movi-image-integracion-sosteniblidad-industria-seguro-1
Envíanos sugerencias
Sostenibilidad
4 min de tu tiempo

La integración de la sostenibilidad, clave para la industria del seguro

Wed Jun 16 14:51:00 CEST 2021

Muchas compañías de este sector están apostando con fuerza por la sostenibilidad, apoyándose en la digitalización para promover un cambio más rápido y estructural

“La sostenibilidad no es una moda, sino una realidad que nos obliga a todos, empresas y ciudadanos, a tomar partido para intentar salvar nuestro planeta”. De esta manera, señala Clara Armengol, Directora de Sostenibilidad de Sabadell Seguros, la importancia de apostar por estrategias que satisfagan las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones, a través de un adecuado equilibrio entre el crecimiento económico, el cuidado del medioambiente y el bienestar social. En el caso de los seguros, Armengol indica que “la industria financiera y, más en particular, el sector asegurador asume un rol muy importante, tanto por su función de gestor de riesgos como de gestor de activos”.

Conscientes de esta trascendencia, recientemente, la Federación Mundial de Asociaciones de Seguros (GFIA) destacó en el informe ‘Avanzando en la agenda sostenible: perspectivas sobre la capacidad de las aseguradoras como inversores sostenibles’ el compromiso de esta industria en favor de unas prácticas más sostenibles tanto en relación a la gestión con sus clientes como con otros stakeholders de diferentes sectores económicos, incluida la Administración.

El documento sintetiza en cinco puntos clave el desempeño de las empresas de este segmento en relación a la sostenibilidad: desarrollar trayectorias de transición definidas para promover una transformación global de la economía, favorecer la creación de activos sostenibles que se sustenten en datos fiables, contribuir a una transición estable de las aseguradoras a la sostenibilidad financiera, garantizar una proporcionalidad en la supervisión de los riesgos climáticos, y ayudar mediante las herramientas financieras, como, por ejemplo, los test de estrés, a que los sujetos de interés tengan una mayor comprensión de los riesgos financieros que se derivan del cambio climático.

Para Armengol, los clientes demandan cada vez más que las empresas sean sostenibles y apuesten por una gobernanza sólida y transparente

En esta línea, Armengol indica que, en realidad, cuando se habla de sostenibilidad en el seguro “no es una cuestión de demanda de los consumidores, sino de oferta de la industria aseguradora”. Por ello, señala que las empresas del sector “tienen la responsabilidad de ofrecer a sus clientes aquellos productos que, además de ofrecer una cobertura, generen un impacto social y medioambiental positivo”. En su opinión, en realidad, el cliente no solicita directamente contratar un seguro sostenible, sino que “la compañía con la que contrate sus productos sea sostenible, que sea consciente del impacto ambiental que genera, que trabaje para generar un impacto social positivo y todo ello, atendiendo unos principios de gobernanza que aboguen a la solidez y a la transparencia de la organización”.

Alineamiento con la ONU

Para ofrecer una mayor visibilidad al compromiso por la sostenibilidad en el sector, la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa), publicó un documento que recoge los ‘17 Principios para la Sostenibilidad en los Seguros’, según los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Tal y como se señala en el texto, “si la sostenibilidad trabaja para evitar y eliminar los grandes riesgos ambientales, sociales y de desigualdad a los que se enfrenta la sociedad, entonces su labor y sus objetivos son los mismos a los que el seguro se encomienda cada día”. Por ello, el compromiso que se indica como prioritario es que, en menos de una década, la industria aseguradora en España sea plenamente sostenible, a imagen y semejanza del reto clave de la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Entre los principios que sintetiza el informe, cabe destacar que el sector ya trabaja activamente por el fin de la pobreza gracias a que se fomenta “la resiliencia de empresas, autónomos y familias en situación de vulnerabilidad económica”; por la igualdad de género, porque “el seguro no tarifica por sexo” y debido a que la cifra de directivas “se ha triplicado en 15 años”; por una energía asequible y no contaminante, ya que intenta “mejorar la habitabilidad de las viviendas y promueve la eficiencia energética”; o al hecho de que, en la actualidad, la mitad de las aseguradoras ya mide su huella de carbono, en virtud del compromiso por el consumo responsable. 

