movi-image-lainformacion-trabajadores-motor-economia-1
Envíanos sugerencias
Socios y Empleados
4 min de tu tiempo

Los trabajadores, el verdadero motor de la economía

Thu Apr 30 11:19:31 CEST 2020

El teletrabajo, la conciliación y la seguridad laboral son los tres conceptos que están marcando a los empleados en tiempos de coronavirus

En esta situación excepcional, el mundo laboral ha sufrido con dureza las consecuencias de la crisis sanitaria: según la última encuesta de población activa (EPA) que ha publicado el Instituto Nacional de Estadística(INE), la tasa de paro se ha elevado en el primer semestre de este año desde el 13,8% al 14,4%. Esto supone una subida en el paro de 121.000 personas hasta marzo y una bajada en el empleo de 285.000, las peores cifras registradas desde 2013.

ERTE

Estos números se han visto amortiguados por los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), que se consolidan como una opción establecida por el Gobierno para dar respuesta a aquellas empresas que no pueden hacer frente al cese de su producción y que quieren mantener su plantilla para cuando todo vuelva a la ‘normalidad’.

Volviendo a las cifras de la EPA, en estas no se recogen a los trabajadores afectados por un ERTE, ya que, a efectos estadísticos, no se les considera parados. Sin embargo, no hay que olvidar que hasta 3,9 millones de españoles se han visto obligados a adaptarse a esta nueva situación, con la consecuente reducción de jornada y salario correspondientes.

Puede interesarte: Estas son las nuevas cinco modalidades laborales surgidas a raíz del coronavirus


El teletrabajo

Otro de los grandes cambios del mercado laboral está íntimamente relacionado con el confinamiento como medida para contener la expansión del virus y, como consecuencia, muchos empleados han adoptado el teletrabajo como fórmula.

Esto ha subrayado una realidad compleja que sitúa a España como uno de los países de la Unión Europea que menos ha avanzado en los últimos años en pro de impulsar esta modalidad laboral. Las cifras hablan por sí solas: según datos del INE, en un contexto de normalidad, solo un 7% de los empleados tenía la opción de recurrir al teletrabajo, frente a la media europea del 17%.

Por lo tanto, muchos de los trabajadores que se han adaptado a esta forma de trabajar lo han hecho por primera vez y sin una correcta preparación telemática previa.

Este desafío se ha instaurado como norma general para la plantilla de miles de compañías, que han cambiado las reuniones en persona por videollamadas. Prueba de ello es la escalada de este tipo de aplicaciones como Zoom, Microsoft Teams o Skype, que han coronado rápidamente los primeros puestos en lo más descargado de Google Play y Apple Store.

Conciliación

El cierre de los centros educativos también ha forzado un replanteamiento de la conciliación entre los progenitores y los hijos dentro de sus viviendas. Así, padres y madres buscan rendir profesionalmente mientras entretienen o ayudan con sus tareas a los más pequeños.

Este contexto hace que cada vez sean más las empresas que dan un salto hacia nuevos entornos laborales que fomentan la conciliación. Un ejemplo sería flexibilizar el horario y pasar a trabajar por objetivos (en vez de por cantidad de horas).

Puede interesarte: Teletrabajo y conciliación familiar


En el entorno de trabajo

Mención aparte merecen aquellos trabajadores cuyo puesto actual no permite el teletrabajo a pesar del estado de alarma y, por lo tanto, siguen desplazándose a sus puestos de trabajo cada día. Muchas veces, el traslado del hogar al trabajo se realiza a través del transporte público, donde también se han tomado medidas, como el reparto de 10 millones de mascarillas en el metro de Madrid.

Para estos empleados, la mascarilla, los guantes y el gel desinfectante se han convertido en sus nuevos aliados de trabajo. Estos se combinan con el distanciamiento social requerido de entre 1 y 2 metros para evitar el contagio.

