movi-image-rebajas-nueva-normalidad-1
Envíanos sugerencias
Transformación digital
4 min de tu tiempo

Las rebajas en la ‘nueva normalidad’: ¿online o tienda física?

06/08/2020

Los dos canales de venta se enfrentan a grandes retos en esta fase de recuperación, que marcará la evolución en las preferencias de los consumidores de cara a los próximos años.

Si ya dijo el maestro Confucio hace más de 2.500 años que “el mal no está en tratar de tener faltas sino en no tratar de enmendarlas”, es evidente que ninguno estamos exentos del proverbial “rectificar es de sabios”. Y es que hace unos días, el Gobierno decidió finalmente permitir las rebajas en toda España desde el 18 de mayo, incluso en aquellas regiones que aún se encontraban en la fase 0 de la desescalada. Todo con una única condición: que no se produzcan aglomeraciones, lo cual llevaría al cese inmediato de estas promociones, tal como figura en la Orden del Ministerio de Sanidad del pasado 16 de mayo.

Esta disposición establece que los comerciantes deben tomar las medidas necesarias para evitar un aforo excesivo en sus establecimientos y se respete la distancia de seguridad, además de garantizar que se cumplen con las garantías higiénicas y sanitarias previstas por la Administración. Entre otros cambios, algunos de los más relevantes para los consumidores serán el de no tener que pedir cita previa para ir a comprar a una tienda, que los locales mayores de 400 metros cuadrados podrán operar con normalidad, la apertura de los centros comerciales (en las comunidades que entren en la fase 2) y con acceso al parking, que estará controlado manualmente por operarios que supervisarán de manera permanente el aforo.

El comercio online se refuerza

El comercio online ha sido uno de los grandes triunfadores en la crisis, gracias tanto al confinamiento como al auge del teletrabajo, que ha obligado a muchos españoles a estar pegados casi de forma permanente a las pantallas de sus ordenadores. Según el Observatorio Cetelem, el 62% de los consumidores ha aumentado su volumen de compras online durante estas semanas, con viajes, libros, tecnología, ropa y smartphones como los productos estrella. Además, un 39% está convencido de que mantendrá su nivel de gasto en este canal una vez se complete la desescalada. 

Puede interesarte: ¿Qué nos han enseñado Amazon, Alibaba o Asos sobre comercio digital?

Sin embargo, no todo van a ser buenas noticias y, desde Indra, a través de su filial Minsait, advierten que las restricciones al turismo pasarán factura al comercio online en su conjunto,  en forma de una caída en el global de las compras de viajes a través de internet de hasta el 50% en España. De hecho, un estudio de la escuela de negocios Ostelea y la compañía de software Abitari revela un descenso del 21% en la intención de viajar por parte de los consumidores. Con los datos de abril ya en la mano, el Instituto Nacional de Estadística (INE) certificó que España dejó de recibir siete millones de turistas extranjeros y de ingresar en torno a 7.000 millones de euros, algo que ratifica Pulso, la herramienta de Banco Sabadell, tras confirmar que el consumo de turistas extranjeros en España cayó un 90% durante ese mes.

De cara al futuro, se vislumbra que esta época de rebajas va a significar el inicio de un cambio muy profundo en el e-commerce que, en un estudio de la EAE Business School concretan en que habrá cada vez menos operadores digitales debido a que los cambios en el comportamiento de los consumidores provocarán que las empresas del sector tengan que incorporar mayores recursos y realizar inversiones que no estarán al alcance de los más pequeños. Esta menor competencia provocará, a su juicio, mejores prestaciones en cuanto a logística y envío de productos pero, en el extremo contrario, un encarecimiento en los precios que tenderán a igualarse con los del canal offline. “La exigencia continua del comercio online implica intentar hacer lo mismo pero de manera siempre diferente”, señala Jordi Pascual, CEO de Paycomet y director de e-commerce de Banco Sabadell en el Podcast sobre nuevos canales de venta en tiempos del coronavirus.

