movi-image-activos-tecnologicos-1
Envíanos sugerencias
Inversiones Personales
4 min de tu tiempo

Los activos tecnológicos, bajo el influjo de la corrección tras su ‘boom bursátil’ de 2020

02/02/2021

A pesar de la profunda recesión, las ganancias bursátiles del S&P 500, donde se instalan los activos tecnológicos de mayor capitalización, aumentaron un 18,4% en 2020, pero su evolución este ejercicio enmascara un incierto recorrido alcista.

El cambio de año dejó el trigésimo tercer récord del S&P 500 y el octavo ejercicio desde 1928 en el que su large-cap index -sus compañías de mayor capitalización- cerraba el año con sólidas y sostenidas ganancias, tras registrar durante la crisis del coronavirus nada menos que veinte registros históricos. Incluso durante el segundo trimestre del año, en el que el producto interior bruto (PIB) americano se dejó casi la tercera parte de su riqueza, que luego recuperó casi íntegramente entre julio y septiembre. 

Se trata, quizás, del ejemplo más elocuente del decalaje entre los mercados y la economía real durante los meses de confinamiento por la COVID-19. De hecho, en el conjunto de 2020, este indicador subió un 18,4%. Pero los analistas de Standard & Poor’s Global ponen en cuarentena la trayectoria de los activos tecnológicos en 2021, por mucho que hayan florecido por encima de los mega-cap stocks de otros sectores de actividad. Una teoría que advierte de que, “a menos que tengas en cartera un activo de una compañía tecnológica de gran rentabilidad, nada será fácil en 2021”. 

Al término de 2020, los diez mayores activos del S&P 500 acaparaban el 27,4% del valor de este indicador, 4,7 puntos porcentuales por encima de su registro a finales del año precedente, como certifica Howard Silverblatt, analista de S&P Dow Jones Indices. Apple lideraba la carrera alcista, con unas ganancias sobre el total de retornos del 82,3%, incluidos dividendos; Amazon, con un repunte del 72,6% y Microsoft, con un 42,5%, protagonizando más del 53% de los beneficios del S&P 500 en 2020. Fuera de los 30 mayores valores de este indicador, se constató una caída del 0,03%. 

Puede interesarte: ¿Es un buen momento para invertir en nuevas tecnologías?

La armada corporativa del sector tecnológico, con Apple y Microsoft, se revalorizó en el conjunto del ejercicio un 43,8%, el más activo de los segmentos productivos, por delante de la industria del consumo, donde se enclava Amazon, con un repunte del 33,3%. Y frente al retroceso del 2,2% de los activos inmobiliarios o del 33,7% de las firmas energéticas, debido al descenso del precio del petróleo y a la pérdida de demanda de los servicios turísticos.   

La radiografía del S&P invita al optimismo. Sin embargo, la incertidumbre sobre la fecha de inicio y sobre la solidez del ciclo de negocios post-COVID-19 deja también dudas en sus valoraciones sobre la evolución de los mercados bursátiles: “Los inversores se han acomodado al 'modo bullish', de activos con cotizaciones alcistas, inclinación que ha surgido durante la pandemia, incluso ante las crecientes preocupaciones sobre la valoración de las economías y sus salidas efectivas de la recesión”, por lo que se ha acrecentado “la desconexión entre la realidad coyuntural y la de los mercados, debido esencialmente a la fluidez monetaria proporcionada por los bancos centrales y que se ha trasladado a las plazas financieras”. 

¿Grandes cambios en 2021?

Este año el escenario es sumamente cambiante, dicen los expertos. Según los sectores, “algunos volverán con fuerza, y su potencial en el crecimiento de activos cobrará protagonismo en los mercados”. Por ejemplo, “el de los viajes y el turismo podría restablecer sus ratios de demanda y estar plenamente operativos a partir de la primavera, con la actividad hostelera y del comercio minorista a la estela”. Hasta entonces, los activos tecnológicos, que se han mostrado inexpugnables mientras la epidemia ha demostrado ser irreversible, mantendrán su vitalidad, pero tenderán a la corrección en la segunda mitad de 2021. El sobrecalentamiento de sus valores podría enfriarse en el último semestre.

Puede interesarte: ¿Cómo van a ser las inversiones con más potencial de 2021?

En este contexto influyen también las señales de recuperación de firmas de otras áreas productivas, que anticipan un repunte gradual de sus capitalizaciones bursátiles. De hecho, una de las más castigadas de 2020, la industria energética, mejoró sus registros un 28% en noviembre y un 4,4% en diciembre tras las confirmaciones de la efectividad e inmediata comercialización de las primeras vacunas contra la COVID-19. 

Pero hay más avisos para navegantes. En diciembre, el índice S&P subió un modesto 3,7%. Pese a lo cual, hasta 11 sectores aportaron ganancias, aunque ya sin el estelar protagonismo de las empresas tecnológicas, porque las mayores alzas las suscribieron las entidades financieras, con un 6,3%. Un vestigio que apunta a que los activos se aprestan a experimentar en 2021 una reconfiguración gradual de sus valores, con traslación de inversiones entre sectores, en función del curso que determine el ciclo de negocios post-COVID-19. 

Fotografía de Alex Knight en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up