movi-image-ideas-inversion-inflacion-creciente-1
Envíanos sugerencias
Inversiones Personales
4 min de tu tiempo

Ideas de inversión en un entorno de inflación creciente

21/07/2021

El previsible crecimiento de la inflación en los próximos meses se sumará a la coyuntura de tipos de interés bajos, obligando a los inversores a replantear sus carteras con vistas a mantener o, incluso, a aumentar sus niveles de rentabilidad

La mayoría de los inversores sabe que la inflación afecta a sus ahorros y a su inversión, ya que aumenta el listón del rendimiento mínimo a conseguir para mantener o incrementar su poder adquisitivo. Esto significa que cuanto más elevada sea la inflación mayor será el retorno que es preciso obtener para que su efecto no erosione el poder adquisitivo del ahorro o de la inversión. En la actualidad, se está viviendo un repunte de la inflación, aunque existen dudas sobre la duración de esta tendencia, ya que se ha producido como consecuencia de los volúmenes de ayuda que tanto gobiernos como bancos centrales han puesto en práctica tras el estallido de la pandemia y la posterior recuperación económica.

Tal y como señala Federico Servetto, Director de Estrategia de Clientes de Banco Sabadell, “aunque se prevé que se modere en los próximos trimestres, difícilmente se volverá al contexto de inflación nula que se produjo la década pasada tras la crisis financiera”. En su opinión, el escenario de recuperación de la actividad e incremento de la inflación irá asociado a tipos de interés con una tendencia al alza, lo que perjudicará la inversión en renta fija. Por lo tanto, “habrá que limitar esta inversión y, sobre todo, aquella con duraciones más largas, es decir, en bonos con vencimientos a largo plazo”, afirma.

“En los próximos meses, habrá que limitar la inversión exclusivamente en renta fija y, sobre todo, aquella con duraciones más largas”, Servetto, Banco Sabadell

En este sentido, Servetto indica que lo más adecuado para los inversores con menor capacidad para asumir riesgos es “orientarse hacia los fondos diversificados, que incorporen múltiples categorías de activos y que estén gestionados activamente, así como aquellos fondos que limitan las pérdidas, como los fondos parcialmente garantizados”. En cuanto a aquellos inversores que puedan asumir riesgos, este experto recomienda la inversión en bolsa y, sobre todo, las inversiones temáticas en megatendencias.

Escoger el fondo más adecuado

Existe una amplia gama de fondos de inversión que se comercializan y que están a disposición de los ahorradores minoristas, si bien para poder acceder a algunos de ellos es necesario cumplir con algunos requisitos previos. Los hay de muchas clases: con un riesgo más elevado y otros más conservadores, focalizados en una temática, región o industria determinada, que replican un índice o que apuestan por una gestión activa y flexible a través de un amplio equipo de profesionales. Por ello, antes de decantarse y convertirse en partícipe de uno de ellos, es conveniente tener en cuenta algunas consideraciones de cara a escoger el producto que más se adecúe a las necesidades del ahorrador y a sus objetivos.

“Las inversiones en megatendencias pueden marcar la diferencia en los resultados de un inversor minorista en los próximos años”, Servetto, Banco Sabadell

 

Una de las consideraciones clave es analizar el perfil del inversor, ya que en virtud de su tolerancia al riesgo existen productos que permiten optar a una rentabilidad potencial mayor, aunque suelen estar expuestos a más volatilidad. Por ejemplo, los fondos de inversión temáticos, que se focalizan en industrias que prometen convertirse en las líderes del mañana (como las tecnologías disruptivas, el cambio climático o la sanidad digital), es probable que, durante un tiempo, sufran ciertas correcciones pero, en un horizonte temporal elevado, permitan posicionar al partícipe en sectores con unas interesantes perspectivas de crecimiento. En el extremo opuesto, hay fondos que están focalizados en la renta fija, de manera que su objetivo primordial, además de preservar el capital, es intentar batir el comportamiento de la inflación.

Puede interesarte: Por qué las inversiones temáticas son ya más rentables que las tradicionales

Para Servetto, la coyuntura actual de recuperación de la actividad y una inflación con tendencia al alza es propicia para la mejora de los beneficios empresariales y, por lo tanto, para la inversión en bolsa. Por ello, asegura que “las inversiones a través de megatendencias aportan la posibilidad de subirse a los cambios estructurales que está experimentando la sociedad”. En esta línea, señala, además, que “este tipo de inversiones nos permite ir más allá del ciclo económico, incorporando tendencias de inversión, con compañías cuyos modelos de negocio se ven favorecidos por estas megatendencias, lo que puede marcar la diferencia en los resultados de las inversiones de un ahorrador minorista durante los próximos años”.

Fiscalidad y comisiones

La rentabilidad de un fondo no debe evaluarse solo a través de su valor liquidativo, que es la magnitud que cuantifica el producto si se vendiera en su totalidad en un momento dado, sino que hay que tener en cuenta otros parámetros financieros para concretar la plusvalía real que ofrece. Antes de seguir, conviene aclarar, en todo caso, que los fondos de inversión están fuera del balance de la entidad depositaria, lo que significa que, en caso de quiebra de esta, los riesgos son mínimos para los partícipes (que, además, cuentan en España, con la regulación y la supervisión por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la CNMV).

Cuando se suscribe un fondo de inversión es tan importante fijarse en su comportamiento como en las comisiones que cobra, y que, principalmente, son las de gestión (que se ocupan de reconocer económicamente la labor del equipo de profesionales que hay detrás de él) y las de depósito. También hay otras menos frecuentes, como las de suscripción y las de reembolso, que suponen el abono de un porcentaje de la inversión a la entrada o a la salida del capital. Estas comisiones son muy importantes cuando, por ejemplo, se desea realizar aportaciones periódicas. A largo plazo, las comisiones tienen una importancia determinante en el rendimiento final del fondo. Para entenderlas mejor, existe, por ejemplo, el ratio de costes netos (TER), que sirve para evaluar el coste medio para un ahorrar de convertirse en partícipe.

Puede interesarte: Los fondos de inversión como opción para invertir el ahorro acumulado

En palabras de Servetto, “las comisiones son clave porque terminan repercutiendo sobre el comportamiento final de la inversión. Sin embargo, sus porcentajes suelen ser bajos e, incluso, han ido disminuyendo en los últimos años, sobre todo en el universo de fondos de inversión de renta fija, acompañando la tendencia decreciente de los tipos de interés y de los niveles de retornos a los que puede optar este tipo de fondos”.

Además, indica que es muy importante analizar al equipo gestor del fondo y su expertise, medido a través de la consistencia histórica de sus resultados de gestión, porque “es el elemento principal que brinda la confianza de poder optar a conseguir esos mismos resultados en el futuro. Identificar al equipo gestor y evaluar sus logros pasados, su track record, es esencial para decidir invertir en un fondo o en otro”.

 

Fotografía de Damir Spanic en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up