El frágil equilibrio de las tiendas de proximidad

De acuerdo a Fedea, casi la mitad de la población activa española se ha visto afectada por la crisis sanitaria y posterior crisis social y económica; con 2 de cada 3 pymes que han sufrido un severo impacto en su facturación, según Cepyme. De hecho, ya empiezan a existir informes que aseguran que la mayoría de los pequeños comercios han tenido que solicitar financiación en los tres últimos meses para sobrevivir. La Administración intentó ayudarles, por ejemplo, dando la posibilidad de un retraso de hasta seis meses en el pago del IVA, IRPF o Impuesto de Sociedades, o permitiendo solicitar una prestación adicional. En este contexto, muchos han visto en la digitalización y la venta online a un gran aliado para paliar los efectos del confinamiento. Aunque este canal parece tener una fuerte barrera de entrada para ellos por los grandes marketplaces, que ofrecen productos a precios muy competitivos y promociones casi de manera permanente, también existe la opción de buscar sinergias con ellos antes que intentarlo en solitario.

La reapertura de locales desde mayo obliga a las tiendas a garantizar la seguridad de los consumidores, lo que significa realizar una inversión en guantes de protección, gel hidroalcohólico, máscaras o advertencias sanitarias. Este coste, aun siendo asumible para la mayoría de los negocios, llega en un momento en el que su liquidez está en una situación frágil tras el parón de las últimas semanas. 

Sin embargo, desde una de las patronales del sector, la Confederación Española de Comercio, aunque valoran como positivo la posibilidad de realizar rebajas, solicitan a la Administración que se revise la liberalización que se hizo en 2014, y que se vuelva a acotar el periodo de poder realizarlas para favorecer el movimiento de stock en determinados momentos del año. De este modo, en su opinión, se evitarían las guerras de precios, se incrementarían en algo los márgenes, y, en apariencia, serviría para revitalizar el pequeño comercio.

Otras asociaciones, como la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) y la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE) han ido incluso un paso más allá y piden, la primera, la prohibición de las rebajas online, mientras que la segunda aboga por la extensión del cese de actividad extraordinaria por coronavirus hasta julio.

Entre los retos de las tiendas físicas para esta época de recuperación, entidades como el IE señalan que es fundamental ofrecer al usuario valor añadido en su visita a los locales para contrarrestar los mayores descuentos del e-commerce. Esta estrategia estaría incluida dentro de lo que ellos llaman ‘shopping experience’, que abarcaría desde una mejor comunicación entre personal y clientes a sesiones formativas, actividades sensoriales o información personalizada.

La automoción coge velocidad

Después de una caída en las ventas durante el confinamiento superior al 90%, las principales marcas de coche han decidido poner en marcha agresivas campañas para reactivar el sector en este contexto de crisis, con descuentos que superarán el 30% en muchos concesionarios.

BMW, por ejemplo, ofrecerá una promoción del 40% para los profesionales sanitarios de su conocido Mini, mientras que Seat, en plena celebración por su setenta aniversario, ha lanzado ContiGO! para ofertar vehículos nuevos de uso diario por alrededor de cinco euros al día. Otras como Nissan o Volkswagen han optado por ampliar sus planes de financiación, en tanto que Renault ha dinamizado sus promociones de renting, permitiendo mayores facilidades y tiempos de pago para los usuarios, o Peugeot, que ofrece la posibilidad de compra con financiación y compromiso de recompra por parte de la marca al final del contrato.

Según la patronal Faconauto, el objetivo es dar salida a un stock de cerca de 200.000 coches que se han quedado sin vender por la crisis sanitaria. Hace unas semanas, esta entidad, junto a otras como Sernauto, Anfac y Ganvam, presentaron al Ejecutivo un plan de impulso a la demanda con una dotación de 400 millones de euros.

Puede interesarte: Cómo se está reinventando el sector del automóvil

-Categorías y etiquetas-
up