movi-image-biometria-contacless-1
Envíanos sugerencias
Transformación digital
3 min de tu tiempo

La biometría, un sistema contactless con mucho presente

10/08/2020

Qué es y por qué es más interesante que nunca para las empresas

La biometría se define como “la toma de medidas estandarizadas de los seres vivos o de procesos biológicos”. Este sistema permite el reconocimiento inequívoco de personas basado en alguno de sus rasgos, sobre todo físicos. 

La biometría, apoyada en su propiedad contactless, está llamada a tener grandes aplicaciones para las empresas en un futuro cercano, sobre todo si se tienen en cuenta los cambios generados en la sociedad debido a la COVID-19.

Diferentes tipos de biometría

Existen distintos tipos de biometría en función de la clase de datos recogidos, pero esencialmente distinguimos dos: la biometría fisiológica, que reconoce, por ejemplo, la huella dactilar, el iris y el rostro, y la biometría de comportamiento, que registra la voz y la forma de andar y de escribir.

Una de las empresas desarrolladoras de esta tecnología es Biometric Vox, que investiga y diseña productos en el ámbito de la voz. Su objetivo es minimizar el contacto físico entre personas y superficies a la hora de interaccionar, especialmente relevante en el contexto de una crisis sanitaria como la actual.

Para su director de desarrollo de negocio, Carlos Gavilán, “la situación generada por la crisis del coronavirus ha impulsado herramientas tecnológicas enfocadas a evitar al máximo cualquier contacto físico con elementos físicos de terceros”, como el dinero en metálico. 

Puede interesarte: Los medios de pago electrónico dejan de ser una alternativa y se consolidan


Minimizar el contacto

Para Gavilán la biometría tiene en este escenario de gestiones en remoto un gran recorrido, “puesto que permite realizar infinidad de actividades a distancia y sin contacto físico, minimizando así al máximo el riesgo de contagio.

Por otra parte, considera que a nivel sanitario la biometría vocal cuenta asimismo con un potencial interesante en procedimientos como el consentimiento informado o incluso en la posible detección de la COVID-19 mediante la voz, un proyecto en el que Biometric Vox trabaja junto con el Departamento de Salud del País Vasco y el Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia.

Infinidad de aplicaciones

Gavilán defiende que la biometría vocal no requiere ningún lector especial ni contacto con ninguna superficie y permite identificar al usuario a distancia, algo que también se da en la biometría de reconocimiento facial.

“Esta tecnología tiene múltiples aplicaciones, entre las que destacan el control del horario laboral, la identificación de clientes en un call center, ser un elemento de seguridad para realizar compras online o, incluso, como sustituto de la tradicional llave para entrar a la habitación del hotel”, enumera.

Seguridad y facilidad

En el terreno empresarial, es interesante por muchos motivos. Debido a la situación actual, con el teletrabajo omnipresente en numerosas compañías, es necesario contar con soluciones que aúnen seguridad y facilidad de uso para llevar a cabo actividades diarias como firmar contratos o realizar transacciones bancarias a distancia y con garantías.

Gavilán añade que, en el caso de empresas que están trabajando de forma presencial, la biometría vocal permite mejorar la seguridad de los trabajadores al “reducir el riesgo de contagio y evitar el contacto físico con lectores cuando realizan el control horario”.

Por otra parte, la seguridad que aporta esta tecnología es otro de los aspectos más interesantes para las compañías, pues reduce sustancialmente el riesgo de suplantación de identidad, algo que puede impedir, entre otras cosas, pérdidas económicas cuando se hacen transacciones económicas.

Cómoda implementación 

La implantación de la biometría vocal puede presentar diversos grados de dificultad para las empresas. No obstante, al contrario que otras soluciones como la dactilar o la facial, destaca por su facilidad para ser activada, ya que no requiere dispositivos periféricos como lectores de huellas para detectar los rasgos biométricos.

En este caso, tan solo hace falta un micrófono, por ejemplo de un smartphone o de un ordenador, y la voz del usuario. Además, “tiene unos costes reducidos para las empresas y se convierte en una solución idónea para compañías de cualquier sector y tamaño”, subraya el director de desarrollo de negocio de Biometric Vox.

Uso cómodo

Entre las ventajas de este sistema, Gavilán cita “la agilidad, facilidad y comodidad de uso”, ya que simplemente con la voz se pueden ejecutar infinidad de acciones. Y apunta a la seguridad como otro de sus puntos fuertes: “Los parámetros biométricos de la voz humana son únicos en cada persona y no pueden imitarse ni suplantarse, ni siquiera aunque se utilizase una grabación de voz”.

Protección de datos

Como todo dato personal, la biometría está especialmente protegida por las leyes de protección de datos, en concreto por el RGPD. En el caso de Biometric Vox, Gavilán asegura que diseñan soluciones permitiendo separar el procesamiento de biometría y las bases de datos, de forma que cualquier empresa pueda garantizar el cuidado de los datos. 

No obstante, esta tecnología tiene aún margen de mejora. Según Gavilán, el principal obstáculo es la falta de conocimiento que hay en torno a ella y, por tanto, el recelo de los usuarios al saber que graban su voz en el caso de la biometría vocal

Ante esto, ve fundamental poner en marcha campañas de sensibilización que ayuden a explicar en qué consiste esta tecnología y los beneficios que puede aportar, así como desterrar falsos mitos o incertidumbres. “Muchos usuarios temen sufrir algún tipo de fraude al utilizar este tipo de sistemas, debido principalmente a que desconocen lo que se puede o no hacer con su huella vocal”, lamenta.

-Categorías y etiquetas-
up