movi-image-moda-inteligente-innovacion-sostenibilidad-1
Envíanos sugerencias
Sostenibilidad
4 min de tu tiempo

La moda inteligente: innovación y sostenibilidad se unen para transformar el sector

Fri Jun 11 08:28:46 CEST 2021

La moda sostenible ha dejado de ser un deseo para convertirse en una necesidad y cada vez son más las marcas que utilizan la tecnología para hacerlo realidad

La moda inteligente, también llamada smart clothing o e-textiles son los tejidos desarrollados con nuevas tecnologías que aportan un valor añadido al usuario. La última apuesta en este sentido la protagonizaba hace unas semanas Nextiles, una empresa textil respaldada por la National Science Foundation (NSF) cuya apuesta es aplicar su tejido inteligente en ropa deportiva para que los atletas puedan medir su velocidad, fuerza, impulso u otras métricas. Antes de ella, Apple ya había patentado sus botones de tela inteligentes, que podrían activar controles en relojes Apple, iPhones y MacBooks, y Samsung, su diseño para una camiseta de tela inteligente que cambia de color a voluntad del usuario. 

Pero la tecnología y la innovación no han llegado a la industria textil solo para facilitar la vida al usuario, sino también para dar un giro de 180º a la segunda industria más contaminante del planeta, solo por detrás de la petrolera, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU). “Cada una de las tecnologías suponen un gran paso hacia la sostenibilidad y la producción más eficiente y la combinación de todas va a hacer que se produzca el cambio real que necesita la industria”, señala Carmen Silla, directora de marketing y accionista de Jeanología, en el webinar ‘El Mundo que Viene: La moda inteligente del futuro', organizado por HUB Empresa de Banco Sabadell. 

“La combinación de todas las tecnologías va a hacer que se produzca el cambio real que necesita la industria”, Carmen Silla, Jeanología

La tecnología, abanderada de la transformación de la moda en un sector sostenible

El de la moda es uno de los sectores más tradicionales en lo que a métodos de fabricación se refiere, lo que genera una gran cantidad de residuos químicos y un innecesario consumo de agua. Ejemplo de ello es la fabricación de vaqueros: al año, se producen 5.000 millones de unidades de esta prenda y solo para conseguir el aspecto final (rotos, envejecidos, etc.) se consumen 105 litros de agua por prenda, a lo que hay que sumar todos los químicos, que acaban siendo residuos en los ríos del planeta, y a los que están expuestos los dos millones de personas que trabajan en la industria. En Jeanología, proveedor de soluciones tecnológicas para la industria textil afincado en Valencia, gracias a su técnica de láser, Ozono G2 y e-Flow, han conseguido reducir entre un 80% y un 90% el consumo de agua en la producción de vaqueros. “Esa prenda que siempre fue rebelde, tenía que serlo también para traer la sostenibilidad a este sector”, comenta Silla.

Puede interesarte: El sector de la moda tendrá que esperar hasta 2022 para su recuperación

Otro ejemplo de una iniciativa empresarial que busca dar un paso más y unir moda sostenible con tecnología es Beston, la startup española de prendas de ropa con calefacción. Tal y como explica su CEO y cofundador, Ramón Acín, “queremos aportar más valor que nunca con nuestras prendas y nos regimos por las tres ‘s’ de smart, por la innovación en el producto; sostenibilidad y solidaridad, porque creemos en el impacto positivo y donamos parte de nuestros beneficios a causas sociales”.

La marca española Sepiia ha conseguido, también a través de la innovación, fabricar una prenda de ropa que no se mancha, no se arruga, es transpirable, de secado rápido y contiene actividad antibacteriana y antiviral. Gracias a estas propiedades, desde 2019 ha conseguido ahorrar más de 11,6 millones de litros de agua y 152.000 kg de CO2. En palabras de su fundador, Fede Sainz de Robles, “esta marca surge de la inquietud de hacer prendas que usamos día a día, pero que funcionen mejor. Además, cuidamos el proceso desde el origen, todo se hace de forma local y circular, aprovechando la potencia de la industria textil que hay en España”.

Los usuarios demandan más sostenibilidad en las prendas de ropa

El auge de la moda inteligente y el acercamiento a una industria más sostenible y respetuosa con el entorno y con las personas ha sido, en gran parte, incentivado por la pandemia de la COVID-19. Como comenta Raúl González, CEO de Ecodicta, “estos temas ya estaban antes, pero su adopción se ha acelerado. Mucha gente ha tenido tiempo para pensar en la sociedad y en cómo vivimos y se ha dado cuenta de que lo importante no es cuánto consumir sino cómo hacerlo y con qué valores”.

“Mucha gente se ha dado cuenta de que lo importante no es cuánto consumir sino cómo hacerlo y con qué valores”, Raúl González, Ecodicta

De hecho, tras la pandemia, un 64,1% de los consumidores europeos afirma que comprará moda producida con materiales sostenibles, mientras que otro 30,1% está dispuesto a pagar más si los productos son ecológicos. De hecho, en Europa, el 41,8% de los consumidores afirma que su principal criterio a la hora de comprar moda se basa en los materiales de la prenda, según se desprende de una encuesta elaborada por la cátedra Première Vision en el Institut Français de la Mode.

Puede interesarte: Cómo ha cambiado el consumo tras el confinamiento: más atentos a los precios y a la sostenibilidad

-Categorías y etiquetas-
up