movi-image-empresas-acceder-fre-1
Envíanos sugerencias
Inversiones
4 min de tu tiempo

Las empresas se movilizan para acceder al Fondo de Recuperación Europeo: más de 750 solicitudes

08/03/2021

Las solicitudes presentadas, correspondientes a un amplio abanico de sectores, podrían movilizar una inversión público- privada de 30.000 millones de euros. El Gobierno español quiere acelerar los plazos para agilizar la llegada de la financiación.

Está siendo un camino exigente e intenso pero, poco a poco, se van concretando las futuras ayudas comunitarias para el tejido empresarial tras las consecuencias económicas de la pandemia, que llegarán a través de Next Generation EU, también conocido como Fondo de Recuperación Europeo. Y las empresas se están movilizando, habida cuenta de que este instrumento supondrá para España la llegada de 140.000 millones de euros hasta 2026. 

Tras la finalización del plazo de recepción de propuestas lanzada por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para identificar áreas relevantes (a través de una manifestación de interés), esta institución informó de que se habían recibido más de 750 solicitudes. De acuerdo al Gobierno, todas ellas podrían movilizar una inversión público- privada cercana a los 30.000 millones de euros, que servirán, según comentó la titular de esta Cartera, Reyes Maroto, para “elaborar un mapa de grandes proyectos para la modernización de la industria española”.

Entre las industrias que han participado en este proceso se encuentran, entre otras, la de la automoción, la del turismo, la de la agroalimentación, la de la aeronáutica, la del espacio, la del retail y la de la economía circular. Además, todas las comunidades autónomas, incluidas Ceuta y Melilla, cuentan con alguna entidad que presentó su correspondiente solicitud. Tal y como señala Blanca Montero, Subdirectora General, Directora de Negocios Institucionales y Responsable de Fondos Europeos de Banco Sabadell, “el objetivo fundamental de esta y de otras manifestaciones de interés que se han lanzado es identificar los proyectos específicos que se quieren presentar para, más adelante, sacar las convocatorias de inversión a las que se podrán acoger las diferentes empresas”.

“El objetivo fundamental de las manifestaciones de interés que se han lanzado es identificar los proyectos específicos que se quieren presentar para, más adelante, sacar las convocatorias de inversión”, señala Montero.

A partir de este momento, el Ministerio analizará toda la documentación que se ha presentado, informando sobre si existe alguna irregularidad para que pueda subsanarse. También, se realizará una categorización inicial de todas las propuestas y se iniciará un proceso de evaluación de las manifestaciones de interés. El Ejecutivo, gracias a todas estas manifestaciones, podrá, ahora, desarrollar con mayor detalle las líneas estratégicas del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, cuya versión definitiva se enviará a Bruselas el próximo mes de marzo, según ha anunciado el Gobierno.

Puede interesarte: El Fondo de Recuperación Europeo, motor de la reactivación

Un punto importante para las empresas, tal y como indica Montero, es que “muchas de ellas, al igual que los colegios profesionales, las asociaciones empresariales, los clusters o las universidades han mostrado un interés por participar muy alto, pero deben tener en cuenta que el Gobierno pretende que por cada euro público se inviertan cuatro euros privados”. Esto significa que los bancos van a tener un papel muy relevante para canalizar la inversión privada necesaria hacia los proyectos.

El Gobierno quiere que por cada euro público se inviertan otros cuatro euros privados, por lo que la financiación bancaria será clave para el éxito de los proyectos

Fase de aceleración

Nada más finalizar el periodo de recepción de solicitudes, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pide tanto a las empresas como a la propia Administración que hagan cuanto esté en sus manos para acelerar la tramitación de los proyectos y, así, poder recibir los fondos europeos para la recuperación. Por parte del Ejecutivo, ya se han comenzado a reunir las conferencias sectoriales de los diferentes Ministerios para analizar, junto con las comunidades autónomas, la gestión de los fondos.

Sánchez ha subrayado su deseo de lograr que España sea el primer país comunitario en tener aprobado por parte de Bruselas su Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Entre otras líneas maestras, esta estrategia plantea una inversión de 11.000 millones euros en tres años para digitalizar a las pymes y a la Administración, así como para mejorar la formación tecnológica. Aunque todavía no se ha fijado la forma de financiación, es seguro que habrá avales, subvenciones y financiación blanda, pero, sobre todo, lo que se pretende desde la Administración es estimular la colaboración público- privada. El límite oficial fijado desde la Comisión Europea para cerrar el plan es el próximo 30 de abril.

Como señala Montero, ha sido muy importante la publicación del Real Decreto-ley 36/2020, de 30 de diciembre, por el que se aprueban medidas urgentes para la modernización de la Administración Pública. Una de las claves de este documento es que “intenta facilitar la ejecución de los fondos de Next Generation EU que recibirá España a través de una mayor agilidad administrativa en los trámites, favoreciendo la gobernanza y el diálogo entre las instituciones que gestionarán el reparto de los fondos e impulsando la colaboración público- privada”.

Los puntos clave del plan español

Dos vectores de transformación serán la estructura principal del Fondo de Recuperación Europeo: la transición ecológica, con un 37% del total, y la transformación digital, con un 33% de los recursos en el caso de España (por encima del mínimo del 20% fijado por la UE). Otros como la igualdad de género y la cohesión social y territorial se incluyen como ejes transversales clave. 

Puede interesarte: El efecto del Fondo de Recuperación Europeo sobre los Presupuestos Generales del Estado

En esta misma línea, el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la economía española, presentado a finales de 2020, está inspirado en la Agenda del Cambio, en la Agenda 2030 y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, y movilizará en los próximos tres años el 50% de los recursos con los que cuenta España gracias al instrumento Next Generation EU, cuyo valor es de 72.000 millones de euros. El Fondo de Recuperación Europeo consta de dos instrumentos para canalizar los recursos: la Facilidad para la Recuperación y la Resiliencia, con 59.000 millones de euros en transferencias; y el React-EU, que permitirá a España lograr una financiación de 12.400 millones de euros.

“Este plan es una oportunidad para recuperar el empleo y la actividad económica perdida, así como para transformar nuestro modelo económico de una manera digital, inclusiva y social”, afirma Montero.

El Plan se estructura en torno a 10 políticas tractoras, como la lucha contra la despoblación y el desarrollo de la agricultura, el impulso de las infraestructuras y los ecosistemas resilientes, la transición energética, la digitalización de la Administración, la modernización y la digitalización del tejido empresarial, el refuerzo del Sistema Nacional de Salud (SNS), mayores recursos para la educación y el conocimiento, las políticas activas de empleo, el desarrollo de la cultura y el deporte, y la actualización del sistema fiscal para lograr un crecimiento inclusivo y sostenible. Como señala Montero, “este plan es una oportunidad muy buena para España de cara a recuperar el empleo y la actividad económica perdida, así como para transformar nuestro modelo económico de una manera digital, inclusiva y social”.

Puede interesarte: Banco Sabadell te ayuda a descubrir las claves del Fondo de Recuperación Europeo  

-Categorías y etiquetas-
up