movi-image-recuperacion-k-industria-entretenimiento-1
Envíanos sugerencias
Internacionalización y Competencia
4 min de tu tiempo

La recuperación en ‘K’ de la industria del entretenimiento

03/03/2021

A pesar de que 2020 ha sido el año con la mayor caída de ingresos para este sector a nivel mundial, se espera que en los próximos cuatro años se produzca un crecimiento del 2,8% anual

La industria del entretenimiento y los medios es una de las más dinámicas, disruptivas e innovadoras. Pero, a pesar de que se ha ido adaptando a la digitalización y ha ido ofreciendo múltiples oportunidades a los usuarios, 2020 ha sido un año de grandes cambios debido a la pandemia de la COVID-19. Entre otras cosas, se ha alterado el comportamiento de los consumidores y sus hábitos han sido diferentes, tanto en la manera de relacionarse, como en la de trabajar o de entretenerse. Y es aquí donde el sector ha demostrado su gran capacidad de adaptarse a la transformación. En este sentido, la industria ha impulsado y potenciado durante los últimos meses aspectos claves como la digitalización, la personalización o el uso de datos.

El coronavirus también ha dejado un fuerte shock económico. En concreto, 2020 ha sido el año con la caída más pronunciada en los ingresos de la industria del entretenimiento y los medios de las últimas dos décadas. En 2020 se produjo un descenso del 5,6% a nivel mundial con respecto al año anterior, tal y como estima el informe ‘Entertainment and Media Outlook’, elaborado por PwC. El documento compara esta caída con la última vez que se contrajo la economía, en 2009, cuando el gasto en el sector disminuyó un 3%. A pesar de ello, parece que después de un año tan complejo, las perspectivas son optimistas y se prevé una recuperación para la industria.

Recuperación del sector en forma de ‘K’

Según los datos de la consultora, el gasto en entretenimiento y medios en España crecerá en los próximos años. En concreto, tendrá una tasa anual compuesta de crecimiento de un 3,3%, hasta llegar a los 32.567 millones de euros en 2024. Esta cifra se sitúa por encima de la media mundial, pues en ese caso se estima un crecimiento del 2,8%, alcanzando los 2,2 billones de euros en el mismo periodo de tiempo.

A pesar de ello, todavía queda preguntarse cómo será esta recuperación. En el caso de la industria del entretenimiento y los medios, todo apunta a que tendrá forma de ‘K’, es decir, unos sectores subirán con fuerza, pero otros se hundirán. Como ejemplo del cambio, cabe destacar que, en 2015, los ingresos por taquilla en cines fueron el triple que los generados por el vídeo bajo demanda, mientras que las estimaciones actuales muestran que, en 2024, el vídeo ya generará el doble que los ingresos por las taquillas.

¿Qué segmentos crecerán más?

El confinamiento y las restricciones por la COVID-19 trajeron consigo largas horas de estancia en el hogar. Como consecuencia, los consumidores han descubierto o han profundizado en los servicios basados en las redes digitales. La pandemia también ha acentuado la extensión de productos y herramientas online en ámbitos que hasta el momento no eran significativos.

En este contexto, la gran beneficiada será la realidad virtual. Este segmento tendrá una tasa anual compuesta de crecimiento del 27,5% durante los próximos cinco años. Sin embargo, solo alcanzará los 66 millones de euros, ya que los ingresos hasta el momento han sido relativamente bajos, situándose en los 20 millones de euros en 2019. Dentro de las posibilidades, los juegos son los que generan el 61% de los ingresos totales, seguidos por los vídeos, con un 25% y por las aplicaciones de realidad virtual, en un 14%. La tendencia es similar a nivel global, ya que los ingresos pasarán de los 1.500 millones de dólares en 2019 a los 4.400 en 2024, lo que significa una tasa anual compuesta de crecimiento del 24,9%.

El mercado de los podcasts está en auge. El consumo de este servicio ya dio un repunte en 2019, incrementándose en casi cuatro puntos porcentuales, hasta el 30%, con respecto al año anterior, lo que dejó unas audiencias mensuales de 14,3 millones de oyentes, frente a los 3,7 millones que hubo en el año 2015. Y esta tendencia al alza es la que va a continuar en los próximos años, ya que el número de oyentes crecerá hasta los 21 millones en el 2024, lo cual convierte a España en un país con una tasa de escucha de podcast superior a la media. Y esto no es todo. Los ingresos por publicidad están creciendo incluso más rápido que la audiencia, alcanzando los 23 millones de euros en 2019, lo que ha supuesto un aumento del 46,8% con respecto al año anterior. A futuro, los ingresos publicitarios crecerán hasta una tasa anual compuesta del 19,1% hasta 2024, superando el aumento previsto del 7,9% en el número de oyentes.

Puede interesarte: Así se consolida la fórmula del éxito del podcast

La realidad virtual, con un 27,5%, los podcast, con un 19,1%, y el vídeo bajo demanda, con un 14,1%, son los tres sectores que más crecerán hasta 2024

Este contexto también ha beneficiado a los servicios OTT, aquellos que ofrecen contenidos a través de Internet. Su éxito no se ha limitado únicamente a los meses de confinamiento, sino que estas plataformas de streaming han seguido creciendo. En concreto, los ingresos de OTT han crecido un 26% en 2020 respecto al año anterior, pero se espera que su tasa de crecimiento anual compuesta sea del 14,1% en los próximos años, pasando de 323 millones de euros en 2019 a 625 millones en 2024. A nivel mundial se doblarán los ingresos, pasando de los 46.383 millones de dólares en 2019 a 86.822 millones en 2024, con un aumento del 13,3% anual compuesto. El auge de este segmento se debe en gran parte al boom de los servicios de vídeo bajo demanda, ya que sus ingresos supusieron el 82,2% del total de OTT en 2019 y llegarán al 86,6% en 2024.

Puede interesarte: Tendencias para 2021: se consolida la ‘telenormalidad’

En definitiva, si algo ha enseñado la crisis sanitaria ha sido la capacidad de adaptación al cambio. Las empresas han aprovechado las nuevas preferencias de los usuarios para reforzar sus capacidades y sus servicios. Así, la industria del entretenimiento y los medios es hoy más digital, con ofertas más personalizadas y los datos se han vuelto claves para gestionar las demandas de un usuario cada vez más exigente. 

Fotografía de cottonbro en Pexels
-Temas relacionados-
up