movi-image-beneficios-ahorrar-planes-pensiones-1
Envíanos sugerencias
Jubilación
4 min de tu tiempo

Los beneficios de ahorrar con planes de pensiones

29/03/2022

Para poder disfrutar de una jubilación tranquila lo mejor es contratar cuanto antes un plan de pensiones que se adapte a las necesidades personales.

Los planes de pensiones son productos eficaces de ahorro a largo plazo destinados a complementar la pensión pública de jubilación. La incertidumbre existente en torno a la sostenibilidad de las pensiones públicas tal y como las conocemos hace que cada vez sean más las personas que deciden suscribir un plan de ahorro que les permita complementar la pensión de jubilación y disfrutar de un retiro sin sobresaltos. ¿Por qué es el momento de contratar un plan de pensiones?

“El aumento de la esperanza de vida y el descenso de la natalidad, que han hecho que la ratio de jubilados frente a las personas en activo se incremente, han propiciado la descompensación del sistema público, lo que se ha traducido en un aumento del interés por los planes de pensiones privados”, explica Esther Pichardo, directora de Ahorro y Pensiones de BanSabadell Vida y Pensiones. “La necesidad de ahorrar para la jubilación es incuestionable”, añade esta experta.

Contratar un plan de pensiones para complementar la pensión pública de jubilación, ya sea individual o de empresa, aporta una serie de ventajas presentes y futuras.

¿Qué ventajas aportan los planes de pensiones?

  • Inversión para el futuro. “Los planes de pensiones son productos pensados para el ahorro a largo plazo y sus inversiones se realizan con este objetivo temporal. Pocos productos existen en el mercado con un horizonte temporal tan largo”, explica Pichardo. Además, están supervisados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, que se encarga de controlar su solvencia y su funcionamiento.
  • Ventajas fiscales. Es el producto idóneo para las personas que quieren disfrutar de ventajas fiscales derivadas de sus ahorros. De hecho, “son los únicos productos del mercado, junto con los planes de previsión asegurados (PPA), que permiten disfrutar de reducciones fiscales por el importe aportado en la declaración del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) del ejercicio en que se realizan”, destaca Pichardo.

Desde el 1 de enero de 2022, una persona puede aportar, como máximo, 1.500 euros al año a su plan de pensiones privado con derecho a deducción en la declaración de la Renta. Este importe es conjunto para todas las aportaciones individuales realizadas a planes de previsión. Antes de esta modificación legal, el umbral máximo se situaba en 2.000 euros durante el año 2021, y con anterioridad a esta fecha, en 8.000 euros anuales. En el caso de los planes de pensiones de empresa, admiten aportaciones individuales del partícipe y contribuciones empresariales de las compañías, y permiten sobrepasar los 1.500 euros de aportaciones individuales, por un importe igual o inferior a las que haya realizado la empresa al partícipe. En cualquier caso, “el máximo legal conjunto para aportaciones individuales y de empresa es de 10.000 euros al año para cada partícipe”, explica la directora de Ahorro y Pensiones de BanSabadell Vida y Pensiones.

Puede interesarte: ¿Cuánto debo aportar a mi plan de pensiones?

  • Liquidez. Los planes de pensiones pueden cobrarse en casos excepcionales de invalidez, jubilación, fallecimiento, dependencia, paro de larga duración y enfermedad grave propia o de un familiar directo. A partir de 2025, se podrán rescatar también las aportaciones con más de 10 años de antigüedad. Para Pichardo, estas restricciones “evitan el uso del capital acumulado para la jubilación en otro tipo de gastos”.
  • Flexibilidad. Los planes de pensiones son flexibles, ya que las aportaciones pueden realizarse de manera periódica o extraordinaria, y se puede invertir de una manera conversadora o dinámica. En este sentido, Pichardo destaca los planes de pensiones de ciclo de vida, un producto de ahorro en el que las aportaciones se ajustan en función de la fecha prevista de cobro del plan y del perfil de riesgo del ahorrador.
  • Beneficiarios. Los planes de pensiones son un excelente instrumento para legar parte del patrimonio a los herederos, ya que tributan por rendimientos del trabajo en el momento en el que se cobran (y no por sucesiones en el momento del fallecimiento como el resto de productos financieros).

¿A qué edad abrir el primer plan de pensiones?

La mejor edad para empezar a ahorrar para la jubilación es cuanto antes. Y es que, como instrumentos de ahorro a largo plazo que son, la edad es clave. “Cuanto antes empecemos, menor importe será necesario para conseguir el mismo objetivo”, puntualiza Pichardo.

Por ejemplo, para recibir una renta de 200 euros al mes a partir de los 65 años, se estima que una persona de 35 años debe ahorrar 64 euros mensuales. En cambio, una de 45 años debe ahorrar 120 euros al mes y una de 55 años necesita un ahorro mensual de 296 euros.  

Además hay que valorar el horizonte temporal hasta la jubilación, es decir, tener en cuenta que la edad condiciona la estrategia escogida: las personas más alejadas del momento del retiro pueden buscar rentabilidad adicional asumiendo más riesgo; en cambio, para aquellos que se encuentren más cerca de la jubilación, es recomendable mantener posiciones más conservadoras.

Partiendo de esta base, toman especial relevancia los ya mencionados planes de pensiones de ciclo de vida, que, a través del trabajo de los gestores profesionales, se adaptan al ahorrador a lo largo del tiempo, a medida que este va cumpliendo años. Es decir, “los planes de pensiones de ciclo de vida tienen en cuenta el horizonte temporal del cliente y van ajustando anualmente las inversiones”, explica Pichardo.

¿Qué tener en cuenta al contratar un plan de pensiones?

Un plan de pensiones es un instrumento financiero de ahorro a largo plazo en el que el partícipe va realizando aportaciones periódicas que se invierten en los mercados. Dependiendo de la aversión al riesgo del ahorrador, los gestores del fondo podrán invertir más o menos en renta fija o en renta variable, por ejemplo. Por lo que a la hora de contratar este producto, se debe optar siempre por uno cuya política de inversión se adapte a las necesidades y al perfil de riesgo de cada persona, para lo cual será clave el asesoramiento de un profesional.

Puede interesarte: ¿Ya tienes un plan de pensiones? Traspasa tu plan de pensiones y logra un 6% de incentivo económico

 

 

-Temas relacionados-
up