movi-image-consorcios-herramientas-fre-1
Envíanos sugerencias
Inversiones
4 min de tu tiempo

Los consorcios, una herramienta eficaz para acceder al Fondo de Recuperación Europeo

Wed Jun 09 13:01:06 CEST 2021

Una de las alternativas para que muchas empresas puedan optar al Fondo de Recuperación Europeo es la de participar en consorcios, que tienen importantes ventajas, pero también exigen un importante nivel de compromiso y de coordinación

La recesión económica surgida como consecuencia de la pandemia global del coronavirus puede suponer una oportunidad histórica para lograr una mayor integración del tejido empresarial de la Unión Europea (UE). Desde que en julio de 2020 se acordó la creación del Fondo de Recuperación Europeo, también conocido como Next Generation EU, se han originado unas elevadas expectativas en calibrar de qué manera se distribuirán las ayudas.

Dos son los grandes objetivos estructurados en torno a este fondo: el apoyo a la digitalización del mayor número posible de industrias (un 30% del dinero estará centrado en esta partida) y la aceleración en la transición ecológica (que ocupará el 40% de las inversiones). 

España espera recibir unos 70.000 millones de euros en subvenciones comunitarias, y podría recibir hasta 70.000 millones de euros adicionales en préstamos hasta el año 2026. El grueso del paquete, casi 23.000 millones de euros, según ha anunciado el Gobierno en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) remitido a Bruselas, se destinará a la modernización y a la digitalización de las industrias, aunque otros ejes serán también muy relevantes, como la educación y la formación, las energías renovables, la sanidad, las telecomunicaciones, la agricultura, la movilidad ferroviaria y la I+D+i.

Cómo se distribuirán los fondos en España

Dentro del PRTR se describe el conjunto de inversiones y reformas comprometidas por España hasta el año 2023, intentando estructurar los distintos roles que van a desempeñar la Administración, las comunidades autónomas y el poder local para hacer llegar con éxito las ayudas a los destinatarios finales.

A lo largo de las últimas semanas, distintos ministerios han publicado un número relevante de Manifestaciones de Interés para calibrar el interés de las empresas a participar en futuras convocatorias, aunque, en una fase posterior, serán en muchas ocasiones las comunidades autónomas las que redactarán y ejecutarán dichas convocatorias. Finalmente, los ministerios serán los encargados de reportar los resultados conseguidos que serán decisivos para solicitar los correspondientes y sucesivos reembolsos a la Comisión Europea.

Puede interesarte: ¿Cuáles son los vectores del Fondo de Recuperación Europeo que más interés despiertan en las empresas?

Las empresas pueden inscribirse en un Registro de PERTE, que otorga la opción de ser beneficiario de subvenciones

En todo este proceso van a desempeñar un papel fundamental los proyectos estratégicos para la recuperación y la transformación económica (PERTE), que se definen como proyectos de carácter estratégico con gran capacidad de arrastre para el crecimiento económico, el empleo y la competitividad de la economía española, con un alto componente de colaboración público- privada y transversales a las diferentes administraciones. 

El rol clave de los consorcios

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) celebró recientemente un webinar bajo el título ‘Avance de los Next Generation: última hora y aspectos clave para gestar y gestionar consorcios de empresas’. Una de las partes nucleares de la sesión se centró en los aspectos prácticos que las empresas deben tener en cuenta para crear y gestionar consorcios empresariales.

Un consorcio consiste en la unión de varias entidades que se alían en una estrategia conjunta, debido a que cuentan con objetivos comunes en torno a un mismo proyecto, aunque manteniendo por completo su independencia (diferenciándose en este punto de una fusión). Implica siempre la creación de una nueva organización jurídica bajo la base de obtener un mayor beneficio económico y empresarial para el conjunto y, a nivel general, una mayor competitividad sobre el proyecto en cuestión.

A nivel europeo, los consorcios han sido una fórmula habitual para el desempeño de proyectos de gestión directa que cuentan con cofinanciación de la UE. Entre las obligaciones de las entidades que establecen un consorcio están las de ejecutar íntegramente el proyecto para el que se desarrolla, garantizar que no habrá problemas durante la fase de ejecución, informar a las autoridades en relación a cualquier cambio que pueda afectar a su realización en tiempo y en forma, y estar refrendado por escrito entre sus integrantes mediante un contrato privado y específico.

Puede interesarte: Las empresas se movilizan para acceder al Fondo de Recuperación Europeo: más de 750 solicitudes

Tal y como señaló durante el webinar Nerea Anacabe, Expert Innovation Hub NGEU en FI Group, el consorcio “será una herramienta muy eficaz” para el éxito del Fondo de Recuperación Europeo, aunque “las empresas deben entender que tienen que ser ágiles, generosas y comunicar bien las cosas, tanto interna como externamente”. También afirmó que “nunca es fácil saber cuándo promover un consorcio, si bien hay que tener presente que formar parte de uno de ellos implica estar siempre abiertos y ser sinceros”, y quiso aclarar que “la única fórmula para su gestión con éxito es el binomio líder- idea, de modo que se estructuren adecuadamente desde el principio su reparto de roles”. 

El consorcio es una fórmula habitual en proyectos relacionados con la UE, aunque implican una serie de responsabilidades para las empresas participantes

Por su parte, Gerard Brinquis, Technical Office Leader & Head of Next Generation Europe de FI Group, quiso reiterar que, aunque se trata de una decisión personal de los directivos de cada compañía, optar a cualquier ayuda del Fondo de Recuperación Europeo implica “prepararse, estar bien informado acerca de cada nueva convocatoria y hacer una alineación entre el plan estratégico de la empresa con el plan de recuperación para ser lo más ágiles posible en el caso de que interese participar en alguna”.

Ambos expertos reiteraron que un consorcio, al gozar de personalidad jurídica propia, tiene el beneficio para las empresas que participan de que no se potencia el interés particular de una sobre el resto, mientras, en paralelo, se estimulan las actividades de intercambio de conocimiento y de la tecnología, lo que, a la larga, puede suponer para muchas de ellas mejorar su propia gestión interna. Además, desde el punto de vista del ahorro de coste, supone una importante ventaja, habida cuenta de que todos los servicios y los gastos se comparten.

Puede interesarte: Banco Sabadell te ayuda a descubrir las claves del Fondo de Recuperación Europeo

Fotografía de Sean Robertson en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up