movi-image-covid-techo-cristal-1
Envíanos sugerencias
Socios y Empleados
4 min de tu tiempo

La COVID-19 endurece el techo de cristal

Wed Apr 28 11:54:42 CEST 2021

En 26 de los 225 equipos gubernamentales para tomar medidas frente a la pandemia no hay ninguna mujer, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)

La presencia masculina en los equipos de trabajo gubernamentales para afrontar la crisis de la COVID-19 es más de tres veces mayor que la femenina. Según los últimos datos presentados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), las mujeres representan el 24% del total de los miembros que componen los 225 equipos pertenecientes a 137 países. En parte, esta cifra se explica debido a que en 26 de ellos todavía no hay representación femenina.

Estos datos llegan más de un año después del inicio de la pandemia, tiempo en el que las mujeres han estado en la primera línea de respuesta a la crisis sanitaria. Ellas conforman el 70% del personal sanitario a nivel mundial, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y el 68,3% del personal de España, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). A pesar de ello, no se las ha incluido de la misma manera en los procesos de toma de decisiones, ya que solo ocho países tienen equipos con paridad de género.

32 países no han adoptado ninguna medida sensible a cuestiones de género en respuesta a la COVID-19, según la ONU

La crisis generada por la pandemia ha puesto de manifiesto la desigualdad entre diferentes grupos de población, ya que no todos han experimentado las mismas consecuencias. En aquellos más vulnerables, como el de las mujeres, el impacto de la crisis ha sido más acusado. Para responder de forma eficaz a la pandemia, las políticas y los programas deben tener una perspectiva de género. Sin embargo, 32 países todavía no han adoptado ninguna medida sensible a esta materia. En este sentido, según el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia elaborado por el Gobierno, España destinará un 30% del Fondo de Recuperación Europeo, también conocido como Next Generation EU, para afrontar la cohesión social y territorial y la igualdad social y de género.

Se necesitan más de 60 años para alcanzar la igualdad en Europa

La falta de mujeres en los puestos de toma de decisiones implica mayores probabilidades de que las medidas adoptadas por los gobiernos pasen por alto las necesidades de este colectivo, tal y como apuntan desde la ONU. A su vez, esta situación podría agravar aún más la desigualdad de oportunidades tras esta crisis.

Puede interesarte: La nueva realidad de la mujer en el trabajo

En este sentido, el mundo entero tiene por delante un largo camino por recorrer. La puntuación de Europa en igualdad de género es de un 67,9 sobre 100, según el índice para 2020 que elabora el Instituto Europeo de la Igualdad de Género (EIGE, por sus siglas en inglés). Esta cifra tan solo ha aumentado un 0,5 desde el año 2017 y un 4,1 desde 2010. De seguir este ritmo, se necesitarán más de 60 años para alcanzar la igualdad en la Unión Europea. España se sitúa algo por encima de la media europea, con una puntuación de 72. Las desigualdades más pronunciadas se dan en el ámbito llamado como ‘poder’ con 53,5 puntos, es decir, en lo referido a los puestos de decisión en la esfera política, social y económica. Por ejemplo, las mujeres representan el 26,6% de los miembros de las juntas directivas de las mayores empresas cotizadas. 

El techo de cristal sigue siendo evidente si se toma como referencia el índice de Igualdad de Género de Bloomberg (GEI, por sus siglas en inglés), otro de los indicadores más representativos en el mundo empresarial, compuesto por 380 empresas de 44 países. En este caso, los consejos de administración de los miembros del GEI están compuestos por un 29% de mujeres, de nuevo una cifra lejana a la paridad. El índice refleja una puntuación muy elevada, de un 94%, en lo referido a divulgación de datos por parte de las organizaciones. Sin embargo, la puntuación de la excelencia de esos datos es de solo un 55%. Este se establece teniendo en cuenta cinco pilares: liderazgo femenino y flujo de talentos, igualdad y paridad salariales de género, cultura inclusiva, políticas de acoso sexual y marca promujeres. 

Puede interesarte: La pandemia revierte los avances en materia de igualdad en el entorno laboral


Largo camino para romper el techo de cristal

En España, solo el 34% de los puestos directivos son ocupados por mujeres, según el informe 'Women In Business' de la consultora Grant Thornton. El dato supone una mejora de cuatro puntos en el último año y sitúa a España en el top 10 mundial en materia de igualdad efectiva. Las cifras demuestran que las empresas españolas están haciendo los deberes, pero aún queda mucho camino por recorrer. La aplicación de medidas como las cuotas y la eliminación de sesgos inconscientes son algunos de los aspectos que podrían ayudar a romper el denominado techo de cristal. 

Si se tiene en cuenta el S&P 500, uno de los índices bursátiles más importantes de Estados Unidos, solo el 6% de los CEO de las empresas que componen este selectivo son mujeres, según el informe ‘Gender Equality in the U.S’, elaborado por Equileap. Es decir, solo 31 de las 500 empresas tienen directora general. El porcentaje disminuye al hablar de la presidencia, ya que solo hay 21 mujeres presidentas, lo que se corresponde con un 4% del total. En el caso de directores financieros (CFO, por sus siglas en inglés), son 64 las organizaciones con presencia femenina en este puesto, un 13%. 

El informe pone en evidencia que, en general, las empresas estadounidenses tienen buenos resultados en lo referido a equilibrio de género, con una media del 40% de empleadas. Sin embargo, ese equilibrio no llega hasta el liderazgo de la empresa, ya que el consejo de administración, los ejecutivos y los directivos tienen una media inferior al 30% de representación femenina. 

Puede interesarte: ¿Qué frena el acceso de las mujeres a posiciones directivas dentro de las empresas?

-Categorías y etiquetas-
up