Además, el sector cuenta con la herramienta del seguro medioambiental, “que fomenta la prevención para las empresas y la reparación del medio natural”, y que, en los últimos 50 años, “ha permitido minimizar el impacto del cambio climático con 8.500 millones de euros”.

El apoyo de la digitalización

La COVID-19 ha acelerado las estrategias que intentan conjugar con éxito el binomio entre digitalización y sostenibilidad. Tal y como señala Armengol, “la pandemia nos ha demostrado que desde el sector asegurador tenemos la capacidad de adaptarnos rápidamente. Una prueba de ello ha sido la digitalización, que se ha instaurado forzosamente, para permitir trabajar desde nuestros hogares y gestionar digitalmente todos los trámites vinculados a la gestión de los seguros”. Por ello, en su opinión, “la digitalización ha venido para quedarse, tanto por parte de la demanda de los clientes, como de oferta de las entidades, logrando estar, incluso, más cerca del cliente”. 

 “La digitalización ha venido para quedarse, tanto por parte de la demanda de los clientes, como de oferta de las entidades”, Armengol

Esto se ha trasladado, por ejemplo, en un aumento del portfolio de servicios y de productos a través de canales online, como el video- peritaje, que ha permitido “acelerar las peritaciones de los siniestros, ahorrando, además, en términos de sostenibilidad a través de la disminución de viajes”, señala la experta. En definitiva, lo que se ha conseguido es que “mediante las consultas telefónicas y online en materia de salud el sector asegurador esté más cerca todavía de sus clientes y más rápidamente”.

Puede interesarte: La nueva industria digital de la salud, un segmento lleno de oportunidades para la telemedicina y las visitas virtuales

Por ello, la digitalización, además de una mayor simplificación en los procesos, también ha contribuido a aumentar la lealtad de los usuarios de la industria aseguradora y su nivel de satisfacción, aunque Armengol indica que existen importantes retos por delante: “Todavía es preciso que sepamos empatizar más con el cliente a través de los canales digitales, debemos crear conexiones emocionales con ellos y permitir que nos aporten sus opiniones para, de esta forma, responder mejor a sus necesidades”.

Sostenibilidad y digitalización, los secretos para cautivar a los millennials

Otro de los desafíos de la industria aseguradora a lo largo de los últimos años ha sido el de atraer a las generaciones más jóvenes que, con frecuencia, no parecían mostrar demasiado interés por la contratación de seguros. Sin embargo, su penetración está siendo cada vez más elevada, hasta el punto de que, por ejemplo, en los seguros de vida, los clientes millennials ya suponen alrededor del 50% del total.

En palabras de Armengol, “aunque hay conciencia en la sociedad de la necesidad de estar protegidos, aún debemos seguir trabajando para ofrecer soluciones todavía más personalizadas a sus prioridades como, por ejemplo, tener en cuenta las consideraciones sociales y medioambientales”. Para lograrlo, el apoyo de la sostenibilidad y de las herramientas telemáticas debe jugar, en su opinión, un papel clave.

Puede interesarte: Jóvenes y ahorro: ¿cómo gestionan el dinero los millennials?

Lo cierto es que, en el mundo actual, donde tienen a su alcance multitud de información y de herramientas online de simulación e, incluso, de inversión a través de técnicas de roboadvisors, los millennials, según Armengol, “prefieren seguir contando con la ayuda de un experto para que les gestione sus ahorros, que no gestionarse ellos mismos la inversión”. Por ello, señala, “la cuestión relevante es si el asesoramiento financiero que los millennials pueden recibir es el adecuado teniendo en consideración sus gustos, preferencias y formas de relacionarse”.

Fotografía Nataliya Vaitkevich en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up