movi-image-fondos-inversion-garantias-ventajas-1
Envíanos sugerencias
Inversiones Personales
122 min de tu tiempo

Fondos de inversión con garantías: qué son y qué ventajas ofrecen

22/09/2021

Los ahorradores más conservadores cuentan con este tipo de vehículos financieros para tratar de lograr una rentabilidad mínima en un contexto de bajos tipos de interés e inflación

Conseguir asegurar un mínimo de rentabilidad sin poner en riesgo todo el capital que se ha invertido. Esta es la principal misión de los fondos de inversión con garantías, un tipo de producto destinado a los ahorradores más conservadores, que desean resguardar su inversión (total o parcialmente), a la vez que optar a una posible rentabilidad de esa inversión en una fecha determinada. De esta manera, se establece que las participaciones del fondo alcanzarán un determinado valor liquidativo, por lo que aquellos que mantengan su inversión hasta ese momento tendrán derecho a disfrutar de la garantía pactada.

Es decir, que un fondo de inversión garantizado es muy semejante a un depósito a plazo fijo, si bien existen distintas clases según el tipo de beneficio que ofrecen. Por ejemplo, los de rendimiento fijo prometen a los inversores, a partir de su fecha de vencimiento, el capital que aportaron junto a una rentabilidad fija establecida y predeterminada. En cambio, en los de rendimiento variable la garantía solo cubre la inversión inicial, de manera que su rentabilidad es variable y, por lo tanto, no está asegurada. Hay una tercera modalidad, que son los fondos de garantía parcial, que bajo la posibilidad de una mayor rentabilidad, el partícipe asume un riesgo más alto, ya que solo se garantiza un porcentaje del capital inicial, que suele estar por encima del 90%.

 

Por qué elegirlos

Debido a la coyuntura de tipos de interés cercanos a cero, muchos inversores han abandonado los productos más conservadores, principalmente, de renta fija, a causa de la escasa rentabilidad que ofrecen. Esto ha permitido crecer a los fondos de inversión con garantía parcial que, por regla general, favorecen un beneficio algo mayor con unos elevados niveles de seguridad sobre la preservación del capital. Tal y como afirma Federico Servetto, director de Estrategia de Clientes de Banco Sabadell, “lo más adecuado para los inversores con menor capacidad para asumir riesgos es orientarse hacia los mercados a través de aquellos fondos que limitan las pérdidas, como los fondos parcialmente garantizados. Por el contrario, para aquellos inversores que puedan asumir mayores riesgos, la inversión en bolsa y, sobre todo, las inversiones temáticas en megatendencias, como las relacionadas con la sostenibilidad o la economía digital, son las opciones más adecuadas".

Puede interesarte: Fondos y activos de inversión muy conservadores para evitar una excesiva liquidez en la cartera

Además de las ventajas de garantizar el capital total o parcialmente, y de tener una mayor seguridad sobre las posibles pérdidas, limitando la pérdida máxima de capital, este tipo de productos goza de la misma fiscalidad que el resto de los fondos de inversión. De acuerdo a la cuantía de los retornos que se consigan, hasta 6.000 euros, tributan al 19%; de esta cantidad hasta los 50.000 euros, al 21%; y por encima de esta cifra, al 23%. En la Comunidad Foral de Navarra y en el País Vasco, estos tramos y porcentajes oscilan levemente. Además, es posible deducirse en la declaración de impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) tanto los gastos asociados a la adquisición como a la transmisión de las participaciones.

“Lo más adecuado para los inversores con menor tolerancia al riesgo son los fondos diversificados y los parcialmente garantizados”, Servetto, Banco Sabadell

Todos los fondos de inversión cuentan, también, con la posibilidad de diferir el abono de impuestos sobre las ganancias si estas se reinvierten en el mismo fondo o en otro. También cuentan a su favor que se trata, posiblemente, de los productos financieros más líquidos que existen, ya que permiten al partícipe poder recuperar su capital en cualquier momento. Otro punto importante es que, al igual que la mayoría de los fondos de inversión, los garantizados son heredables, lo que significa que si el partícipe fallece el capital no se pierde.

El papel del fondo de garantía de inversiones

Los inversores cuentan con una importante herramienta de protección en el fondo de garantía de inversiones (FOGAIN). Se trata de un vehículo constituido por las entidades que prestan servicios de inversión, de manera que se pueda hacer frente a potenciales obligaciones económicas con los clientes en el caso de que alguna de ellas se declare insolvente.

Periódicamente, estas organizaciones aportan dinero a este fondo, pudiendo adherirse también sucursales de empresas de inversión autorizadas por cualquier Estado miembro de la Unión Europea (UE), garantizando así la mayor protección a los inversores comunitarios. Las entidades extracomunitarias están obligadas, para poder operar en España, a acreditar su pertenencia a un fondo que ofrezca una cobertura similar al FOGAIN o adherirse directamente a él.

La garantía del FOGAIN cubre tanto el dinero que hay en las cuentas y en los depósitos, como los valores negociables y los instrumentos financieros confiados a la entidad de crédito. Su garantía alcanza hasta los 100.000 euros por titular y entidad, desplegando su cobertura e indemnizando a los clientes que no puedan obtener la devolución o la entrega del efectivo y de los valores confiados a una entidad financiera.

Para el caso de la suspensión de pagos de los depósitos de una entidad bancaria, existe el fondo de garantía de depósitos (FGD), que asegura que los clientes podrán recuperar hasta 100.000 euros por titular y entidad.

 

Fotografía de Visual Stories || Micheile en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up