"El suministro de test, mascarillas, guantes y gel y otros equipos es fundamental para garantizar la seguridad de trabajadores y para la puesta en marcha de la actividad productiva". Así recalca el vicepresidente de la CEOE, Íñigo Fernández de Mesa, la importancia de dotar de materiales de protección contra la COVID-19 a las empresas, sobre todo a las pymes, las cuales representan el 95% de la producción en nuestro país.

Esta cifra es muy relevante si se tiene en cuenta que, una vez finalizado el estado de alarma y se haya pasado a la desescalada para volver a la nueva normalidad, solo las compañías que puedan garantizar las condiciones de seguridad e higiene básicas a su plantilla continuarán operando durante la crisis sanitaria.

Pautas para mantener la motivación de los trabajadores

En este contexto marcado por los ERTE, el teletrabajo, la difícil conciliación y el trabajo presencial con las medidas de seguridad oportunas, los empleados pueden ver afectados sus niveles de motivación.

Por eso mismo, es muy importante establecer ciertas medidas empresariales para, ahora más que nunca, valorar y aplaudir la labor del equipo de trabajadores:

  • Crea una rutina de oficina: Una de las grandes claves para rendir al máximo durante la cuarentena es el establecimiento de una rutina diaria. Levantarse de la cama, desayunar y vestirse como si se fuera a acudir al trabajo son tareas fundamentales para evitar la pereza y el procrastinamiento. Para que tus empleados no caigan en la desidia, establece un horario con métodos de seguimiento diarios, que aumentarán la sensación de normalidad y el sentimiento de grupo.
  • Gamificación: Por otro lado, hacer de las tareas un juego en el que hay que ir cumpliendo pequeños objetivos hasta llegar a la meta acabará con la sensación del día de la marmota y hará estimulante el trabajo.
  • Adapta la producción a la nueva realidad: Muchas industrias están cambiando su producción para ayudar durante la crisis sanitaria. Por ejemplo, Capitán Denim ha pasado de fabricar pantalones vaqueros a producir mascarillas. Este tipo de cambios no solo ayudan a la sociedad, sino que fomentan la motivación de los empleados, ya que sienten que están haciendo algo realmente útil en esta situación extraordinaria. Si la solidaridad empresarial es real y sincera, se ha demostrado que las marcas que alinean sus valores con las necesidades de su entorno se ven reforzadas y mejoran su popularidad.
  • Mejora la comunicación interna: Para evitar incrementar la incertidumbre y la ansiedad de los empleados, lo mejor es ser claro, directo y empático a la hora de comunicarse con la plantilla. Ser transparente y dar respuesta, aunque se tenga que decir “no lo sé”, es mejor que el vacío.
  • Siempre en positivo: Durante las videollamadas, en los correos y en la asignación de noticias diarias, intenta ser siempre positivo y elegir palabras que se alejen de todo lo negativo, sin eludir responsabilidades. Lo que menos necesitan los empleados es una bajada de ánimos, por lo que hay que cuidar cada detalle para evitar que el ambiente se tense en una situación tan delicada.
  • Reconoce el trabajo: El estado de alarma dificulta la producción y la rentabilidad de la empresa, por lo que los trabajadores necesitan saber que sus logros son ahora más necesarios que nunca. Aplaude su trabajo diario e intenta, más que nunca, fomentar los entornos de mejora constructiva en los que se refuerce la seguridad y la confianza del trabajador. A distancia es mucho más sencillo que una crítica se malinterprete o se saque de contexto dándole una dimensión mucho mayor.
  • Aplica técnicas demostradas: El coaching es una técnica ideal para aplicar en estos días complicados y mejorar el rendimiento de la plantilla. Siempre acudiendo a un experto, este te ayudará a motivar a los empleados, con un apoyo extra a la creatividad y derribar barreras autoimpuestas. Ofrecer a la plantilla opciones de formación es otra gran herramienta para motivar y, al mismo tiempo, aumentar la empleabilidad.
 
-Categorías y etiquetas-
up