movi-image-eleconomista-invertir-empresas-mujeres-1
Envíanos sugerencias
Inversiones Personales
4 min de tu tiempo

Invertir en empresas lideradas por mujeres, una oportunidad de negocio

El mercado laboral a nivel global está muy lejos de ser paritario, a pesar de que se ha publicado una innumerable cantidad de informes que acreditan que las mujeres son necesarias en puestos de responsabilidad para que el sistema económico se optimice

Las mujeres están infrarrepresentadas en los puestos de alta dirección de las empresas y, a pesar de que en los últimos años se ha avanzado mucho, todavía hay una brecha grande que se debe atajar. La presencia femenina en los consejos de administración del Ibex 35 se sitúa en torno al 26,4%, y en el 2019 apenas aumentó un 2%, respecto al ejercicio anterior. Sin embargo, a pesar de que los datos no parecen muy halagüeños, los inversores se están percatando de que invertir con enfoque de género es rentable y están empezando a hacerlo.

Puede interesarte: Por una igualdad de género real en tu empresa

Encontrar un motivo que explique la polaridad laboral entre hombres y mujeres es complejo. Debemos remontarnos años atrás cuando las mujeres no tenían acceso al mercado laboral. En la actualidad existen numerosos estudios que demuestran que la presencia de mujeres en los cargos directivos no solo es importante, sino que es necesaria y beneficiosa para las empresas. Según el estudio 'La mujer directiva en España', realizado por PwC, los fondos de inversión están empezando a cuestionar los consejos de administración en los que no existe una representación adecuada de mujeres.

Brecha de género

El número de mujeres licenciadas en España es superior al de hombres, supone un 58% frente a un 42%, sin embargo, su representación en las empresas -en todos los estamentos- es inferior. Según la consultora Mckinsey "aun manteniendo el ritmo de progreso reciente, se tardarían 10 o 20 años en alcanzar los niveles de representación actuales en los países europeos más avanzados". De hecho, su último informe apunta que si España alcanzara los niveles de esos países obtendría 110 mil millones de euros adicionales en el PIB del año 2025, aproximadamente 8 puntos porcentuales más.

El perjuicio hacia la mujer es principalmente social y no está basado en ningún argumento científico ni empírico. De no haberse producido la incorporación de las mujeres al mercado laboral, el PIB español en 2015 habría sido un 18% inferior al conseguido.

El estudio 'The Power of Parity', de McKinsey, asegura que cerrar la brecha de género y terminar con los techos de cristal abultaría las arcas de la economía global en 28 billones de dólares para el año 2025. Esto supone un amplio abanico de oportunidades de inversión en compañías y servicios que apuestan por estas buenas prácticas. En el pasado 2018, (último año en que se conocen estos índices), la inversión con enfoque de género ascendió a 1.800 millones de euros en la empresa privada.

Puede interesarte: La brecha de género en la jubilación

Las empresas lideradas por hombres reciben más inversión de capital riesgo que las dirigidas por mujeres (9 de cada 10 socios de estas firmas son hombres), pese a ello, según New Peterson Institute, está comprobado que "un aumento de mujeres en los puestos de liderazgo de las empresas está asociado con un aumento del 15% en la rentabilidad", sin embargo, en la práctica los hombres siguen predominando en estos puestos.

Fondos privados para emprendedoras

La Comisión Europea está alertando sobre la necesidad de apoyar proyectos desempeñados por mujeres. El mapa de fondos de inversión realizado por Eurofound, la fundación comunitaria que estudia comportamientos para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, señala que España es uno de los países miembros que más invierten en fondos privados para emprendedoras, aplicando la perspectiva de género. Junto a nuestro país, República Checa, Reino Unido y Polonia, destinan casi 100 millones de euros a compañías lideradas por personal femenino. No es mucho, pero sí un avance para conseguir la paridad, habida cuenta de que según el organismo se está desperdiciando el potencial de las mujeres.

España no es uno de los países donde más mujeres acceden a puestos de responsabilidad, pero sí es uno de los países de la Unión que más iniciativas está aplicando para luchar contra la discriminación de la mujer, a través de políticas de igualdad, no obstante, el Gobierno es uno de los más paritarios del mundo. Según 'Mujeres en la política: 2019', estudio realizado por ONU Mujeres, España cuenta con la mayor proporción de mujeres en cargos ministeriales. También existe paridad en el Parlamento.

Empresas lideradas por mujeres

A pesar de que las estadísticas demuestran que menos de un tercio de las grandes empresas españolas están dirigidas por mujeres, hay mujeres muy relevantes en cargos de responsabilidad en España. Fuencisla Clemares es la directora general de Google España y Portugal, desde el 2016; Ángeles Santamaría es la CEO de Iberdrola, desde 2018, y Sol Daurella es la presidenta de Coca-Cola European Parters.

A nivel global también encontramos mujeres liderando grandes compañías, Judith McKenna es presidenta y directora ejecutiva de Walmart International, desde febrero de 2018; Ginni Rometty es la actual presidenta y CEO de IBM; y Susan Wojcicki es la directora ejecutiva de YouTube, la red social con más seguidores del planeta.

Mujeres que apoyan a mujeres

Cada vez hay más mujeres que alzan la voz pidiendo igualdad de oportunidades entre los dos sexos. Uno de los casos más sonados es el de la tenista Serena Williams, que además de dedicarse a la alta competición es feminista y activista. Williams ha creado un fondo de inversión, Serena Venture, a través del que invierte en empresas fundadas por mujeres emprendedoras. Desde 2014 ha apoyado, en etapas tempranas, a alrededor de 30 compañías del sector de la alimentación, salud y bienestar, comercio electrónico y moda. Entre ellas figuran Little Spoon, una sociedad de alimentación para bebés; MasterClass, un proveedor de cursos online; o la compañía de fitness Tonal.

Invertir en empresas lideradas por mujeres es rentable y no hacerlo puede suponer un perjuicio económico de grandes dimensiones para Estados y compañías, a lo largo de los años. No obstante, la equiparación social todavía queda lejos, según el 'II Informe Fintech Women Network', el 71% de las mujeres encuestadas afirma haber tenido que esforzarse más para conseguir sus objetivos laborales, solo por el hecho de ser mujeres. Hay muchos estudios que acreditan el potencial de las mujeres en las empresas, no solo como impulso social sino también como impulso económico. El siguiente paso es llevarlo a la práctica para poder demostrarlo.

 

Fotografía de Lucija Ros en Unsplash
-Temas relacionados-
up