movi-image-riqueza-inmobiliaria-espanoles-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
4 min de tu tiempo

La riqueza inmobiliaria de los españoles como resiliencia ante la crisis de la COVID-19

Mon Mar 29 09:09:17 CEST 2021

España y Portugal son los países en los que existen más propietarios de vivienda habitual. En el extremo opuesto, se encuentran Francia y Alemania

Las consecuencias económicas generadas por la COVID-19 han puesto de relieve la necesidad de fomentar el ahorro e impulsar una cultura enfocada a la planificación financiera. La riqueza inmobiliaria de los hogares como resorte ante esta crisis se convierte en un mecanismo fundamental para poder prever futuras consecuencias.

En España, las cifras históricas relativas al comportamiento de los hogares, que reflejan una contención del consumo y un aumento del ahorro conservador ante la incertidumbre, indican que las familias no cuentan con una cultura de ahorro adecuada y que su conducta pone en riesgo la estabilidad financiera del hogar, y por tanto su bienestar, según el informe ‘Resiliencia / vulnerabilidad de los hogares españoles frente a la COVID-19’, promovido por el Observatorio del Ahorro Familiar de la Fundación IE y la Fundación Mutualidad de la Abogacía.

Si bien en el segundo trimestre de 2020 la tasa de ahorro de los hogares españoles se situaba en máximos históricos, el 31,3% de la renta bruta disponible, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), “es probable que esto sea consecuencia directa de la conducta activa del hogar, como ya pasó durante la anterior crisis económica. Las familias españolas enfrentaron el 2008 con una tasa de ahorro que se situaba en el mínimo histórico y que, sin embargo, se elevó sustancialmente con el comienzo de la crisis”, señala este estudio.

En el contexto actual, y analizando el grado de resiliencia o vulnerabilidad de los hogares frente a la crisis económica, la tenencia de activos inmobiliarios es importante. “Parece evidente que la posesión de la vivienda habitual sin cargas, añade resiliencia al hogar, y esta puede estimarse como mínimo en la cuantía equivalente al ahorro implícito del gasto de alquiler o hipoteca”, señala el citado informe.

Puede interesarte: La decisión de compra de una vivienda como proyecto vital

En España, el valor medio de las rentas de alquiler se sitúa entre el 20% y el 25% de la renta media disponible, mientras que el de las dedicadas al pago de la hipoteca está alrededor del 15% y el 20%, según los datos del Banco de España.

La propiedad inmobiliaria en el entorno europeo

Para conocer cómo el ahorro de los hogares se distribuye entre inversión inmobiliaria y financiera, este estudio analiza la situación en el contexto europeo. En este sentido, destaca que los hogares españoles con propiedades inmobiliarias mantienen una inversión media en el sector equivalente a 236.100 euros frente a la inversión media que mantienen en activos financieros, situada en 56.300 euros. Esto es, el valor de la inversión media en vivienda es algo más de cuatro veces el valor de la inversión media financiera. 

Los hogares con propiedades inmobiliarias mantienen una inversión media de 236.100 euros frente a la inversión media en activos financieros, de 56.300 euros

Pero el caso español no es excepcional. En todos los países europeos el valor medio de la inversión en inmuebles es varias veces superior al valor medio de la inversión en activos financieros. “A nivel numérico, esto es algo lógico, porque la media se obtiene promediando la inversión de aquellos hogares que tienen una inversión alta con la de aquellos que tienen una inversión baja. Para los activos financieros (que incluyen los depósitos bancarios) la inversión de los hogares con menos valor en activos financieros puede ser realmente baja, por ejemplo 200 euros en un depósito, pero sin embargo para los activos inmobiliarios este límite bajo nunca será de 200 euros, será bastante más elevado, por lo que el efecto de promediar no se ve tan afectado por estas cantidades tan reducidas cuando estimamos la media de inversión en activos inmobiliarios”, argumenta Laura Nuñez, directora del Observatorio del Ahorro Familiar y coautora del informe.

Lo que sí destaca en el caso español es el porcentaje tan alto de hogares que tiene algún activo inmobiliario, teniendo en cuenta que la inversión mínima en este sector es más elevada. En España el 81% de los hogares tiene algún activo inmobiliario, frente al 50% de los hogares alemanes o al 62% de los hogares franceses. Este dato indica que los ciudadanos españoles se decantan más por invertir su ahorro en inmuebles que los de otros países de nuestro entorno. “Otro dato que corrobora esta preferencia que tienen los hogares españoles por la inversión inmobiliaria es que, de lo invertido en inmuebles, solo el 60% está destinado a la vivienda habitual (frente a un porcentaje del 70- 80% en el resto de países), lo que indica que nuestra preferencia por el ladrillo va más allá de conseguir tener nuestro propio piso para vivir”, señala Nuñez.  

En España, el 81% de los hogares tiene algún activo inmobiliario, frente al 50% de los hogares alemanes      

Con todo, hay que tener en cuenta que “la inmobiliaria, al igual que otras inversiones, se deben contemplar con una visión a largo plazo y huir de decisiones precipitadas”, señala el informe ‘La vivienda, ¿hacia dónde vamos?’ elaborado por Esade y Banco Sabadell. Además, añade este documento, en el caso de la inversión inmobiliaria, esta supone un desembolso muy superior al de otras inversiones financieras, y conlleva mayores riesgos y menor liquidez que otras operaciones. Mientras que, las inversiones financieras son más líquidas, conllevan unas inversiones mínimas muy bajas y cuentan con opciones de diversificación.

Puede interesarte: La rentabilidad en la inversión inmobiliaria: ¿qué tener en cuenta?


España, uno de los dos países europeos con más propietarios libres de hipoteca

En España existe una gran desigualdad en la distribución de la riqueza inmobiliaria, que es superior a la que muestra el resto de países del entorno, señala el documento del Observatorio del Ahorro Familiar de la Fundación IE y la Fundación Mutualidad de la Abogacía. No obstante, la desigualdad en la distribución del ahorro inmobiliario de los hogares españoles es inferior a la encontrada para el ahorro financiero.  

España, junto a Italia, son los dos países donde existe una mayor proporción de hogares con inmuebles sin hipotecas. En concreto, el 55% y el 64% del total de hogares, respectivamente. En otros países como Alemania o Francia, solo un tercio de las familias posee activos inmobiliarios no hipotecados.  

Así, un 32% de la inversión de los hogares españoles en el sector inmobiliario está ligada a una hipoteca, mientras el restante 68% está libre de cargas. “Considerando que el 81% de los hogares tiene activos inmobiliarios, ello implica que el 55% de las familias españolas posee alguna propiedad inmobiliaria que está libre de cargas financieras, lo que para las mismas puede constituir un elemento de resiliencia frente a la crisis”, interpreta este estudio.

Puede interesarte: Las tendencias del mercado inmobiliario para 2021

Fotografía de Paul Johnston en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up