La improbablidad de lo posible
Envíanos sugerencias
Vivienda
2 min de tu tiempo

La seguridad de tu hogar en la ‘nueva normalidad’

01/10/2020

La preocupación por las ‘okupaciones’ ha crecido en los últimos meses

Tanto el confinamiento derivado de la COVID-19 como la ‘nueva normalidad’ tras el fin del estado de alarma han tenido una repercusión en materia de seguridad del hogar. Algunos delitos se han visto reducidos mientras que otros han aumentado, lo que ha incrementado a su vez la necesidad de soluciones de seguridad.

La ‘okupación’ de viviendas es uno de los temas recurrentes en los medios de comunicación, y está causando preocupación entre algunos colectivos. ¿Está tan extendido el delito? Y, si lo está, ¿cómo podemos proteger las viviendas de este y otro tipo de incursiones?

Menos robos, pero más preocupación por la ‘okupación’

El abandono de la segunda residencia durante el estado de alarma preocupó a muchos propietarios. Sin embargo, durante las dos primeras semanas la criminalidad se redujo en un 73,8% respecto al mismo periodo de 2019 según el Ministerio del Interior; y un 24,8% si se comparan los seis primeros meses del año. Los robos en domicilios se redujeron en un 31,9%, según el II Balance de Criminalidad.

La falta de movilidad generalizada hacía difícil cometer los delitos. Aun así, el Ministerio del Interior confirmó que, entre enero y junio de 2020, la ‘okupaciones’ habían aumentado un 5% respecto el mismo periodo de 2019: de 7.093 a 7.540. De ahí que aumente la preocupación de la ciudadanía, según Google Trends, la búsqueda en internet de términos como ‘okupa’ creció de forma considerable.

Es importante aquí señalar cómo la ‘okupación’ no atiende a primera vivienda (esto es allanamiento de vivienda, según el Artículo 202 del Código Penal) y rara vez ocurre con la segunda o tercera vivienda (usurpación de vivienda, según el Artículo 245 del Código Penal); sino que el fenómeno se centra en las casas deshabitadas. La tipificada como ‘vivienda vacía’ en la Ley 18/2007.

Así es la demanda de soluciones de seguridad

Para evitar robos, allanamientos, usurpaciones u ‘okupaciones’, los propietarios están cada vez más interesados en la contratación de sistemas de seguridad. Amaia Landeira, Product Marketing Manager de SPC, comenta que “el sector de la seguridad doméstica empezó a despuntar hace unos años [...] y se está incrementando la demanda de soluciones”.

Algo similar ocurre con los sistemas de alarma tradicionales, cuya demanda ha llegado a crecer hasta un 30% en los últimos meses debido, en parte, a las noticias sobre ‘okupaciones’. Los dueños de viviendas están cada vez más interesados en saber en todo momento lo que ocurre en sus residencias.

Al respecto de esto último, Landeira confirma que las cámaras de seguridad son de los productos más demandados porque “son muy económicas respecto a otros servicios como una alarma tradicional [...] y solo necesitan conexión wifi”.

Además, este tipo de objetos conectados tienen conexión con el smartphone, y permiten “echar un vistazo al interior de la vivienda en cualquier momento”, sin tener que recurrir a terceros, como sí ocurre en los sistemas de alarma clásica.

El futuro de la seguridad doméstica

En los últimos años ha aparecido una convergencia entre objetos conectados, domótica y servicios de alarmas para evitar intrusiones en casa: desde sistemas de iluminación programables que simulan actividad en el domicilio hasta aspiradoras con cámara que patrullan el hogar o sensores que lanzan avisos push si se abre una ventana.

También se ha observado la consolidación de diferentes estándares de internet de las cosas que facilitan la integración de dispositivos. De ahí que algunas empresas estén reuniendo varios productos en paquetes integrados bajo una misma plataforma, e incluso una misma aplicación que actúa de paraguas.

“Se demanda que todo sea gestionable de forma sencilla a través de una aplicación”, así como “que no haya intermediarios y poder ver la vivienda en tiempo real si salta una alerta”. Poco a poco, la sensórica se va abriendo camino en los hogares, aunque aún se prioriza la instalación de cámaras e iluminación.

 

 

Fotografía de Roman Kraft en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up