movi-image-riqueza-familias-espanolas-1
Envíanos sugerencias
Ahorro
4 min de tu tiempo

La riqueza de las familias españolas ha crecido un 5% con la COVID-19

28/10/2020

En épocas de incertidumbre, las personas tienden a guardar dinero de cara al futuro, lo que, a su vez, contribuye a ralentizar la economía. La confianza en la reactivación y en una temprana salida de la crisis es el elemento clave para aumentar el consumo

Trabajo y ahorro. Dos conceptos que los padres fundadores de los Estados Unidos (EE.UU.) tomaron como lema del mismísimo Benjamin Franklin a la hora de, primero, declarar la independencia frente al poderoso imperio británico y, más adelante, construir las bases de una sólida economía que terminó por llevar al país al liderazgo mundial. Y es que la teoría afirma que cuando alguien desarrolla una profesión no solo está produciendo en beneficio propio y de su empresa, sino que está generando valor para su país, contribuyendo a incrementar su Producto Interior Bruto (PIB). Sin embargo, la duda que surge, en muchas ocasiones, es si ese valor que se crea se traduce en riqueza para ese país, y, sobre todo, si se distribuye entre sus ciudadanos, influyendo positivamente en su calidad de vida. Por regla general, la riqueza de un individuo se mide por la diferencia entre los ahorros que posee y las deudas que soporta.

Puede interesarte: Cómo ha impactado la pandemia en el ahorro de las familias españolas 

A lo largo del segundo trimestre de 2020, es decir, en el periodo de tiempo que incluyó mayoritariamente las medidas de confinamiento y el parón de la actividad por la COVID-19 en España, los activos financieros de las familias, que comprenden dinero en efectivo, acciones, depósitos y valores en renta, se situaron en 2,356 billones de euros, un 3,37% más que en el primer trimestre, aunque con una leve caída interanual del 0,59%.

Los depósitos y el dinero en efectivo son los principales mecanismos de ahorro de las familias, aunque preocupa el avance del endeudamiento en el último año

Según el propio Banco de España, esta pequeña disminución con respecto a las cifras de 2019 se explica, principalmente, por las caídas en las cotizaciones bursátiles de los primeros meses del presente ejercicio, debido a la incertidumbre que inundó los mercados a causa de la pandemia global de la COVID-19. En cualquier caso, a cierre de junio de 2020, la mayor parte de los activos financieros de los hogares en España se encontraba en depósitos y en dinero en efectivo (un 41%), seguido por las participaciones en el capital (25%), seguros y fondos de pensiones (16%) y participaciones en fondos de inversión (14%).

Desde la óptica del endeudamiento, cabe destacar que las Cuentas Financieras del primer semestre publicadas por el organismo supervisor también mostraron que la deuda consolidada de las empresas y de los hogares e instituciones sin fines de lucro alcanzó los 1,65 billones de euros, un 141,2% del PIB, lo que significa que ha crecido en un año un 8,9%.

El ahorro y las crisis

En épocas de recesión económica o de caída de la actividad, el ahorro generado durante momentos de mayor bonanza, permite a las familias mantener sus niveles de consumo. Hay que entender el ahorro como la parte de los ingresos que no se destinan para el gasto y que se guarda en previsión de necesidades futuras. Es un indicador clave que se utiliza, entre otras cosas, para medir la solidez financiera, en este caso, de las familias.

Puede interesarte: ¿Cómo es la salud de tus finanzas? Pon a prueba tu economía personal

El ahorro es un indicador clave para medir la solidez financiera, y suele aumentar su peso en la economía durante las crisis o en periodos de incertidumbre

Aunque tiene distintos determinantes, existen dos elementos que son claves en su evolución: por un lado, el nivel de renta, es decir, que cuantos más ingresos mensuales sumen los miembros de una familia, es más probable que tengan mayor capacidad para ahorrar. Por otro lado es, si cabe, más cualitativo, y tiene que ver con la confianza, lo que significa que, si los hogares creen que la situación económica va a ir a peor en el futuro, tienden a guardar más dinero por lo que pueda ocurrir. Volviendo a la cifra de las familias españolas sobre el ahorro en el segundo trimestre del año, su importante crecimiento señala que, con carácter general, no existe demasiado optimismo en relación a que la recuperación económica se produzca en el corto plazo, y, por ello, las personas tienden a ser conservadoras con sus niveles de gasto para evitar posibles complicaciones financieras en los próximos meses.

Puede interesarte: El Método Bullet Journal: ahorrar y diversificar de manera analógica

Además, se da otro problema añadido, y es que al aumentar los niveles de ahorro, las familias reducen, lógicamente, su consumo, en especial en relación a aquellos gastos más elevados y que, en principio, se pueden posponer, como la compra de un coche, de un electrodoméstico o la contratación de un viaje familiar, por citar algunos ejemplos.

Cambios en el consumo

Sin embargo, la buena noticia es que la pandemia global ha acelerado la introducción de algunos cambios sustanciales en el consumo que ya se estaban produciendo en los últimos años, aunque, eso sí, de forma mucho más lenta. Por ejemplo, todos aquellos productos que garantizan la máxima seguridad, tanto en su proceso de compra como en su disfrute, están ganando peso entre las preferencias de los clientes, por encima, incluso, del factor que, por norma general, ha sido el más determinante: el precio.

Además, la salud es, ahora, algo mucho más importante de lo que ya era entre la sociedad.  En septiembre, la actividad comercial de las tiendas que venden productos relacionados con la salud fue un 46% superior a la del mismo periodo del año anterior, según los datos de Pulso, la herramienta de Banco Sabadell que, a través de las interacciones de Terminal Punto de Venta (TPV) del banco, analiza la recuperación económica. Todo esto se está traduciendo en la venta de alimentos más saludables y naturales, junto a las experiencias relacionadas con el fomento de conseguir bienestar corporal, que contribuya a mejorar la inmunidad frente a potenciales enfermedades, como el deporte. En esta línea, la naturaleza también se ha convertido en un icono para aquellos que quieren huir, aunque sea momentáneamente, de la polución y del ruido de las ciudades, lo que está elevando el interés de los consumidores hacia los productos y entornos eco-friendly.

-Categorías y etiquetas-
up