movi-image-hoteles-viviendas-hibridos-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
4 min de tu tiempo

Hoteles y viviendas híbridos: la transformación del sector inmobiliario

Mon Feb 01 11:21:04 CET 2021

Las consecuencias económicas y sociales derivadas de la pandemia se han percibido en el real estate, con una mezcla en los usos de los espacios que está generando la aparición de activos interesantes

El progreso consiste en renovarse, aunque sea de forma obligada. La crisis provocada por la pandemia del coronavirus y la propia evolución de los paradigmas sociales han dado lugar a una profunda transformación en el real estate. Un nuevo modelo caracterizado por la oferta de activos flexibles, capaces de adaptarse a las situaciones excepcionales que se viven. 

La conversión de locales en viviendas, una fórmula de éxito en cambios de uso, ha dado impulso a otro tipo de espacios, híbridos, que destacan por su multifuncionalidad: hoteles convertidos en viviendas o reformulados para el teletrabajo, viviendas con espacios de trabajo, oficinas con zonas de ocio… En suma, “espacios más flexibles, en los que los usos sean mixtos y permitan hacer diversas cosas”, señala Anna Gener, CEO de Savills Aguirre Barcelona, en el Podcast de Banco Sabadell. Gener añade que los players del sector tendrán que encontrar la fórmula de que “el urbanismo también se vuelva más flexible y permita que se creen estos productos inmobiliarios nuevos mucho más flexibles”. 

Puede interesarte: Escucha el Podcast de Banco Sabadell ‘Cambios y oportunidades del mercado inmobiliario

 

Hoteles convertidos en viviendas

La caída del turismo a causa de la COVID-19 ha sacudido al sector hotelero: en los 11 primeros meses de 2020 se produjeron un 72,9% menos de pernoctaciones que en el mismo período de 2019, decreciendo la visitas de no residentes (-81,4%) y residentes (–56,7%), según los datos de la Coyuntura Turística Hotelera, que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE). Tendencia que se mantiene, ya que, tal y como recoge Pulso, la herramienta de Banco Sabadell que permite analizar la evolución de la recuperación, en este mes de enero, la actividad económica del sector Hoteles y Viajes representa un 19% respecto al mismo periodo de 2020. 

Los hoteles han buscado alternativas que les permitan seguir en activo; son conocidas las propuestas de cadenas u hoteles independientes que ofertan sus habitaciones en alquiler por largos periodos

Por esta razón, los establecimientos hoteleros han buscado nuevas alternativas que les permitan seguir en activo. Son conocidas las propuestas de cadenas u hoteles independientes que ofertan sus habitaciones o apartamentos en alquiler por largos periodos. Por un módico precio que oscila entre los 500 y los 1.000 euros al mes dependiendo de la ciudad, el inquilino puede disfrutar de una habitación convertida en un auténtico hogar, con su escritorio de trabajo, baño privado, limpieza y uso de zonas comunes (gimnasio, terraza…). Una iniciativa que se está consolidando en el mercado; e incluso ya se pueden encontrar anuncios de este tipo de productos publicados en portales inmobiliarios.

Además de los hoteles transformados en viviendas, cada vez suena más la posibilidad de que este tipo de alojamientos apuesten por el alquiler de habitaciones para utilizarse como oficinas. Para Jorge Marichal, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), “la situación actual está abriendo oportunidades y cambios en los modelos de negocio; están surgiendo iniciativas de hoteles híbridos enfocados al teletrabajo para que los visitantes puedan trabajar de una manera cómoda y ordenada”. La mayoría de los hoteles ya tienen los medios y la capacidad para dar soporte a este nuevo concepto, “al que cada día se van sumando nuevos establecimientos”, confirma Marichal.

Espacios de encuentro

Con todo, el teletrabajo es el primer paso para una reformulación de los espacios, y no solo en la vivienda sino también en las empresas. Un estudio de la compañía Actiu, especializada en el diseño y la fabricación de espacios de trabajo, destaca que el 46% de los españoles opina que su actual home office es improvisado y provisional, ya que utiliza algunos de los muebles que ya existían en la vivienda. El impacto del teletrabajo ha hecho que incluso las promociones de nueva vivienda incluyan espacios de coworking en el conjunto de zonas comunes. 

Las oficinas no morirán, pero sí se transformarán. La consultora Cushman & Wakefield ha elaborado un estudio, denominado ‘In Place: una visión del futuro del modo de trabajar’, en el que avanza las claves que suponen para las empresas y sus empleados el nuevo paradigma y cómo puede impactar en su futuro a medio y largo plazo.

Puede interesarte: ¿En la oficina o en casa? Así trabajaremos en la era pos-COVID-19

Según se desprende de este informe, un 99% de los encuestados considera que, aunque perviva el teletrabajo, disponer de una oficina física es primordial, coincidiendo en que la colaboración, el trabajo en equipo o la cultura de empresa no son sustituibles.

Los participantes en este estudio aseguran que, para la vuelta a las oficinas, desean un entorno de trabajo que se convierta en un punto de socialización en el que el mensaje corporativo se vea reforzado. 

“El diseño arquitectónico de las oficinas deberá contemplar muchos más espacios de encuentro, que, además, tendrán que ser más tecnológicos”, Anna Gener, CEO de Savills Aguirre Newman.

En esta misma línea, Anna Gener, CEO de Savills Aguirre Barcelona, afirma que “las empresas van a intentar que las oficinas sean lo suficientemente seductoras y atrayentes como para tener a su equipo humano compartiendo un mismo espacio físico”. Para ello, “el diseño arquitectónico de las oficinas deberá contemplar muchos más espacios de encuentro, que, además, tendrán que ser más tecnológicos”.

Puede interesarte: ¿El fin de las grandes y superpobladas oficinas?

En cualquier caso, tras la pandemia, las oficinas no volverán a ser las mismas, “se convertirán en un punto de encuentro para fortalecer la cultura corporativa de la empresa, que fomente la creatividad y la innovación. Las empresas deben prepararse para estar alineadas con lo que los profesionales desean y el nuevo escenario, creando un plan de gestión del cambio que contemple políticas de flexibilidad, digitalización, omnicanalidad y un entorno de trabajo con medidas wellbeing”, destaca Óscar Fernández, director de negocio y desarrollo de Cushman & Wakefield en España.

Fotografía de Marten Bjork en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up