movi-image-lavanguardia-empresas-inclusivas-rentables-1
Envíanos sugerencias
Socios y Empleados
4 min de tu tiempo

Las empresas más inclusivas son más rentables

02/07/2021

Estas compañías son más competitivas, rentables y capaces de atraer talento

Cada vez más, las empresas son conscientes de la importancia de garantizar el bienestar de las personas que las conforman. En el mes de junio, marco del Día Internacional del Orgullo LGTBI+, la reivindicación de la diversidad sexual y la lucha por la igualdad de derechos se sitúan, más que nunca, en el foco.

Más allá de los actos simbólicos, es fundamental que los valores de una organización garanticen que quién trabaje ahí pueda sentirse cómodo y mostrarse tal y cómo es, sea cual sea su orientación sexual. Además, se ha demostrado que este bienestar llega a trasladarse a la cuenta de resultados.

Las empresas con valores en pro de la diversidad y la inclusión son más productivas, más rentables y atraen y retienen mejor el talento. Esto, tal y como afirman los expertos, se debe a factores como el aumento de la productividad que se produce en entornos favorables. "Mi empresa tiene un programa específico de inclusión de la diversidad sexual y ahora puedo ser yo mismo en mi día a día. Soy más feliz y trabajo mejor de lo que hacía antes”, explica Juan Gabriel, un comercial de 39 años años que admite haber vivido situaciones incómodas a causa de actitudes y entornos homófobos.

El coste profesional de no sentirse integrado

España es un país pionero en la consecución de los derechos LGTBI+, pero ciertos sesgos se imponen en el lugar de trabajo. Según datos del proyecto de España y Portugal, ADIM, que recoge una amplia muestra sobre las experiencias del colectivo LGTBI+ en el entorno laboral, el 36% de las personas LGTBI+ asegura escuchar a menudo rumores sobre la identidad sexual o de género de alguna otra persona, además de comentarios negativos sobre este colectivo en el trabajo. La ‘ley del silencio’ y las barreras para el desarrollo laboral terminan por imponerse.

“Hay gente que no se siente cómoda a la hora de hablar de su orientación sexual en el ambiente laboral, y es en el que pasamos la mayor parte del día", afirma José Ignacio Pichardo, profesor e investigador de antropología social en la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y coordinador del proyecto ADIM. Más de la mitad de los trabajadores LGTBI+ no puede mostrarse libremente en ese entorno. “No hablar de tu vida tiene un coste personal y profesional”, dice. Hay quien deja de ir a la cena de empresa o de tomar café con los compañeros para evitar ciertas situaciones. “No participar de esos espacios informales también dificulta la carrera”, añade Pichardo.

“Hay gente que no se siente cómoda a la hora de hablar de su orientación sexual en el ambiente laboral, y es en el que pasamos la mayor parte del día”. José Ignacio Pichardo, Profesor e investigador de antropología social en la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y coordinador del proyecto ADIM

La diversidad va acompañada de talento, creatividad e innovación

Si la diferencia y la singularidad genuina son puestas en valor, la empresa y los empleados salen beneficiados. “Cuando las personas nos sentimos más cómodas, hay mayor bienestar y desarrollamos mejor nuestro talento. Si hay más talento, hay más creatividad, más innovación y, en consecuencia, se genera un valor añadido. Esto hace mejorar todos los objetivos o KPI de la empresa”, explica Mercè Brey, experta en liderazgo y diversidad inclusiva y socia fundadora de la consultora +Diversity. Brey apunta la necesidad de transformarse hacia esa finalidad.

“Si hay más talento, hay más creatividad, más innovación y, en consecuencia, se genera un valor añadido”. Mercè Brey, Experta en liderazgo y diversidad inclusiva y socia fundadora de la consultora +Diversity

Las organizaciones que aplican políticas a favor de la diversidad inclusiva tienen mucho que ganar. “Los inversores lo valoran cada vez más porque esto contribuye a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)”, afirma Pablo García Menchén, director de Comunicación y Marketing de la Fundación Adecco, entidad que ha impulsado con 70 directivos el proyecto ‘CEO por la Diversidad’, junto con la Fundación CEOE. “El Fondo Monetario Internacional (FMI), en sus informes de competitividad empresarial, incluye la diversidad como una variable que mejora las organizaciones”, añade el experto.

“El Fondo Monetario Internacional (FMI), en sus informes de competitividad empresarial, incluye la diversidad como una variable que mejora las organizaciones”. Pablo García Menchén, Director de Comunicación y Marketing de la Fundación Adecco

Además, para los expertos, ser diversity friendly (que podría traducirse como 'alguien que está a favor de la diversidad') es una herramienta estratégica para fidelizar y captar nuevos clientes, mejorar la reputación de la empresa y ser un polo de atracción para el público y el talento. Para García Menchén, “esto no es un tema exclusivo de recursos humanos, es un tema de negocio. La diversidad aporta riqueza a los equipos y debe ser transversal”. Sin embargo, la diversidad tiene su principal enemigo en los llamados sesgos inconscientes.

“Esto no es un tema exclusivo de recursos humanos, es un tema de negocio. La diversidad aporta riqueza a los equipos y debe ser transversal”. Pablo García Menchén, Director de Comunicación y Marketing de la Fundación Adecco

Combatir los modelos mentales que nos limitan

Algunos de estos sesgos tienen como objeto las falsas creencias hacia las actitudes hacia el colectivo LGTBI+, como, por ejemplo, la de que todas las personas homosexuales son más afeminadas o masculinas, pero también hay otros implicados. Brey señala algunas ideas preconcebidas como que “los jóvenes no son comprometidos, las personas mayores no se desenvuelven bien con la tecnología, las mujeres cuando tienen hijos dejan de apostar por su carrera profesional o los hombres no tienen intuición y son menos creativos”. Y advierte que “son modelos mentales sobre los que nuestra cultura tiene un peso fundamental”.

Las empresas que buscan suprimir estos sesgos, transformarse y apostar por la inclusión de todos sus empleados trabajan con las cinco categorías de la diversidad

Aunque los sesgos forman parte del pensamiento rápido e intuitivo, es posible limitarlos. “Tenemos que considerar que tienen impacto en otras personas y que debemos tomar medidas para que tengan la menor repercusión”, comenta Brey. Las empresas que buscan suprimir estos sesgos, transformarse y apostar por la inclusión de todos sus empleados trabajan con las cinco categorías de la diversidad: la generacional, la de género, la cultural, la de identidad y la de orientación sexual y la perteneciente a las capacidades y a la funcionalidad.

Resulta fundamental superar las barreras y los prejuicios desde el conocimiento. Para que los equipos sean más diversos e inclusivos, se trabaja con el cuidado del lenguaje, se fijan objetivos para evitar la desigualdad y se forma y se sensibiliza sobre determinadas situaciones y celebraciones. “La diversidad es que te inviten a una fiesta y la inclusión, que no te quieras ir y te inviten a bailar”, dijo Vern Myers, directora de Diversidad de Netflix.

 

Fotografía de Robert V. Ruggiero en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up