional está en proceso de concesión, que permite reciclar mediante un proceso innovador, que no utiliza químicos perjudiciales para el medioambiente, todo tipo de envases de PET/PE multicapa procedentes de la industria alimentaria. “Vamos a hacer algo único, evitar que esos envases posconsumo acaben en vertederos o plantas de incineración logrando su reciclaje”, explica Rafael Sánchez-Castillo, presidente de RepetCo. El objetivo está en buscar soluciones a los problemas. “Los plásticos no son el problema, pero hay que conseguir reciclarlos, ya que sino nos acabarán echando del planeta”, continúa Rafael Sánchez-Castillo. 

Aparte de esta solución, la industria del packaging está transformando este sector que, cada vez más, está incorporando la variable ambiental gracias a la apuesta por los procesos de producción más sostenibles y a las oportunidades que brinda la tecnología. Algunos ejemplos son:

  • Agropack: este proyecto de innovación tiene como objetivo sustituir envases y embalajes de productos agrícolas fabricados con materiales contaminantes por otros biodegradables. Para lograrlo, diseñan productos de packaging a partir del destrío de fruta de hueso. Por tanto, se reducen los residuos procedentes del destrío dándoles un aprovechamiento económicamente rentable.
  • Nestle: uno de los compromisos de esta compañía es que el 100% de los envases sean reciclables o reutilizables en el año 2025 con el objetivo de que no acaben en la naturaleza. Entre los métodos que utilizan para lograrlo es suprimir combinaciones de materiales de embalaje difíciles de reciclar. Desde el Instituto Nestlé de Ciencias del Embalaje se encargan de desarrollar envases funcionales.
  • Mahou San Miguel: la compañía cervecera española anunciaba este año que retiraba el plástico de envases y embalajes de 12 marcas y productos distintos. De esta manera, las famosas anillas que mantienen juntas las latas ya no serán de plástico, sino de cartón.

En definitiva, es importante que las empresas den un giro en su actividad para apostar por nuevas líneas de producto que eliminen el plástico de un solo uso. Materiales como el cartón, la celulosa, el bambú e incluso la madera se posicionan en la lista como buenos sustitutos de los polímeros. Para sustituir los plásticos de agrupación de packs, el cartón estucado es una alternativa a considerar y ya en uso.

Aumento del interés por el reciclaje durante el confinamiento

El aumento del tiempo libre durante el confinamiento ha despertado el interés de los ciudadanos por cosas por las que, hasta el momento, no se habían preocupado. Entre ellas se encuentra el reciclaje o el cómo hacerlo de manera correcta y así lo demuestran los datos registrados en A.I.R-e, el bot de reciclaje virtual desarrollado por Ecoembes. Este asistente virtual ha recibido durante el primer mes de confinamiento un total de 43.500 cuestiones, lo que se traduce en un aumento del 45% de las preguntas diarias con respecto a la medida de los meses anteriores. 

Ante esta avalancha de cuestiones, es evidente que aquellas relacionadas con el coronavirus tienen un protagonismo relevante. Por ejemplo, 500 preguntas incluían la palabra “guantes” y otras 174 el término “mascarilla”. Esto confirma el crecimiento del interés de los españoles por aclarar algunas dudas sobre reciclaje. Hay que recordar, que tanto las mascarillas como los guantes deben depositarse en el cubo de restos, es decir, en el contenedor gris, no en el amarillo ni en el azul.

Puede interesarte: El impacto del cambio climático en la empresa: finanzas sostenibles

Fotografía de Clay Banks en Unsplash
-Temas relacionados-
up