Movi-image-franquicias-1
Envíanos sugerencias
Pequeña empresa
3 min de tu tiempo

Franquicia, un emprendimiento de éxito

16/09/2019

¿Te estás planteando dar el salto al mundo de las franquicias? Si es así, no pierdas detalle de los pros y contras de este modelo de negocio y los primeros pasos para ponerlo en marcha.

La actividad emprendedora en nuestro país está viviendo una buena época en los últimos años. Según el reciente informe mundial elaborado por GEM 2018/19 (Global Entrepreneurship Monitor), el emprendimiento continúa en aumento, - se ha pasado del 5,2% en 2016 al 6,4% actual -, y España figura en el puesto 16 del ranking como uno de los países con mejor entorno para emprender. Pero, poner en marcha un negocio desde cero no siempre es un camino fácil debido a múltiples factores tales como financiación, gestiones administrativas, retorno de inversión, etc. Sin embargo, existe una fórmula que supone una buena alternativa: la franquicia. Así se recoge en el último informe de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF) que indica que la franquicia sigue creciendo en España por quinto año consecutivo y lo hace en la creación de redes, establecimientos, facturación y empleo.

Una fórmula ventajosa

Este modelo de negocio se basa en copiar la experiencia exitosa de otro empresario, el franquiciador, con el objetivo de poner en marcha una empresa de manera rápida, eficaz y con una rentabilidad garantizada para el franquiciado. De hecho, uno y otro salen beneficiados de este acuerdo empresarial ya que, por un lado, el franquiciador obtiene una rápida expansión territorial, un mejor posicionamiento y consolidación de marca y reduce la inversión y los riesgos, ya que éstos son asumidos por el franquiciado. Por otro lado, éste último obtiene un modelo de negocio solvente con una marca, experiencia, asistencia, formación y estudio de mercado que le permiten aplicar y gestionar este modelo a cambio de un pago de una cuota fija o variable (cánones y royalties), con todas las garantías y mejor accesibilidad a la financiación bancaria.

La franquicia resulta especialmente interesante para aquellos autónomos o sociedades independientes que quieren dar el salto empresarial de una manera ágil, con mayores garantías y una reducción del tiempo de retorno de inversión, que se estima “en una media de 2 a 2 años y medio para una cadena media”, afirma Eduardo Abadía, director ejecutivo de Asociación Española de Franquiciadores (AEF). Así, en líneas generales, las ventajas pueden resumirse en comodidad, dado que el modelo de negocio ya existe y funciona; la reducción de riesgos, puesto que se encuentra respaldado por una marca consolidada en el mercado, con experiencia, asistencia y conocimiento; Y, por último, permite al franquiciado lanzarse al mercado con una ventaja competitiva y en igualdad de condiciones frente a sus competidores.

 

 

 

Movi-image-franquicias-2

 

No es oro todo lo que reluce

Si hubiera que señalar un “pero” a este modelo de negocio sería una cierta pérdida de control y libertad de actuación por parte del franquiciado. Además, pese a que la fórmula parece llevar al éxito (casi) asegurado, - la mayoría de estudios corroboran que los franquiciados son los emprendedores con menor tasa de fracaso - este modelo de negocio no siempre cuaja. ¿Las causas? Pueden ser un mal estudio de la zona local donde se implanta el negocio o la escasa rentabilidad dentro de los plazos previstos, ente otras. Por eso, el portavoz de AEF insiste en que “el franquiciado se tome el tiempo necesario para abrir su negocio”. Otra causa que puede perjudicar el modelo sería un desacuerdo entre las partes implicadas por incumplimiento de contrato o las imposiciones del franquiciador. Aun así, el Observatorio de Jurisprudencia de Franquicias de España de AEF asegura que desde 2012 a 2017 se han resuelto 242 sentencias, lo que representa un grado de litigiosidad del 0,08%, es decir, que la mayoría de los casos se han solucionado antes de llegar a los tribunales.

Primeros pasos para emprender en franquicias

- Investigación

Antes de dar el paso al modelo de franquicias, lo primero que debes hacer es realizar un estudio sobre las empresas franquiciadoras relacionadas con la actividad que quieras desempeñar. Para ello cuentas con múltiples canales de consulta, como AEF, el site del registro de franquiciadores del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, publicaciones especializadas y ferias y/o congresos, como Expofranquicia y el Consejo Mundial de Franquicias, que se celebran en abril en Madrid o el Salón Internacional de la Franquicia, que tiene lugar cada octubre en Valencia.

- Asesoramiento

Una vez estudiado el mercado y el tipo de modelo de negocio en el que quieres emprender, el siguiente paso es asesorarte a través de consultoras especializadas, acudir a los propios franquiciadores, y “muy importante, consultar a aquellos franquiciados en activo de la marca y de diferentes ciudades”, aseguran desde AEF. Esto te dará las claves para valorar las posibilidades reales de éxito.

- Prepara tu candidatura

A la hora de concertar la entrevista con el franquiciador, debes ir preparado/a, ya que al igual que buscas no correr riesgos, el franquiciador tampoco lo hará. En general, los franquiciadores buscan una persona con capacidad de liderazgo y que le asegure éxito para el desarrollo y expansión de su marca. Si además posees experiencia como autónomo será un plus que añadir a tu candidatura. Otro punto a favor es acudir a la cita con un estudio pormenorizado de la zona y el local en la que se ubicará el negocio, ya que una misma franquicia puede funcionar muy bien en una calle y fracasar en otra que esté justo al lado.

- Contrato

La firma del contrato es el último paso para sellar el comienzo de un modelo de negocio que te permitirá dar el salto a una actividad emprendedora con garantías de éxito. Pero antes de formalizarlo, asesórate bien por parte de abogados o consultores. “Nosotros siempre recomendamos a los franquiciados que no firmen un contrato si les queda algún resquicio de duda” asegura Eduardo Abadía, director ejecutivo de AEF. En este sentido el acuerdo entre las partes debe ser perfectamente equilibrado y debería “poder guardarse en un cajón hasta que venza a los 5 o 10 años”, concluye el director de AEF.

Como con cualquier otro tipo de negocio, lo primordial es analizar bien todos los aspectos relacionados con el mercado, los agentes implicados en él y la situación del sector. De esta forma, la franquicia puede ser una opción muy favorable para tus intereses.

Fotografía de Xianjuan HU en Unsplash
-Temas relacionados-
up