Hipotecas para no residentes
Envíanos sugerencias
Vivienda
4 min de tu tiempo

Hipotecas para no residentes: comprar una casa en España

21/04/2022

Vivir fuera de España y comprar una vivienda en el país es posible, pero hay que conocer las particularidades de las hipotecas para no residentes.

Las hipotecas para no residentes están destinadas a aquellas personas, extranjeras o españolas no residentes, que desean adquirir una vivienda en el país. Son préstamos hipotecarios análogos a los que se ofrecen a otros compradores que sí tienen la residencia en España, pero con unas características particulares. ¿Cuáles son las condiciones de la hipoteca para no residentes? y ¿quién puede solicitarla?

Condiciones de las hipotecas para no residentes

Por lo general, la persona que solicita una hipoteca para no residentes quiere financiar la compra de una segunda residencia. Por ello, las condiciones de estas hipotecas suelen ser diferentes:

  • Capital. La cantidad de dinero que presta el banco para financiar este tipo de hipoteca suele ser inferior a la de una hipoteca para residentes. Normalmente los bancos conceden hipotecas, como máximo, por el 80% del valor de compra o de tasación de la vivienda para las personas que viven en España, mientras que la cantidad que se financia para los no residentes ronda el 60%. En este sentido, también se tiene en cuenta que el porcentaje que se destina al pago de la cuota no sea superior al 30% de sus ingresos.
  • Plazo de amortización. En cuanto a los plazos de devolución del préstamo, la duración máxima en la hipoteca para no residentes es de 20 años, mientras que para residentes puede extenderse hasta los 30 años. Si el no residente en España es un ciudadano español, es posible negociar el plazo con mejores condiciones, siempre y cuando cuente con un aval o cotitular residente en España.
  • Tipos de interés. El comprador de la vivienda puede elegir, al igual que sucede en una hipoteca para no residentes, entre una hipoteca a tipo fijo (se paga la misma cuota mensual durante todo el préstamo) o una a tipo variable (que suele estar referenciada al euríbor). Aunque los intereses de las hipotecas para no residentes suelen ser más elevados que los de las convencionales, el futuro propietario puede intentar bonificar la hipoteca en función de la oferta de la entidad bancaria.

Calculadora: descubre qué te interesa más, si la hipoteca a tipo fijo o a tipo variable

  • Moneda. Según la Ley Hipotecaria, el prestatario de la hipoteca tiene el derecho de realizar la conversión del préstamo a la moneda extranjera donde tenga su residencia principal o en la que perciba la mayor parte de sus ingresos. Esta situación conlleva asumir riesgo para los bancos debido a las fluctuaciones monetarias, lo que ha generado que algunas entidades se limiten a otorgar hipotecas a residentes de la eurozona o, en su defecto, de países con políticas monetarias estables como Estados Unidos, el Reino Unido y países escandinavos.
  • Documentación. Es necesario tener preparados los documentos que la entidad bancaria necesita para conocer la solvencia económica del comprador. La documentación que se debe presentar para solicitar la hipoteca para no residentes es:

 

  • Fotocopia del número de identidad de extranjero (NIE) y del pasaporte.
  • Contrato laboral y certificado de la empresa con el cargo, la antigüedad y el salario.
  • Informe crediticio reciente del país donde reside y trabaja.
  • Extracto bancario de los últimos seis meses.
  • Tres últimas nóminas obtenidas en el país en el que vive.
  • Declaración de la Renta.
  • Seis últimos recibos de las deudas pendientes (préstamos o hipotecas).
  • Registro de los activos de los que se dispone en el país de residencia (saldos bancarios o propiedades).
  • Contrato de arras, en el que se paga una cantidad a cuenta del inmueble que se desea adquirir.

Hay que tener en cuenta que abrir una cuenta bancaria en España, aunque no es un requisito imprescindible, facilita mucho el proceso a la hora de realizar cualquier depósito o pago.

Gastos e impuestos de las hipotecas para no residentes

  • Gastos. Por Ley, a la hora de contratar una hipoteca, el comprador de la vivienda debe hacer frente a:

 

  • Tasación de la vivienda. Oscila entre los 300 y los 500 euros.
  • Notaría. El comprador debe abonar el pago de las copias de la escritura de la hipoteca, cuyo precio es de entre 0,60 y 1 euro por cada hoja.
  • Comisión de apertura. Las entidades bancarias suelen cobrar una comisión de apertura que suele ser de entre el 0,1% y el 2% del capital prestado.

  • Fiscalidad. Los compradores no residentes tienen que declarar en su país la propiedad adquirida en España. El comprador no residente debe tener en cuenta también que, si en el futuro decide vender el inmueble, la Agencia Tributaria le retendrá un 3% del valor así como la plusvalía municipal.

Contratar una hipoteca para no residentes en España puede ser sencillo, sobre todo si se cuenta con el asesoramiento profesional de un experto de la entidad bancaria de confianza, que guía al comprador durante todo el proceso y resuelve las dudas que puedan surgir.

¿Quieres que un experto te aconseje sin ningún tipo de compromiso? Déjate asesorar por un especialista.

 

 

 

 

Calcula tu hipoteca
Descubre la cuota, los gastos y cuánto te financiamos.
CALCULAR
Fotografía de Kelly Sikkema en Unsplash
-Temas relacionados-
up