movi-image-fondos-inversion-infraestrucuras-1
Envíanos sugerencias
Inversiones Personales
4 min de tu tiempo

Fondos de inversión ligados a infraestructuras, ¿es el momento de apostar por ellos?

Mon Jul 19 13:56:13 CEST 2021

Muchos países van a acometer importantes planes económicos en los que las infraestructuras van a desempeñar un rol fundamental. Para un ahorrador, invertir en ellas aporta solidez a la cartera en el largo plazo gracias a su carácter defensivo

“Invertir ahora en infraestructuras significa invertir en el liderazgo de la próxima generación”. De esta manera, defendió hace unas semanas el presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Joe Biden, el plan de infraestructuras que pretende aprobar en el Senado y que contempla una inversión de 1,2 billones de dólares en los próximos ocho años. Para Biden, el país se encuentra en un momento similar al que afrontó Dwight D. Eisenhower, su homónimo hace siete décadas, tras firmar la ley por la que se creaba la red interestatal de autopistas, que contribuyó decisivamente a fortalecer y a dinamizar el comercio interno de la primera economía del mundo.

El desafío europeo

En la Unión Europea (UE) el reto es parecido. El Fondo de Recuperación Europeo, también conocido como Next Generation EU, está dotado con alrededor de 750.000 millones de euros para paliar los daños económicos y sociales causados por la pandemia de la COVID-19 y regenerar el continente con la sostenibilidad y la digitalización como palancas. Esta cantidad se añade a los presupuestos habituales de la UE dentro del Marco Financiero Plurianual 2021- 2027, sumando un total entre ambas partidas de 1.824.300 millones de euros, la más elevada hasta la fecha. El Mecanismo para la Recuperación y Resiliencia (MRR), recibirá la mayor asignación de estos fondos, con alrededor de 672.500 millones de euros.

España será el segundo mayor receptor neto del Fondo de Recuperación Europeo, con en torno a 140.000 millones de euros. A través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) el país prevé la ejecución de unos 72.000 millones de euros . El Plan, inspirado en la Agenda del Cambio Climático, en la Agenda 2030 y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, se basa en cuatro pilares clave (la transición ecológica, la transformación digital, la cohesión social y la igualdad de género y territorial) y cuenta con 10 políticas tractoras. Una de ellas está centrada en las infraestructuras y en los ecosistemas resilientes, y absorberá el 12,2% del presupuesto total.

Las infraestructuras y los ecosistemas resilientes absorberán el 12,2% del Fondo de Recuperación Europeo en España

 

Un momento propicio

Invertir en infraestructuras va mucho más allá de construir carreteras. Tres de las principales tendencias globales que están marcando el paso de la economía mundial (sostenibilidad, envejecimiento poblacional y recuperación de la actividad comercial) implican apostar por la modernización de las infraestructuras, bajo los prismas de ser más respetuosos con el medioambiente, más ágiles para la transmisión de datos (5G) y, sobre todo, más eficientes. El saneamiento del agua, la reducción de tiempos en la movilidad, una máxima seguridad en los desplazamientos y un mayor ancho de banda para favorecer las comunicaciones a distancia son algunos de los retos más importantes para los próximos años.

Las previsiones económicas son bastante halagüeñas. Un análisis del Global Infrastructure Hub bajo el título ‘How the world is facing a $15 trillion infrastructure gap by 2040’, señala que, a lo largo de las dos próximas décadas, la economía global está obligada a invertir alrededor de 15 billones de dólares para cubrir las necesidades reales de renovación de infraestructuras. Si se logra cumplir este hito, el producto interior bruto (PIB) mundial podría sumar un crecimiento extra de siete décimas.

La economía global está obligada a invertir alrededor de 15 billones de dólares para cubrir las necesidades de renovación de infraestructuras

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) afirma que por cada 1% de incremento en inversión pública en infraestructuras en los próximos años, los países de rentas más altas crearán hasta un máximo de 33 millones de puestos de trabajo. Por su parte, McKinsey ¬ Company asegura en un informe que es necesario que el gasto infraestructuras crezca entre un 6% y un 11% cada año si se pretende responder con éxito a la demanda renovadora de muchas industrias tecnológicas, ya que, de no hacerse, se corre el riesgo de retrasar el avance tanto de la sostenibilidad como de la digitalización.

 

Por qué apostar por fondos de inversión ligados a las infraestructuras

La inversión en infraestructuras se caracteriza por tener un componente defensivo y por estar poco ligada al ciclo económico. Esto significa que, en momentos de crisis, el riesgo de caídas está más atenuado, aunque en los periodos de recuperación, quizá su crecimiento no sea tan relevante como el de otras industrias. Otro elemento que la define es su escasa volatilidad, gracias a que muchas empresas de este sector firman contratos de larga duración con gobiernos y con grandes compañías, lo que otorga solidez a sus balances. De hecho, suelen ser importantes generadoras de caja, por lo que muchas de ellas ofrecen periódicamente dividendos a sus accionistas.

Puede interesarte: Por qué y cómo invertir en infraestructuras

Una fortaleza importante es que, por su propia naturaleza, es un segmento con una fuerte barrera de entrada a nuevos competidores, ya que resulta muy ambicioso para empresas de nueva creación poder presentarse a un concurso público para construir una vía de ferrocarril, por ejemplo. Esto contribuye a que los márgenes operativos de estas organizaciones sean elevados, dando seguridad a los inversores que decidan confiar en ellas, aunque tienen el hándicap de que la concesión de estos proyectos suele requerir tiempo, por lo que es conveniente plantearse su inversión en el largo plazo.

Los fondos de inversión especializados en infraestructuras ofrecen la gestión profesional a través de equipos compuestos por especialistas que conocen ampliamente el sector y que identifican a las compañías mejor posicionadas en cada momento. Además, este tipo de vehículos posibilita a los partícipes una diversificación de sus inversiones, ya que están formados por cestas de acciones que mitigan el riesgo. Por supuesto, como en el caso del resto de fondos de inversión, gozan de ciertos beneficios fiscales, como que se encuentran exentos de tributación hasta el momento de su reembolso. Cabe recordar que la ganancia patrimonial que se logre tras decidir retirar el dinero invertido debe integrarse en la base imponible del ahorro en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF).

 

Fotografía de Igor en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up